Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Milan despide a Allegri y espera a Seedorf

Berlusconi destituye al entrenador y piensa en el holandés, que todavía juega en el Botafogo

Allegri. Ampliar foto
Allegri. AFP

El Milan ha destituido esta mañana al entrenador Massimiliano Allegri después de la humillante derrota de ayer ante el Sassuolo (4-3). El dueño del club, Silvio Berlusconi, ya ha hablado con el exmilanista Clarence Seedorf, todavía jugador del Botafogo, para que se haga cargo del equipo, undécimo en la Liga italiana, a 30 puntos del líder Juventus y a 20 de los puestos de la Champions, así como próximo rival del Atlético de Madrid en los octavos de final de la Liga de Campeones. Mauro Tassotti se sienta de manera provisional en el banquillo para el próximo partido de Copa en San Siro ante el Spezia. Allegri, de 46 años, se marcha tras haber ganado un scudetto y haber sido segundo y tercero en las otras dos temporadas.

Seedorf, de 38 años, no dejó muchos amigos en sus 10 años (desde 2002 a 2012) en el vestuario milanista, que lo acusa de individualista y obsecuente con el poder de Berlusconi. El volante holandés se ha sacado el título de entrenador a través de un curso por internet. La otra opción sería Pippo Inzaghi, actual entrenador de las categorías inferiores del Milan. Tampoco la hinchada estaba en mayo pasado a favor del regreso de Seedorf. La Curva Sud emitió un comunicado de apoyo a Allegri y de rechazo a la contratación del holandés. Incluso el seleccionador, Cesare Prandelli, salió en defensa de Allegri.

Pero el Sassuolo, precisamente el club que lanzó la carrera de Allegri, ha acabado por sepultar su etapa milanista. Y en concreto un jugador de apenas 19 años, Domenico Berardi, autor de los cuatro goles del equipo de la provincia de Módena. El chico jugaba hasta hace poco al fútbol como pasatiempo y fue descubierto fortuitamente por los técnicos del Sassuolo. A Allegri le han penalizado las lesiones (El Shaarawy y Abate, entre otros) y la inconstancia de Balotelli. Y no ha podido apenas disfrutar de los refuerzos, el central francés Rami, cedido por el Valencia, y el interior zurdo japonés Honda.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información