Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tata no se altera y Cesc se enfada

“De 10 partidos así, ganamos 9. Me preocuparía si fuera un problema de juego, pero fue de definición”, explicó el técnico del Barcelona

Martino protesta una jugada durante el partido ante el Levante Ampliar foto
Martino protesta una jugada durante el partido ante el Levante AFP

El técnico del Barcelona, Tata Martino, entendió que el empate ante el Levante fue un accidente: “De 10 partidos así, ganamos 9. Me preocuparía si fuera un problema de juego, pero fue de definición”. Y tampoco quiso darle importancia al gesto de disconformidad de Cesc Fàbregas al ser sustituido por Sergi Roberto, cuando golpeó el banquillo, porque comprende el enfado de los futbolistas al ser reemplazados. Tras el encuentro, el propio Cesc justificó su enojo porque, según dijo, se encontraba bien y quería seguir jugando.

Martino destacó la actuación del portero rival, el costarricense Keylor Navas, y, como respuesta, Joaquín Caparrós, preparador del Levante, elogió al arquero azulgrana, Víctor Valdés. Del 7-0 de la ida en el Camp Nou, al 1-1 de este domingo, ¿qué ha cambiado en el Levante? “En el partido de allí parecía un homenaje nuestro a Neymar, que debutaba, pero el equipo ha ido cambiando”, dijo Caparrós. “Es un equipo que aprieta y se lo pone complicado a los equipos contrarios. Tenemos que jugar a ese ritmo alto y de exigencia”, añadió. Para el partido de ida de cuartos de la Copa del Rey, donde vuelven a coincidir los mismos protagonistas y en el mismo escenario el próximo miércoles a las 10 de la noche, Caparrós recurrirán a jugadores que no participaron este domingo.

Estaba cabreado. Me encontraba bien. Teníamos opciones para ganar, llegábamos, pero no marcábamos"

Cesc

Los jugadores del Barça acabaron muy enojados, sobre todo Cesc Fàbregas., que había expresado con un puñetazo en el banquillo su disgusto después de ser cambiado: “Expresé la frustración por el partido”, afirmó. “Estaba cabreado. Me encontraba bien. Teníamos opciones para ganar, llegábamos, pero no marcábamos; son de aquellos días en que ves que el balón no quiere entrar”. Martino, convencido de que el equipo no empeoró con los cambios, se mostró comprensivo con Cesc: “No entendería que no estuviera enojado. Quería un poco más de profundidad con Sergi Roberto y Cesc llevaba cinco partidos seguidos completos; puede que acusara cierto cansancio”.

Aunque estaba contrariado por el resultado, el entrenador barcelonista estaba satisfecho con el fútbol: “No creo que el empate sea preocupante para el futuro, porque no hubo un retroceso en el fútbol, cosa que sí quita posibilidades. Las oportunidades no se aprovecharon, no tuvimos un buen día en la definición y su arquero estuvo muy bien. Aun habrá muchas sorpresas en la Liga”.“Estoy contento por sumar un punto, pero también felicito a Valdés, dijo Caparrós. “Fue una pena el gol encajado. Queríamos que sufriera el Barça por nuestra actitud y organización”. “Corrimos igual que ellos, pero nos faltó suerte, la bola no quiso entrar”, sintetizó Messi. Los azulgrana, que han encajado la mitad. Los azulgrana marcaron un gol en un saque de esquina por primera vez desde diciembre de 2012.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información