Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vela ilumina a la Real

El delantero mexicano decide con un gol en el último suspiro y castiga la tibieza del Espanyol

Vela define en el último suspiro ante Casilla. Ampliar foto
Vela define en el último suspiro ante Casilla. EFE

Vela coronó a la Real Sociedad en el tiempo de prolongación, un instante después de que Colotto, solo ante Bravo, perdonara el 1-2. Fue el detalle que desequilibró un partido en el que la Real y el Espanyol se repartieron los errores, la tibieza y las indecisiones en muchas facetas de su juego y también los goles y las ocasiones, hasta que se produjo el tanto de Vela.

Lo que más diferenció a unos de otros fue la configuración de sus frentes de ataque. La Real se desplegó por las alas. Vela por la derecha y Canales por la izquierda removieron con insistencia la defensa del Espanyol, que se plantó de inicio muy adelantada y no empezó a sufrir hasta que los delanteros de la Real no midieron los tiempos y sincronizaron sus penetraciones.

REAL SOCIEDAD, 2 ; ESPANYOL, 1

Real Sociedad: Bravo; Zaldua, Ansotegi, Mikel González, De la Bella; Pardo, Markel; Vela, Canales (Zurutuza, m. 83), Chory Castro (Hervías, m. 75); y Agirretxe (Seferovic, m. 75). No utilizados: Zubikarai; Carlos Martínez, Elustondo y Granero.

Espanyol: Casilla; Javi López (Raúl Rodríguez, m. 85), Colotto, Sidnei, Fuentes; Stuani, David López, Víctor Sánchez, Lanzarote (Simão, m. 46); Córdoba (Pizzi, m. 77) y Sergio García. No utilizados: Germán; Víctor Álvarez, Álex Fernández y Torje.

Goles: 0-1. M. 23. Córdoba. 1-1. M. 32. Canales. 2-1. M. 91. Vela.

Árbitro: Velasco Carballo. Mostró la cartulina amarilla a Víctor Sánchez.

Anoeta. Unos 15.000 espectadores.

Aguirre dispuso un equipo con dos líneas de cuatro y dos delanteros. Sergio García y Córdoba llevaron por la calle de la amargura a los centrales de la Real Sociedad. El nueve del Espanyol se erigió en el enlace entre los pivotes, David López y Víctor Sánchez, y Córdoba. El colombiano es un tipo especialmente habilidoso en el uno contra uno. El Espanyol, con las líneas muy juntas y adelantadas, pasó un primer susto con un quiebro de Pardo, que se entretuvo a la hora de definir. El equipo de Aguirre apaciguó el ritmo de juego y conectó, muy de vez en cuando, con sus delanteros.

Córdoba adelantó a su equipo en una de sus acciones características. Colotto envió el balón hacia la baldosa en la que bailaban Córdoba y Mikel González. El central de la Real se enredó y el colombiano, en un palmo de terreno, se llevó el balón, se plantó ante Bravo y fusiló.

La Real subió un punto su velocidad. Cinco minutos después del gol de Córdoba, Canales sacó un córner en corto, se la devolvió Pardo y el centrocampista cántabro, escorado, empalmó un duro disparo. El balón, tras tocar en Lanzarote, sorprendió a Casilla. El portero del Espanyol, en el primer palo, no hizo otra cosa que acabar de enviar el balón a la red en su desesperado intento por despejar.

La Real estuvo a punto de culminar la remontada en un visto y no visto. Su mejor jugada no se vio premiada a pesar de un doble remate a quemarropa. Vela la puso al segundo palo desde la derecha, Canales remató, pero en el zafarrancho del ataque Pardo, que había intentado llegar al balón, acabó rechazándolo con la espalda cuando iba camino de gol. No acabó ahí la cosa. El rebote lo recogió Agirretxe, que remató de nuevo a dos metros de Casilla, que demostró sus reflejos. La Real perdió chispa en la segunda parte a pesar de que Arrasate agotó los cambios. El Espanyol se limitó a contemporizar, muy seguro de que con poca cosa podía presentársele la oportunidad de apuntillar. No dispuso de una, sino dos ocasiones. Un pelotazo de Stuani, desde su zona defensiva, lo peinó Córdoba y Sergio García empalmó un tiro que Bravo rechazó a córner. Y, ya en el minuto 90, Colotto, totalmente solo en boca de gol, cabeceó un centro de Simão a las manos del portero de la Real. Acto seguido, un cambio de orientación del juego de Markel Vergara en diagonal, desde la zona izquierda defensiva a la zona derecha del área, produjo la acción definitiva. La bajó con el pecho Vela, se zafó de Fuentes y Simão, y fusiló a Casilla. Fue el tanto que sitúa a la Real en la sexta plaza de la Liga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información