Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Alcorcón, en manos belgas

Julián Villena, presidente del Alcorcón, abandona su cargo tras 16 años al mando

El control pasa al multimillonario belga Roland Duchatelet tras comprar el 81% de las acciones

El expresidente del Alcorcón, Julián Villena, en la rueda de prensa de despedida. Ampliar foto
El expresidente del Alcorcón, Julián Villena, en la rueda de prensa de despedida. DIARIO AS

La pequeña sala de prensa del estadio de Santo Domingo nunca había estado tan llena. Entre empleados del club, jugadores y cámaras se apiñaban una treintena de personas, todas guardando silencio. Todas esperando a que Julián Villena, presidente durante 16 años del Alcorcón, contará las razones de su anunciado abandono. "Me voy por motivos obvios", empezó Villena. "Yo estaba aquí de más, ya solo puedo aportar experiencia". Cuando terminó de explicarse, recibió aplausos de los presentes y abrazos de tres de sus jugadores, que desde primera fila quisieron acompañarle en su último trago al frente de la entidad.

El sucesor de Villena lo decidirá Roland Duchatelet, un multimillonario belga de 67 años dueño de varios clubes de fútbol, que ha comprado el 81,3% de las acciones del Alcorcón y planea un futuro mejor para el equipo alfarero. "Roland, como cualquier buen empresario, pondrá a su gente cuando venga. Yo ya estaba de más aquí", ha señalado Villena. La transacción, según el presidente, se ha producido en condiciones normales: "Se han hablado barbaridades. Dicen por ahí que la venta les ha salido por 4 millones de euros, pero es mentira. Hemos vendido a precio nominal". Duchatelet se ha asegurado además una opción preferencial por el resto del accionariado del club, valorado en unos 2,9 millones de euros, tal como estima Villena.

El belga, fundador también del partido de corte neoliberal Vivant, es un experto en negocios de éxito. Tras hacer fortuna con Melexis, una compañía que fabrica semiconductores industriales, se metió en el negocio de las telecomunicaciones y, más tarde, en el del fútbol. A principios de año compró el emblemático Charlton Athletic, club que milita en la segunda división inglesa. Anteriormente, Duchatelet ya había añadido a su colección al Standard de Lieja, al K-Sint Truidense VV belga, al Carl Zeiss Jena alemán y al Ujpest húngaro.

"No siempre se consigue involucrar a un grupo como este [el de Duchatelet]. A veces creíamos que no vendría nadie. Hemos dejado las ambiciones personales de lado para trabajar por el Alcorcón", se mostraba exultante Villena, que explicó también que la otra oferta que el club contemplaba, la del empresario mexicano Amadeo Yáñez, no se concretó por la cancelación de Eurovegas, motivo que "seguramente" echó atrás a los pujantes.

El sucesor de Villena lo decidirá Roland Duchatelet, un multimillonario belga dueño de varios clubes de fútbol, entre ellos el Charlton Athletic

El único movimiento de Duchatelet ha sido, por el momento, elegir a un nuevo consejero delegado proveniente de la empresa auditora BDO —encargada de la auditoria del club en 2013, que será provisional hasta que se conforme el Consejo de Administración definitivo. La promesa principal del belga es, según Villena, "seguir con la línea de siempre del club, tanto institucional como deportiva: cantera y cuentas claras".

Duchatelet, que arrastra fama de llevar a rajatabla las cuentas de sus negocios, intentará evitar episodios como el sucedido el verano pasado, cuando el Comité de Competición le abrió un expediente sancionador al Alcorcón. El organismo consideró que la ampliación de capital requerida para competir en segunda división había sido ficticia. Más tarde, la entidad demostró que el desembolso, de 1,5 millones de euros, sí se había producido, aunque el dinero había sido retirado meses después por el accionista mayoritario del club.

Más información