Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El COE se empeña por Marta

Malestar en Antidopaje por los dudas de Alejandro Blanco sobre el pasaporte biológico

Marta Domínguez. en el Senado. Ampliar foto
Marta Domínguez. en el Senado.

Por su carácter simbólico, se podría considerar al Comité Olímpico Español (COE) como uno de los tres grandes poderes oficiales del deporte español, junto al Consejo Superior de Deportes (CSD: el poder real) y la Agencia Española de Protección de la salud en el Deporte (AEPSAD, agencia antidopaje: el poder que llega para limpiar).

Por eso, las declaraciones del presidente del COE, Alejandro Blanco, tienen un valor, un peso, diferente de las declaraciones de cualquier otro actor del deporte.

Por eso, el director del antidopaje español, Enrique Gómez Bastida, se llevaba el lunes las manos a la cabeza cuando le llegó a Londres, donde participa en unas jornadas mundiales sobre el dopaje, el eco de unas palabras de Blanco en las que, tras defender la presunción de inocencia de Marta Domínguez (sometida a un expediente por presunto dopaje por parte de la federación internacional, IAAF, que debe resolver la española), cuestiona directamente el pasaporte biológico, que es no solamente el arma que, según todos los expertos, ha conseguido que algunos deportes, como el ciclismo, hayan cambiado drásticamente de hábitos, sino el documento que sirve para basar la acusación de dopaje contra la atleta española y senadora del Partido Popular. Además, el pasaporte está validado por varios laudos del Tribunal Arbitral del deporte (TAS) y figura con valor de prueba tanto en el Código Mundial Antidopaje como en la ley antidopaje española promovida por la actual dirección del CSD, el secretario de Estado, Miguel Cardenal, y la directora general, Ana Muñoz.

Blanco dijo que hay dudas científicas sobre el valor como prueba del pasaporte

Blanco dijo, en una mesa redonda, que hay dudas científicas sobre el valor como prueba del pasaporte (análisis longitudinal de los datos hematológicos de los deportistas sometido al criterio de expertos y de un programa informático), y al hacerlo, reproducía prácticamente las conclusiones a las que han llegado los científicos que han elaborado el informe de la defensa de Domínguez ante la federación española, que debe decidir si la suspende los cuatro años que reclama la IAAF antes del próximo día 28.

Según el informe pericial, argumentado minuciosa y profundamente en más de un centenar de folios y dirigido por el oncólogo Cristóbal Belda, quien a través de Blanco ha hecho llegar al Comité Olímpico Internacional (COI) una propuesta de un método revolucionario de detección de dopaje basado en el análisis de los glóbulos blancos, no de los equívocos rojos, el pasaporte parte de errores graves estadísticos, metodológicos y médicos, que ponen en duda su valor. La conexión de Blanco con Belda, quien también presentó sus ideas en la sede del COE, es el elemento que hace dudar a Antidopaje de la pureza de pensamiento del presidente del COE, quien no ha dudado en empeñarse por la defensa de la que él considera la “mejor atleta española de la historia”.

Si la federación española no sanciona a Domínguez, la IAAF llevará el caso al TAS para reclamar la suspensión y la pérdida de las medallas del Mundial de Berlín 2009 y del Europeo de Barcelona 2010. Si hay sanción en España, sin embargo, probablemente la defensa de Domínguez optará por acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. Para abrir esa vía, de hecho, la defensa de la atleta ya ha presentado en un juzgado de Palencia una demanda por entender que se ha actuado contra la intimidad de la senadora al utilizar sus datos médicos en el pasaporte.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.