Una conferencia bajo la inspiración de Armstrong

La Agencia Mundial Antidopaje modifica el Código Mundial para endurecer las sanciones y mejorar los controles

John Fahey, presidente de la AMA, durante la rueda de prensa
John Fahey, presidente de la AMA, durante la rueda de prensaALEXANDER JOE (AFP)

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) intenta recuperar el prestigio y la autoridad tras el escándalo del ciclista Lance Armstrong. La organización lanza el mensaje de que ha aprendido la lección de que hasta ahora no era difícil engañar en los controles y de que el riesgo era rentable. Por eso, avanza la AMA en vísperas de la Conferencia Mundial Antidopaje de Johannesburgo, en el nuevo Código Mundial Antidopaje que entrará en vigor el 1 de enero de 2015, que no solo se doblará la sanción mínima por dopaje con ‘doping duro’, que pasará de dos a cuatro años, sino que se endurecerán los controles: no solo se harán más y más selectivos, sino más variados. El pasaporte esteroideo cobrará carta legal y las investigaciones policiales tendrán prácticamente el valor de un positivo analítico. Los Juegos de Río 2016 ya se disputarán bajo las nuevas normas.

Casi un millar de delegados de la AMA se reúnen en Johannesburgo hasta el viernes, en una conferencia en la que también se indagará sobre los problemas que sufren en Kenia y Jamaica las diferentes organizaciones antidopaje y se elegirá al sustito del actual presidente, John Fahey, en el cargo desde la Conferencia de Madrid de 2007. El candidato único, consensuado con el Comité Olímpico Internacional (COI) y las federaciones internacionales, es el escocés sir Craig Reedie.

Este es el primer encuentro a escala internacional después de que Armstrong reconociera haberse dopado y su sombra continúa siendo aún alargada. Fahey ha asegurado que “en las próximas semanas” quedará formalizada una comisión independiente para tratar sobre los numerosos casos de dopaje que han salpicado el ciclismo. Fahey quiso dejar claro que su organización no está por el perdón del ciclista estadounidense. “Tiene que ocurrir casi un milagro”, ha advertido, para que se le revoque la prohibición de por vida que se dictó contra él, después de que reconociera haberse dopado. “Todos sabemos lo que pasó. Armstrong hizo lo que hizo y no cooperó con la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA), y disfrutó de un proceso justo”.

Todos sabemos lo que pasó. Armstrong hizo lo que hizo y no cooperó con la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA), y disfrutó de un proceso justo" John Fahey, presidente de la AMA

Pero más allá de curar las heridas con el ciclismo, el objetivo de la AMA es que no se vuelva a repetir que un caso como el de Armstrong deje al descubierto que la maquinaria antidopaje tiene muchos agujeros. Demasiados.

El nuevo Código antidopaje sustituirá al aprobado en Madrid en 2007 –aunque entró en vigor en 2009- y elevará de dos a cuatro años las inhabilitaciones si el deportista ha tomado algunas de las sustancias prohibidas de manera voluntaria, según recoge el borrador. Esto comportará que el atleta no podrá participar en los siguientes Juegos Olímpicos, una fórmula que la AMA confía en que se adapte a la legislación internacional y que ha sido consensuada con un juez del Tribunal de Derechos Humanos.

Por otro lado, la pronta admisión del dopaje dejará de tener reducciones automáticas de las sanciones y en cambio se castigará a entrenadores y otro personal de apoyo al deportista si se demuestra que han tenido conocimiento del dopaje, así como a los que engañen o dificulten en las investigaciones de prácticas sospechosas. Otro aspecto que se endurece es el plazo de prescripción, que se extiende de los actuales ocho años a los 10. El cambio se debe a que la experiencia ha demostrado que los “sofisticados planes de dopaje” requieren de más tiempo para ser descubiertos y denunciados y, en definitiva, quedan impunes.

Además, el borrador contiene también cambios en los procedimientos de los análisis. Por un lado, se busca clarificar cuáles son las sustancias prohibidas y su sanción correspondiente para evitar las actuales “lagunas” y, por otro, atar en corto a organizaciones antidopaje nacionales (NADO) En este sentido, la AMA lamenta que, en algunas ocasiones, no todos los organismos recogen muestras de sangre y orina o se encargan de un análisis exhaustivo.

Por eso el nuevo Código presentará a las NADO un Documento técnico que identificará las más comunes sustancias o métodos prohibidos acorde con los riesgos cada disciplina deportiva.

“El dopaje ha sido y continúa siendo una de las mayores amenazas a las que tiene que hacer frente el deporte”, ha reconocido Fahey, que se despide del cargo con varios frentes abiertos. Uno de los más destacados es el que afecta al positivo de ocho velocistas jamaicanos, que incluye al explusmarquista mundial de 100 metros, Asafa Powell. Los dolores de cabeza no terminan ahí y llegan desde otra potencia del atletismo. En la agenda de la junta de la AMA está señalada en color rojo la reunión prevista con la delegación que Kenia ha enviado hasta Sudáfrica. El país africano ha desoído las peticiones de información sobre los 17 casos de atletas que han dado positivo en el último año.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS