Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alguersuari se enchufa de nuevo

El piloto catalán confirma su participación en la nueva Fórmula E que se pone en marcha en septiembre

El equipo Virgin Formula E, con Bird y Alguersuari (d). Ampliar foto
El equipo Virgin Formula E, con Bird y Alguersuari (d).

Han pasado dos años y medio desde aquella fatídica e inesperada llamada que recibió Jaime Alguersuari y que significó la salida de la Fórmula 1 del piloto más precoz que nunca ha tomado parte en una carrera de esta disciplina, con 19 años, cuatro meses y tres días, en el Gran Premio de Hungría de 2009. Red Bull soltó al chico entre las fieras con el mismo poco tacto que empleó después cuando lo desterró, por razones que a día de hoy todavía no han quedado claras. Desde entonces firmó por Pirelli como piloto de pruebas; hizo mucho karting, bicicleta, natación y ‘running’; varias sesiones como DJ bajo su pseudónimo artístico (Squire) y conoció la ansiedad la verse en el ‘paddock’ con un micrófono en la mano y como comentarista televisivo en vez de con un volante y en la pista. Sin embargo, su tiempo de espera está llegando a su fin. El próximo 13 de septiembre en Pekín, Alguersuari debutará en la Fórmula E, un nuevo certamen de monoplazas completamente eléctricos que pretende ser la alternativa verde a la F-1 y que tiene como patrón a Alejandro Agag.

El ex corredor de Toro Rosso tomará parte en este campeonato vistiendo los colores de Virgin, el imperio del magnate Richard Branson, y tendrá como compañero de equipo a Sam Bird, ex piloto de GP2 y probador de Mercedes en la actualidad. El español ha estado más de dos años sin competir de forma profesional y ahora se le acumula el trabajo puesto que en los próximos días también se hará pública su participación en la ADAC GT Masters, a bordo de un Mercedes SLS. Para el barcelonés, que a pesar de haber dado ya mil vueltas acaba de cumplir 24 años, esta es la mejor forma de volverse a enchufar a las carreras, aquello que más le gusta en este mundo, y de pasar página a la etapa más dura de su vida.

“Haber estado activo, rodando con Pirelli me mantuvo vivo. Claro que es importante correr, pero no a cualquier precio. En este tiempo he tenido alguna que otra opción de volver a la F-1, pero no el dinero que me hubiera permitido hacerlo”, comenta Alguersuari al otro lado del teléfono. Para él, el torbellino que ha vivido en estos últimos cinco años le ha servido mucho, aunque sobre todo destaca cómo los acontecimientos, especialmente los negativos, le han hecho crecer. “Nunca pensé que llegaría correr en la F-1 y tampoco pensé que me iría de ella tal como me lo hicieron saber aquel 16 de diciembre. He aprendido a estar preparado para lo mejor pero también para recibir malas noticias”, reflexiona el catalán, que no ve el momento de volver a formar parte de una parrilla de salida, a la espera de que el semáforo pase de rojo a verde.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información