Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sevilla mide su pasión con la historia

Los andaluces persiguen su cuarto título europeo de la década ante el Benfica, el campeón luso

Los jugadores del Sevilla, abrazados en el entrenamiento. Ampliar foto
Los jugadores del Sevilla, abrazados en el entrenamiento.

Sevilla es pura pasión. Se nota en su gente, en los 9.000 sevillistas desplazados a Turín para acompañar a su equipo. También en los rostros de los técnicos y los jugadores de un equipo que jugará su quinta final europea de los últimos 10 años (dos de la Copa de la UEFA, dos de la Supercopa de Europa y esta de la Liga Europa). Un hilo invisible, pero sólido, une al campeón de 2006 y 2007 con el actual. No es otro que el de unas estructuras que le han permitido a la entidad andaluza saber reinventarse tras la inevitable decadencia del equipo campeón.

Este nuevo Sevilla producto del trabajo inagotable de técnicos como Monchi o Pablo Blanco quiere volver a la cima de la mano de hombres como Rakitic, Bacca, Reyes o Gameiro. Una Emery ha reconstruido un equipo del que salieron Medel, Navas, Negredo, Palop o Kondogbia. Un Sevilla al que le une una mística especial con la competición europea, en especial con esta Liga Europa a la que se clasificó siendo noveno y por los problemas económicos de Málaga y Rayo.

El Sevilla mide su pasión con la historia

El Sevilla comenzó su andadura el 1 de agosto y hubo de superar dos rondas previas antes de entrar en la fase de grupos. Superó en los penaltis al Betis en octavos, a todo un Oporto en cuartos y al Valencia en semifinales. Vivió momentos dramáticos y llenos de emoción. Salió adelante. Resucitó instantes mágicos, como el penalti parado por Beto a Nono en el derbi del Benito Villamarín o el gol en el descuento en Mestalla de M'Bia. Otra vez el hilo invisible con las gestas de Palop en Donetsk o Glasgow, con el zurdazo de Antonio Puerta que le abrió en 2006 las puertas de la primera final continental.

Revivir la gloria no será fácil. Espera el Benfica, un histórico, recién proclamado campeón de la Liga y de la Copa de la Liga portuguesas, con ganas de romper su maldición en torneos europeos pero con un equipazo a las órdenes de Jorge Jesus. Sus dos delanteros, por ejemplo, aúnan potencial y eficacia: Lima y Rodrigo. El Sevilla sabe cómo se las gasta Lima, autor de tres goles en la eliminatoria previa de Liga de Campeones entre el Braga y el equipo andaluz en 2010. El Sevilla quedó eliminado.

El Sevilla mide su pasión con la historia

"Nuestra trayectoria tiene una culminación en esta final y queremos cumplir el sueño, aunque sabemos que el Benfica es favorito porque eliminó al Juventus.", dijo Emery. "Quiero un Sevilla en su mejor versión y no cabe duda de que sabremos defendernos y también ir a por ellos", añadió el vasco, quien tiene las dudas de Vitolo y Gameiro, ambos tocados. Vitolo es titular, pero si no llega a recuperarse será Alberto Moreno el que juegue de extremo, con Fernando Navarro en el lateral izquierdo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información