Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Me gusta jugar a campeón”

El técnico español explica cómo ha preparado al Olympiacos para recibir hoy en su estadio al Manchester United

Míchel, en un partido contra el Benfica en Lisboa. Ampliar foto
Míchel, en un partido contra el Benfica en Lisboa. Filipe Amorim / Demotix / Cordon Press

José Miguel González, Míchel, (Madrid, 1963) suena tranquilo y confiado desde Atenas, feliz de ser el centro de atracción en España antes de recibir hoy con su Olympiacos al Manchester United en la ida de los octavos de final de la Champions. Enfrente no estará Mata, que no puede jugar por haber participado antes con el Chelsea en este torneo.

Pregunta. ¿Cómo plantea el partido?

Respuesta. Como todo el año, todos los rivales eran superiores a nosotros, pero hemos avanzado. Me hace ilusión que la gente piense que puede haber igualdad.

P. Pero es el peor United de los últimos años. Y con sus principales estrellas, Rooney y Van Persie, en horas bajas.

R. Es un equipo en transición, pero con una nómina de jugadores... Independientemente de cómo llegue, el Manchester trasciende el fútbol inglés por su carácter ganador.

P. ¿Cómo juega Olympiacos?

R. Jugamos bien en un amplio concepto, tenemos el balón el máximo tiempo posible, lo recuperamos lo antes posible, somos agresivos y apretamos al rival. Nuestro público nos lo pide. Nuestro campo [el Karaiskakis] es excitante.

P. ¿Cómo es ese estadio?

R. Pues una especie de La Romareda, pero más grande, con mucho eco y una gran caja de resonancia.

P. ¿Qué es lo que más le ha costado cambiar?

Los griegos discuten por todo, crean problemas para solucionarlos

R. Educar en la competencia y en la disciplina. Cambiar la mentalidad. En Grecia ganamos por nuestra grandeza. Pero debemos trasladar eso a Europa y creo que lo hemos conseguido. En la Liga griega somos líderes a 20 puntos del segundo, lo que podría interpretarse como que no hay competencia, pero hemos jugado muy bien y mantenido la mentalidad.

P. Aparte del meta Roberto, de quien usted ha dicho que está listo para triunfar en España, ¿cuáles son sus jugadores clave?

R. El mediapunta David Fuster nos ayuda mucho tácticamente y es muy respetado aquí. Atrás tenemos a Manolas, al español Marcano y al zurdo Holebas. En el centro del campo, Samaris y Maniatis son internacionales; Campbell [ex del Betis] y Hernán Pérez [ex del Villarreal] nos permiten jugar por las bandas. Y en punta, el nigeriano Olaitan está cubriendo bien la marcha del goleador Mitroglou [al Fulham, por 14 millones, en el mercado de invierno]. Saviola ahora está lesionado, pero no es el típico veterano que está para ganar dinero, aporta mucho.

P. ¿Sus palabras preferidas en griego?

R. Pame, que quiere decir vamos. Y pernidi, juega. Manejamos las palabras de referencia del mundo del fútbol. Nos hacemos entender en griego, inglés y español. Cuando salimos de España, sabíamos que íbamos a aprender muchísimo. Estoy muy satisfecho de haberme adaptado a otro país, a otro club, a otra cultura sin parar, una educación sobre la marcha. Y he descubierto que jugar a campeón es lo que más me gusta.

P. ¿Qué le ha sorprendido de la cultura griega?

¿Qué es eso de ‘suena Míchel’? Mi ejército de enemigos inventa estas cosas porque ellos no producen nada”

R. Hay muchas cosas que chocan con nuestra mentalidad, pero tienen su porqué. Son muy activos en el día a día, discuten y debaten por todo, crean problemas para solucionarlos. ¿Cómo está hoy la caja de problemas? ¿Está vacía? Pues venga, dos problemas y unas cuantas soluciones. Es bueno porque así, antes de que vengan, preparas los escudos.

P. Es su debú en la Champions.

R. Sí, es mi primera vez. Yo había entrenado al Getafe en la Copa de la UEFA, quedamos sextos, aunque podíamos tener solo 1.200 personas como local. La Champions es otro nivel.

P. ¿Qué le ha impresionado?

R. El Benfica, a pesar de que lo hemos dejado fuera. Por su estadio, por su historia, da gusto enfrentarse a ellos. El PSG es otra cosa: tiene una gran pegada y muchísima calidad de sus jugadores.

P. ¿Ha estado en Old Trafford?

Espero un día estar en el Madrid. Mi experiencia en el Getafe, Sevilla y Olympiacos es un peaje

R. Solo como comentarista. Ni siquiera jugué allí porque mi época en el Real Madrid coincidió con la sanción a los clubes ingleses en Europa [la UEFA los excluyó de sus competiciones durante cinco años por la tragedia de Heysel: en la final de la Copa de Europa de 1985, Liverpool-Juventus, murieron 39 aficionados a causa de una avalancha de hinchas]. Solo jugué una eliminatoria en Londres ante el Tottenham.

P. ¿Qué supone para su equipo disputar esta eliminatoria?

R. Es un escaparate para mis jugadores y también para mí. La posibilidad de dar el salto.

P. Hay gente que quiere verlo algún día en el Real Madrid.

R. Y yo lo espero. Mi experiencia en el Getafe, en el Sevilla y ahora en el Olympiacos confío en que me sirva de peaje.

P. ¿Ya no juega?

R. Tengo 50 años y la rodilla de un exfutbolista. Mi tiempo de jugar ya pasó.

P. Siempre tuvo sentido del humor, ¿cómo lleva lo de ‘suena Míchel’?

R. ¿Qué es eso?

P. La muletilla que hizo fortuna en las redes sociales cada vez que podía caer un entrenador en la Liga.

R. Mi ejército de enemigos y amigos es grande. Y los primeros se inventan estas cosas porque ellos no producen nada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.