Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rudy desmiente los achaques

El Madrid arrolla a un enclenque Murcia (102-65) con 21 puntos del alero y sin reservarse de cara a la cita de Euroliga ante el CSKA

Rudy Fernández, ante San Miguel Ampliar foto
Rudy Fernández, ante San Miguel EFE

El Madrid de Laso no entiende de trámites ni dosificaciones. Con el CSKA a la vista y un notable ajetreo en la enfermería, los blancos arrollaron sin remilgos a un enclenque Murcia sin guardarse nada del repertorio disponible. Rudy Fernández, con 21 puntos, cinco rebotes, cinco asistencias y un 28 de valoración en 28 minutos, superó los golpes que arrastraba e impulsó al líder hasta su 23ª victoria en Liga. “Me gustaría estar mejor, pero el calendario no nos da margen. El jueves nos jugamos mucho otra vez”, resumió el mallorquín nada más concluir el partido, con la mirada ya puesta en la cita de Euroliga (necesitarán ganar por más de 14 puntos a los de Messina en el Palacio para recuperar la delantera de su grupo).

Para la cita ante el Murcia, el parte médico madridista parecía un parte de guerra. Laso tenía un quinteto de problemas. A la baja de Jaycee Carroll (que fue operado de la rodilla derecha el 26 de febrero con un pronóstico de entre tres y cinco semanas de recuperación), se unían las dudas de Dontaye Draper (ultimando su puesta a punto tras superar su fractura en el primer dedo del pie derecho –se vistió pero no jugó-), Rudy Fernández (con una contractura en el trapecio izquierdo tras el estacazo de John Bryant), Felipe Reyes (con molestias en la región lumbar –tampoco pisó la pista-) y Salah Mejri (con artritis traumática en el codo izquierdo). El pasado jueves, el Bayern elevó tanto el nivel de la escaramuza que destapó las primeras goteras en la plantilla blanca que, por sexta semana consecutiva, compaginaba dos partidos con solo un día de descanso entre ellos. Pero a pesar de todo, el Madrid inició el partido con su cinco habitual: Llull, Rudy, Darden, Mirotic y Bourousis.

R.Madrid, 102; UCAM Murcia, 65

Real Madrid (32+18+24+28): Llull (15), Rudy (21), Darden (-), Mirotic (15) y Bourousis (14) -equipo inicial-, Rodríguez (11), Slaughter (7), Díez (8), Barreiro (3) y Mejri (8).

UCAM Murcia (25+12+11+17): San Miguel (6), Tillie (16), Romdhane (4), Wood (4) y Berni Rodríguez (8) -equipo inicial-, Ballesta, Radovic (9), Servera, Kelati (4), Davis (2) y Lima (12).

Árbitros: Benjamín Jiménez, José R. García Ortíz y David Planells. Davis (min. 35) fue eliminado por cinco personales.

8.896 espectadores en el Palacio de los Deportes.

Laso anunció en el calentamiento que descartaba la participación de Felipe, que ya había forzado para estar en la cita de Alemania, pero dio carrete a Rudy sin reservarse nada en la recámara. A pesar de una aparatosa hombrera y varias tiras en su cuello, el alero mallorquín desmintió a lo grande sus achaques con un primer cuarto espectacular: 11 puntos, dos recuperaciones y cuatro faltas recibidas para un 15 de valoración. Jugó los 10 minutos al completo y lanzó a los suyos a pesar de otra inspirada actuación de Kim Tillie ante el Madrid. El pívot francés, excelso ante los blancos el curso pasado (14 puntos y nueve rebotes en su cancha y 24 y seis en el Palacio) y también inspiradísimo este curso en el duelo que enfrentó a ambos equipos en la 3ª jornada (22 puntos, 10 rebotes y 30 de valoración), tuvo otra contundente aparición en el partido con 10 puntos en el primer acto. Pero a Rudy lo acompañaron la brega de Bourousis y la habitual aportación de Llull y Mirotic (que celebraba los cinco años de su debut en Vistalegre de la mano de Joan Plaza) hasta elevar la producción madridista hasta los 32 puntos en el primer acto (32-25, m. 10).

El ritmo anotador del líder derritió al penúltimo en poco tiempo. Se secó Tillie y se acabó el Murcia. Mientras en el Madrid, Sergio Rodríguez, Slaughter y Mejri daban un nuevo impulso al equipo y otro estirón en el marcador (50-37, al descanso. Con 22-14 en la desigual pelea por el rebote y 72-26 en la contundente comparativa de valoración). Los de Marcelo Nicola (con la baja de Sergio Sánchez y las ya conocidas de Antelo y Orukpe) se permitieron otro ejercicio de brazos caídos de esos que no consentía el destituido Óscar Quintana y, lejos de parecerse a aquel equipo que puso en serios aprietos a los blancos en su visita a Murcia, se convirtieron en un muñeco de trapo. Apenas Lima opuso resistencia, pero el parcial de 24-11 en el tercer cuarto retrató el abismo que separa a los dos equipos y el inicio del último periodo dio inicio a otra fiesta en el Palacio.

El excelso Rudy puso en marcha el tocadiscos con un triple, un robo de balón y una asistencia de museo para el mate de Dani Díez que levantó a la afición y rompió el marcador (79-50, m. 31). La guinda le correspondió al canterano Jonathan Barreiro que con un triple sobre la bocina puso el definitivo 102-65 (148-38 en la valoración final). La séptima victoria del curso en la frontera de los 100 puntos. El 23º triunfo sin fallo en la Liga. La 46ª victoria en los 48 partidos oficiales que acumula la enciclopédica secuencia del líder.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.