Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acelerón de Filipe

El lateral adelanta en más de una semana su vuelta porque la rotura que sufrió era menos grave de lo que se suponía

Filipe Luis celebra un gol con el Atlético. Ampliar foto
Filipe Luis celebra un gol con el Atlético.

Desde hace una semana, algunos jugadores del Atlético están sorprendidos con la prontitud con la que Filipe Luis se ha recuperado de la rotura de grado II del aductor derecho que se produjo en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa en San Mamés. El domingo pasado, nada más terminar el partido con el Valladolid, y sin el alta médica aún, se le vio golpear el balón en el entrenamiento que Simeone dispuso con los suplentes sobre el mismo césped del Vicente Calderón. El propio técnico argentino advirtió ese mismo día que podría estar listo para el partido de hoy en Pamplona, aunque no recibió el visto bueno del cuerpo médico hasta el jueves. Se le habían estimado cuatro semanas de baja como mínimo, pero en solo tres, el lateral brasileño ya ha logrado entrar en una convocatoria. La lesión no revestía la gravedad que se suponía en un principio. En su entorno, también explican como acelerador de su regreso su voluntad para el trabajo de recuperación, agrandada desde aquella grave lesión de tobillo que hizo dudar sobre si volvería a alcanzar el rendimiento que estuvo a punto de llevarle al Barcelona.

Apercibido Filipe Luis de sanción por acumulación de amarillas (como Godín, Miranda, Arada y Diego Costa) y a una semana del derbi, Simeone probó ayer un once con Insúa en el que puede ser el último partido como titular de este. El zurdo argentino es uno de los puntos débiles que detectan los entrenadores rivales en el entramado defensivo del Atlético y tratan de explotarlo. El último, Clarence Seedorf, que cambió a Taraabt de banda para juntarlo por el costado de Insúa junto a Kaká y Balotelli. Las mejores ocasiones del Milan en San Siro llegaron por ese flanco. Con Insúa en el once, el Atlético ha logrado tres victorias, pero también coincidieron esas tres derrotas consecutivas.

El regreso de Filipe Luis supone la recuperación de uno de los laterales del fútbol español con más influencia en el juego. Por el nivel que ha alcanzado, es complicado distinguir si sus ausencias afectan más en defensa o en ataque. Algunos de sus compañeros, tras la derrota en Almería, apuntaron a su baja como una de las claves por las cuales al equipo le costaba dinamitar esos planteamientos que les obligan a tener más posesión del balón y a jugar mucho en campo contrario.

Admirador de Athirson y Roberto Carlos, cuenta Filipe Luis que sus tiempos como interior izquierdo cuando era juvenil han sido decisivos en el desarrollo de su juego ofensivo. De alguna manera, cumple con esa premisa del lateral que se defiende atacando por la preocupación que genera en sus pares. Ahora que los rivales empiezan a concederle al Atlético el balón y le esperan atrás, Simeone puede abrir el campo desde una posición en la que no cuenta con los recursos que ahora dispone en otras. “Villa, Diego Ribas, Sosa, Alderweireld, cualquiera puede entrar. Hace un año esta pregunta no me la harán”, advirtió ayer el técnico cuando fue cuestionado por las ausencias de Villa y Diego Ribas en San Siro. Ambos, formaron parte de esa probatura de ayer en la que El Guaje formó solo arriba escoltado por detrás con Diego Costa a la derecha, Diego en el medio y Adrián a la izquierda, lo que supondría que Arda y Koke se quedarán en el banco de inicio. En ese once, Alderweireld entraría por otro apercibido para el derbi, Miranda, aunque Simeone sembró las dudas al responder “no” al ser preguntado por si reservaría jugadores para recibir al Madrid.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.