Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las estrellas de Arda

El turco es fundamental en la eliminatoria ante el Chelsea por su improvisación y su desequilibrio en espacios reducidos

Arda Turan y Azpilicueta pugnan por el balón en el partido de ida. Ampliar foto
Arda Turan y Azpilicueta pugnan por el balón en el partido de ida. el país

Descendían los jugadores del Atlético del autobús que les trasladó a Barajas cuando a un taxista se le ocurrió poner el himno del Real Madrid. Uno a uno, encabezados por Simeone, comenzaron a desfilar los jugadores con el soniquete madridista de fondo. Unos no hicieron caso; otros miraban de soslayo, alguno con indignación. El último de la fila, Arda Turan, se quitó las gafas de sol, se giró e hizo una mueca que revelaba tanta incomprensión como rechazo, interiorizados los colores como los tiene. En el vestuario, todos sus compañeros coinciden en que no hay jugador que disfrute y celebre más de los éxitos del equipo. También le reconocen como el jugador más imprevisible con el que cuenta el equipo. "A veces, le das el balón en una situación comprometida, con poco espacio y presionado, y sale jugando con una situación favorable", advierten en el Cerro del Espino.

"Te daré el corazón", le aseguró el volante al Cholo en los inicios del argentino

Esa capacidad para desequilibrar en espacios reducidos desde la improvisación de su técnica es uno de los argumentos que puede utilizar Simeone ante la falta de rendijas. La media hora que le concedió en la ida dejó muy satisfecho al técnico. Su entrada coincidió con los mayores momentos de desconcierto del Chelsea. "Arda es muy importante para nosotros, es el jugador que nos da un poco de tenencia de pelota, claridad ofensiva y capacidad de interpretación del ritmo del partido", le reconoce su entrenador. Junto a Diego Ribas es el futbolista del plantel con más capacidad para guardar el balón o acelerar el juego. Los jugadores del Atlético esperan otro planteamiento de Mourinho que apenas deje resquicios. "Esperamos un Chelsea más o menos parecido al de la ida, no creemos que se vuelvan locos", asegura Mario Suárez. Con ese paisaje hay muchas esperanzas puestas en lo que pueda hacer el volante turco, que ha prometido primero trabajo, y luego desplegar su juego. "En su mejor estado es un jugador determinante", abunda El Cholo, que le transformó hasta convertirlo en un jugador sacrificado. "Te voy a dar el corazón", le dijo Arda en sus primeros días como técnico rojiblanco. Esa es una de las frases salida de la boca de uno de sus jugadores que más le ha impactado a Simeone. Lesionado en la ida de los cuartos en el Camp Nou, su reingreso ha sido gradual y consensuado entre los servicios médicos y Simeone. La pubalgia que padece recomienda dosificar sus esfuerzos, pero llega a esta cita ya recuperado. Ha trabajado en solitario y también acudió a Turquía a visitar a algunos de sus médicos de confianza para no perderse esta recta final que tanto le agita.

Para aislarse de la presión lee el Corán y escucha música popular de su país

Dicen en el Atlético que, cuando Turan ve el distintivo de la Liga de Campeones en su camiseta, el balón estrellado, se transforma. Hablan en el club de un futbolista que siente una atracción especial por los grandes partidos europeos y su trascendencia. Sus compañeros también le aprecian una disposición extra para sacar su mejor versión cuando siente que los focos le apuntan y el escaparate se agranda. Arda, sin embargo, suele negar que la Champions le motive más que otra competición. En cambio, sí reconoce que algo en su juego y en su interior cambia ante las grades citas. "No es que la Liga de Campeones me motive más, intento jugar todos los partidos igual, pero en estos partidos siento más responsabilidad por tratar de ayudar al equipo", explica.

Observan en su entorno que estos días está muy concentrado, consciente de que hoy su juego imprevisible puede ser determinante para alterar el sistema defensivo del Chelsea. Cuentan que para aislarse de la presión lee el Corán. También que le relaja la mente escuchar la música popular de su país. Esta semana, sus más allegados le han oído hablar tanto del Chelsea como del Levante. No se le va de la cabeza la posibilidad de disputar una final de la Champions y la de alzar el título de Liga superando al Madrid y al Barça. Arda es un referente deportivo en su país. Él mismo ha confesado la importancia que para él tiene ejercer de embajador oficioso cada vez que asoma por Europa con el Atlético. Con su selección en horas bajas, se toma estos duelos como una forma de reivindicar el fútbol turco.

Más información