Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de motoclicismo 2013

“Con él no te puedes relajar”

Lorenzo y Pedrosa, que intentaron desestabilizar al novato, se rinden finalmente a su ambición

Pedrosa, Márquez y Lorenzo, en el podio. Ampliar foto
Pedrosa, Márquez y Lorenzo, en el podio. Getty Images

No han valido las guerras psicológicas, ni las críticas, ni la presión apremiante tanto dentro como fuera de la pista. No han podido desestabilizarle. No habían subestimado a su rival los dos grandes dominadores de la categoría reina, Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa. Desde el primer día auguraron que el chaval pelearía con ellos por los podios y las victorias. Y acertaron. Solo que no alcanzaron a pensar que pudiera hacerlo tan bien. De modo que, al final, tras los choques, los adelantamientos al límite, las palabras de más y las malas caras, tanto uno como otro se rindieron a su brillante temporada. Hubo abrazos y carantoñas. No hay nadie mejor para entender la magnitud de la hazaña lograda por Márquez que dos pilotos como ellos. “Al final nos ha sorprendido a todos. Sabíamos que era talentoso y rápido. Pero nadie esperaba que tuviera esa constancia”, dijo el de Yamaha, que ha peleado con él hasta la última cita del curso.

El hasta ahora campeón de MotoGP lamenta no haberle plantado cara en Jerez, donde el novato se le subió a las barbas en la última curva; y se irrita cuando piensa que dos caídas suyas se saldaron con sendas fracturas de clavícula, mientras que los 15 accidentes de Márquez acabaron en lesiones leves. Aún así, se rinde ante el campeón: “No se le puede restar ningún mérito al título que ha logrado”. Cree Lorenzo que los puntos fuertes del nuevo campeón son su talento y su ambición: “Con él, nunca te puedes relajar. A diferencia de lo que ocurría con Casey [Stoner] o lo que le pasa a Dani [Pedrosa], que cuando no lo tienen claro se conforman, Marc no suele conformarse nunca. Eso te obliga a ser mejor cada día”, apunta.

Aunque esa cualidad puede convertirse en un arma de doble filo, Lorenzo observa que su único punto débil es que el pilotaje del debutante no es tan preciso como el suyo. Pedrosa, sin embargo, señala que su punto débil no es otro que su inexperiencia, algo, por otro lado, fácil de solucionar. “Tiene mucho talento, pilota siempre en el límite, parece que se va a caer en cada momento”, indicaba con jocosidad su compañero de equipo, admirado por la capacidad del de Cervera de ir siempre más allá.

Marc no suele conformarse nunca.

Eso te obliga a ser mejor

Jorge Lorenzo

Mientras recibe semejantes halagos Márquez está sentado a la izquierda del de Yamaha, en la sala de conferencias, como el tercer clasificado de la carrera. A veces, se sonroja. “Este título tiene mucho valor. Es el que más estoy disfrutando. Es mi primera temporada y he luchado con Lorenzo, Pedrosa y Rossi, he aprendido tanto de ellos, sobre todo en las primeras carreras. ¡Yo los veía por la tele! Cuando ellos competían por los títulos de 250cc yo ni siquiera había empezado. Tengo que estar muy contento, pero con los pies en el suelo”, concedía. Rebosaba felicidad, gastaba bromas, gritaba a los cuatro vientos que está soltero. Y confesaba su único momento de debilidad: “He cruzado la meta. Y me he acordado de tantas cosas que ya no sé ni en qué he pensado. Ha habido un momento que he pensado: ‘¡Eh, reacciona, leche!’. Me ha caído alguna lagrimilla, pero he dejado que el viento la apartara para que no se me notara”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información