Blatter satiriza al símbolo del Madrid

La exhibición del presidente de la FIFA caricaturizando a Cristiano es la última escena de un largo desencuentro institucional entre el club español y el gobierno del fútbol mundial

Messi y Blatter, con el balón de oro.Foto: reuters_live | Vídeo: Oliver Morin

El frío conflicto institucional que distancia al Real Madrid de la FIFA desde hace años se recalentó en forma de show académico cuando Sepp Blatter satirizó a Cristiano Ronaldo durante una conferencia ofrecida en la universidad de Oxford. El líder del máximo organismo del fútbol, de 77 años, remedó con mímica y onomatopeya a la estrella del Madrid para jolgorio de los estudiantes de la Oxford Union. El vídeo oficial fue difundido ayer con nefasto impacto en el madridismo, en Cristiano, que se quejó en las redes sociales, y en el club que preside Florentino Pérez, que exigió por escrito una disculpa a la FIFA.

Dicen sus miembros que la Oxford Union Society es la plataforma más importante de debate en el Reino Unido fuera de Westminster. El 25 de octubre, en el estrado de su salón gótico victoriano se acomodó la rubicunda figura del suizo Sepp Blatter, el presidente de la FIFA, invitado del día. Tras una exposición más o menos convencional sobre su labor — “no soy un matón que acaricia un gato persa en un siniestro despacho”, declaró—, el coordinador del evento le pidió que se posicionara en el debate más elemental y más extendido del universo futbolero confesando a quién prefería. ¿Lionel Messi o Cristiano Ronaldo? Al oír la propuesta, los ojos de Blatter lanzaron chispas de picardía.

“El vídeo”, se quejó el portugués, “muestra el respeto que la FIFA tiene por mí y mi país”

—Leo es un buen chico, dijo. —A cada padre o madre le gustaría tenerlo en su casa. Es un buen hombre, muy rápido, nada exuberante. Juega muy bien, como si estuviera bailando. Es un hombre agradable. Es realmente bueno. Es un buen chico y eso lo hace tan popular. Naturalmente... Hace tantos goles porque es un buen hombre.

Sentado en un sillón negro, Blatter dio golpecitos de tobillo, como intentando representar los famosos toques cortos de Messi mientras lo describía con palabras. De pronto, se puso de pie en el estrado y, ante el asombro general, hizo la mímica del caballero andante que baja la visera de su yelmo y camina con dificultad, como un robot, oprimido por la pesada armadura.

—El otro —prosiguió Blatter, en referencia a Cristiano— es como un comandante sobre el campo de juego. ¡Brom, brom, brom...! Es la otra parte del juego y es bueno tener esos comandantes. Es la otra parte del fútbol. Son contrastes que dan vida al fútbol. Uno gasta más en peluquería que el otro, pero no puedo decir quién es el mejor. La lista del Balón de Oro se publica el martes [Xavi e Iniesta son los únicos españoles entre los 23 finalistas] y ellos deben decidir. A mí me gustan los dos. Pero yo prefiero a Messi.

La relación de la FIFA con el Madrid comenzó a deteriorarse desde que Florentino Pérez ocupa el sillón presidencial del Bernabéu. La desconfianza que profesa Pérez hacia los organismos tradicionales del fútbol internacional ha contribuido a un distanciamiento gradual de las instituciones. En 2000, cuando llevaba unos meses en el cargo, Pérez recibió en Roma, de manos del propio Blatter, el galardón que reconocía al Madrid como mejor club del siglo XX. Desde entonces ambos mandatarios han librado una guerra soterrada, interrumpida durante el interregno de Ramón Calderón, que impuso a Blatter la insignia de oro y brillantes madridista en 2006, nombrándole socio de honor. El regreso de Pérez al Bernabéu en 2010 coincidió con la reanudación de los desencuentros corporativos, sutilmente manifiestos en la etiqueta y el protocolo de las galas. La exhibición de Blatter en Oxford no parece casual en el contexto de descrédito que inspira el Madrid en las oficinas de la FIFA en Zúrich. El instinto político de Blatter no invita a pensar en gestos sin cálculo. Cristiano es el emblema más universal del Madrid y su caricaturización pública no podía pasar inadvertida.

“Lamento”, dijo luego el dirigente suizo, “que le duela tanto, no fue mi intención”

Florentino Pérez se apresuró a enviar una carta a Blatter exigiéndole una rectificación. “Me pareció una falta de respeto y estoy de acuerdo con el presidente”, dijo el entrenador, Carlo Ancelotti, que también interpretó lo sucedido como un ataque al club, no solamente al jugador.

La respuesta de Blatter fue solemne, pública y por escrito, y atribuyó el embrollo a un malentendido. “Lamento mucho”, dijo, “que esta situación producida en un acto universitario le duela tanto y le presento mis excusas por ello. Nunca fue mi intención incomodar o faltar al respeto al Real Madrid, ni a uno de sus jugadores o a su afición, no solamente por ser el club fundador de la FIFA sino también por ser el club que sigo y admiro desde mi juventud”.

Ofendido por el vídeo, Cristiano reaccionó con la publicación de un comunicado a través de su cuenta en Facebook en donde interpretó que había sufrido una agresión que hizo extensiva a toda Portugal. “El vídeo”, lamentó, “muestra claramente el respeto y la consideración que la FIFA tiene por mí, por mi equipo y por mi país [Portugal se juega en la repesca ante Suecia el pase al Mundial de 2014]. Esto aclara muchas cosas. Le deseo al señor Blatter salud y una larga vida, con la certeza de que seguirá siendo testigo, como merece, del éxito de sus equipos y jugadores favoritos”.

Sobre la firma

D. T.

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS