Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Campeones contra el ‘fair play’

La UEFA sanciona a los clubes con multas y restricciones en fichajes, salarios y plantillas

Silva, en un partido del Manchester City contra el CSKA Ampliar foto
Silva, en un partido del Manchester City contra el CSKA REUTERS

Resultaron campeones en el césped. Aunque en la moqueta de los despachos jugaran con ventaja merced a unos generosos mecenas venidos de tierras lejanas —árabes, rusos y asiáticos—, ajenas hasta ahora a la cultura del fútbol, que no dudan en dilapidar sus fortunas para que sus equipos deslumbren y hagan brillar su propia riqueza ante el mundo. La UEFA entendió hace unos años que ese dispendio podía acabar con el propio espíritu de la competición, puesto que los clubes tradicionales quedaban en desventaja, ya que sus ingresos ordinarios (entradas, derechos de televisión, merchandisingy patrocinio) no les permitían luchar con garantías con las inyecciones de capital a fondo perdido que están dispuestos a realizar los magnates de equipos como el Chelsea, Paris Saint Germain (PSG) o Manchester City.

Para ello, instauró en 2010 el llamado Juego Limpio Financiero, cuya máxima es que los clubes no pueden gastar más de lo que ingresan —el equilibrio financiero— y que les obliga además a no tener deudas pendientes con otros clubes, con sus jugadores o con el fisco. La presente temporada 2013/14 es la primera en la que entra en vigor esa norma y, para ello, el Comité de Control Financiero de Clubes de la UEFA (CFCB) se ha encargado de verificar las cifras registradas por 237 clubes en los últimos dos años. Este fin de semana se conocieron oficialmente los sancionados por saltarse las normas.

Solo podrán gastar 60 millones netos en jugadores en los dos próximos cursos

“El objetivo es que los clubes que participen en competiciones europeas lo hagan conforme a sus presupuestos y no gasten más de lo que ingresan para garantizar la limpieza financiera de la competición”, señala Emilio García Silvero, el jefe de los servicios jurídicos de la UEFA.

Algunos equipos ya han deslizado la crítica de que la UEFA quiere convertirse en un tribunal extraordinario, pero García Silvero recuerda que contra estas saciones cabe recurso ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), en Lausana (Suiza), “un tribunal completamente independiente”.

El Manchester City y el PSG son los equipos más castigados, pero a ellos se suman los turcos Galatasaray, Trabzonspor y Bursaspor; los rusos Zenit St Petersburg, Anzhi Makhachkala y Rubin Kazan y el Levski Sofia búlgaro. Las sanciones económicas van desde los 60 millones que debe pagar el club inglés (reducibles a 20 si cumple con el equilibrio financiero) a los 200.000 euros que abonarán cada uno de los tres equipos turcos. Aunque las penalizaciones más llamativas son las de la congelación de salarios, la reducción de la inscripción de jugadores en las competiciones europeas de 25 a 21 (22 en el caso del Zenit) o la limitación del gasto en fichajes.

Los equipos, tras un inicial pataleo, han aceptado las sanciones, entre otros motivos, porque evitan el castigo que más pánico producía: la exclusión de las competiciones, que han sufrido 44 equipos en los últimos diez años, entre ellos el Málaga o el Rayo Vallecano.

El que más resistencia ha opuesto ha sido el Manchester City, el brillante campeón de la Premier, que no consideraba justas las conclusiones de la CFCB sobre sus cuentas pese a que la entidad del jeque Mansour bin Zayed, con una fortuna personal de más de 20.000 millones de euros, acumuló en las últimas dos campañas pérdidas por valor de 178 millones. Pero, pese a todo, ha aceptado pagar la multa de 60 millones (reducida a 40 millones si cumple con el resto de requisitos impuestos hasta la temporada 2015/16).

Los castigados son el PSG, el City, tres clubes turcos, tres rusos y uno búlgaro

“En circunstancias normales, el club desearía proseguir su caso y agotar las vías de recurso (…), pero hemos decidido acatar la decisión de la UEFA por interés de nuestros fans, nuestros inversores y de las operaciones comerciales del club”, ha dicho el City. Obviando la multa, que no debe de suponer mayor problema para sus dueños, el principal lastre puede venir de la limitación de los fichajes a 60 millones de euros netos en las dos próximas temporadas. Los Citizen tendrán muy difícil reforzarse para aprobar su asignatura pendiente —la Champions— con figuras de renombre como Pogba, Godin, Willy Caballero, de los que ha hablado la prensa inglesa.

En parecidas circunstancias queda el PSG. Ganador casi de paseo de la liga francesa, su presidente, Nasser al-Khelaifi, ya ha avisado de que solo aceptará que Bayern y Real Madrid le arrebaten la Champions, “porque todos los demás equipos están por debajo de nosotros”. Está dispuesto “a hacer lo que haga falta”, ha dicho tras conocer las sanciones, pero se antoja difícil que cumpla su bravuconada. O su ilusión por hacerse con Messi si se acentúa la desafección del argentino con la afición culé, tal y como ha publicado la prensa gala. La congelación salarial que le impone para las dos próximas temporadas, con el impacto de la nómina de Messi o cualquier otra megaestrella sería un hándicap insalvable para el PSG, que ya cuenta con sueldos estratosféricos como el del sueco Ibrahimovic. Paradójicamente, la limitación al PSG y al City es una buena noticia para Real Madrid y Barça, los clubes más ricos de Europa, que ven como dos de sus máximos rivales tendrán muy difícil reforzarse.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información