Beckham se lanza a la conquista de Miami con un nuevo equipo de fútbol profesional

El exjugador será uno de los fundadores de una franquicia de la Mayor League que planea un estadio en el corazón de la ciudad. "Esta es una ciudad llena de pasión", dice el británico

David Beckham, este miércoles en Miami.
David Beckham, este miércoles en Miami.A. I. (REUTERS)

¿Un equipo profesional de fútbol en Miami? “¿Por qué no?”, ha respondido David Beckham este miércoles por la mañana, tras anunciar oficialmente su decisión de invertir en la instalación de una franquicia de la Mayor League Soccer (MLS) de Estados Unidos en la ciudad.

“Miami es una ciudad vibrante, llena de pasión y estamos seguros de que vamos a tener éxito”, ha dicho el jugador. Este, el segundo intento por establecer un club local, ya cuenta con la aprobación de las autoridades. Lo que falta: inversionistas que financien la construcción de un estadio en pleno centro de la ciudad y una fanaticada dispuesta a llenar las gradas.

“Quería crear un equipo que pudiéramos armar desde el principio. Sé que hubo un intento hace 10 años que desafortunadamente no funcionó. Viendo hacia el futuro, quiero crear un equipo que sea muy personal. Quiero hacer mi propio equipo”, ha dicho David Beckham durante una conferencia de prensa en el Pérez Art Museum de Miami, en la que estuvo acompañado por el alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Giménez y por el comisionado de la Mayor League Soccer de Estados Unidos, Don Garber.

Hace años hubo un   club, el Miami Fusion, pero no atraía público y acabó desapareciendo

Desde su despedida de las canchas, en junio de 2013, Beckham había estado barajando la idea de fundar un club en Miami, aprovechando la oportunidad que le ofrecía el contrato que firmó con el LA Galaxy de California, en 2007, de comprar una franquicia de la MLS tras su retiro, a un precio de descuento de 25 millones de dólares.

Es la segunda vez que Miami intenta tener un club profesional propio. El primer equipo, Miami Fusion, fue fundado en 1998 y el plan era que funcionara en el Orange Bowl de la Pequeña Habana. Pero el antiguo estadio fue demolido en 2008 para levantar en su lugar el nuevo estadio de beisbol de los Marlins de Florida. El Miami Fusion debió mudarse entonces al estadio Lockhart, ubicado en un área deshabitada de Fort Lauderdale, a una distancia de 40 minutos en coche desde Miami. Los fanáticos no llenaban el estadio y en 2001 el equipo fue clausurado por la poca asistencia a los partidos.

“No podemos construir un estadio en dos semanas. Esto va a tomar tiempo, pero en lo que nos vamos a concentrar ahora es en encontrar los socios e inversores correctos. Una vez que los tengamos, y que nos hayamos sentado con el alcalde y los comisionados, hemos decidido que queremos construir un estadio del cual puedan ufanarse, que sea un lugar maravilloso”, ha dicho el futbolista inglés. Esta vez no habrá inversión de fondos públicos en la construcción del nuevo estadio de fútbol, como sí la hubo en el estadio de beisbol de los Marlins de Florida: un edificio monumental, que costó 64 millones de dólares a la ciudad y al que apenas asiste un puñado de espectadores en cada temporada.

El reto de Beckham y su equipo es enganchar con el público de Miami

Las negociaciones para decidir en qué lugar de la ciudad será construido el estadio comenzaron hace dos semanas, según ha informado este miércoles el alcalde Carlos Giménez. Pero tanto Giménez como Beckham han asegurado que el nuevo edificio estará en pleno corazón de la ciudad, muy cerca del American Airlines Arena –sede del equipo de baloncesto de los Miami Heat– y del complejo cultural de museos y teatros del centro. “Estaremos en el centro. Es importante que estemos en esta parte de la ciudad. He visto lo que Mickey [Arison, dueño de los Miami Heat] y su familia han hecho con los Heat y esa arena que han creado. Y a los fanáticos del fútbol les gusta caminar a los juegos, es una comunidad”, ha dicho Beckham.

Beckham ha preferido no revelar los nombres de los jugadores en quienes ha pensado para conformar la nueva plantilla, pero aseguró que traerá a Miami a los mejores. “Pero lo más importante es establecer una academia de fútbol, porque queremos contar con talento local”, anunció.

En ese semillero de jóvenes interesados en el deporte es donde el exjugador, los inversionistas que lo acompañan y las autoridades locales cifran sus mayor apuesta.“Para ver la verdadera pasión por el fútbol en Miami, solo hay que visitar los diferentes vecindarios en nuestra comunidad y mirar niños de todas las edades y todos los orígenes jugando fútbol en nuestros parques. Ahí es donde está el futuro del fútbol en Miami”, aseguró el alcalde Giménez.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS