Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guardiola se consuela con la Copa

Los bávaros ganan en la prórroga ante un Dortmund al que no se le concedió un gol legal del defensa Hummels

Robben marca en la prórroga el primer gol del Bayern.
Robben marca en la prórroga el primer gol del Bayern. Bongarts/Getty Images

El Bayern de Pep Guardiola está cascado, sin chispa, pero aun así guardó oficio para disputarle siempre la final de la Copa alemana ante su gran rival germano, el Dortmund. La acabó ganando en la prórroga. Es el cuarto título del entrenador español al frente del gigante muniqués. El equipo bávaro sobrevivió ante un contrincante que anotó un gol que el árbitro no concedió, de Hummels, que sacó Dante bajo palos pero con el balón traspasando la línea de gol. También aguantó el fútbol a ráfagas de un Dortmund que gozó de mejores ocasiones para marcar. Hasta llegar a la prórroga, donde un error en un saque con la mano de Weidenfeller fue muy bien aprovechado por Boateng. Su centro al área lo remató Robben, con fallo incluido del meta alemán de nuevo. Müller hizo el segundo, también en la prórroga, con el Dortmund volcado en busca del empate. Guardiola logra así el doblete en Alemania tras alcanzar de forma holgada el título de Liga. El catalán consigue la Copa en una final que se le presentó como un auténtico examen tras caer en semifinales de la Liga de Campeones ante el Madrid. No obstante, es el cuarto título de la temporada de Guardiola tras la Bundesliga, el Mundial de Clubes y la Supercopa de Europa.

Tanto el Bayern como el Dortmund han llegado al final de la temporada sin el cuajo y la velocidad ofrecidos en buena parte del ejercicio. En especial el equipo de Guardiola, que acusó mucho las bajas de jugadores como Thiago y Schweinsteiger. Tampoco contó el catalán con el croata Mandzukic, con un pie fuera del equipo bávaro. También llamó la atención el conservador planteamiento de Guardiola, con tres centrales, Boateng, Javi Martínez y Dante, sin capacidad para sorprender casi nunca a un Dortmund que jugó de forma clara al contragolpe. El primer tiempo fue soso, sin que la mucha lluvia que cayó sobre Berlín propiciara un fútbol más rápido. El Bayern sufrió, además, un contratiempo importante como fue la lesión de Lahm. El capitán, de mediocentro, se tuvo que retirar y dejó paso a Ribéry, suplente de inicio debido a su bajo estado de forma. El seleccionador alemán, Joachim Löw, observó la escena con mucha preocupación.

BAYERN, 2-DORTMUND, 0

Bayern Munich: Neuer; Hojbjerg (Van Buyten, m. 102), Boateng, Javi Martínez, Dante, Rafinha; Lahm (Ribéry, m. 30-Pizarro, m. 108), Götze, Kroos; Robben y Muller. No utilizados: Raeder; Contento, Shaqiri y Pizarro.

Dortmund: Weidenfeller; Piszczek, Hummels, Sokratis, Schmelzer; Sahin, Jojic (Aubameyang, m. 82) Grobkreutz (Hofmann, m. 110); Mkhitaryan (Kirch, m. 59), Lewandowski y Reus. No utilizados: Alomerovic; Friedich, Durm y Kehl.

Goles: 1-0. M. 106. Robben aprovecha un centro de Boateng. 2-0. M. 122. Müller, al contragolpe y tras regatear a Weidenfeller.

Árbitro: Florian Meyer. Amonestó a Kroos, Hojbjerg, Boateng y Van Buyten.

Olímpico de Berlín. 76.197 espectadores.

Apenas pasó nada en un primer tiempo sin ritmo, con demasiadas precauciones. La mejor ocasión la tuvo Müller, quien se plantó solo ante Weidenfeller. El veterano portero del Dortmund salvó el gol a recibir un balonazo en la cara cuando salió a cubrir el disparo del delantero internacional alemán.

En el último minuto, sin embargo, llegaron dos ocasiones, una para cada equipo. Hojbjerg, un joven danés de 18 años al que Guardiola dio la titularidad, lanzó fuera desde el borde del área un balón que recibió bastante solo. A la jugada siguiente, una salida al contragolpe del Dortmund sorprendió a la defensa bávara. Grobkreutz pasó sobre Lewandowski, que recortó en el área y lanzó desviado.

Aumentó el ritmo en la segunda mitad, sobre todo por parte del Bayern. Una buena jugada de Ribéry por la banda fue rematada en el área pequeña por Müller. Weidenfeller, una vez más, sostuvo al Dortmund. Llama la atención la explosión de este portero en el ocaso de su carrera. Mucho más movido, el encuentro se despertó gracias a la mayor intensidad con la que actuaron ambos equipos. Hubo, no obstante, una jugada decisiva. Dante sacó debajo de la portería un balón que había traspasado la línea de gol tras remate de cabeza de Hummels. El colegiado y, sobre todo, el juez de línea no concedieron un gol que pareció muy claro.

El Dortmund tuvo un par de acercamientos de mucho peligro, pero Lewandowski no tuvo su día ante el que será su equipo. En la prórroga, un error de los de Kloop los condenó ante el Bayern. Robben, como en la Liga de Campeones de la temporada pasada, anotó el gol decisivo frente al Dortmund. Luego Müller hizo el segundo.