Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gran reto de España

El ‘Volvo 70 Mapfre’, que estableció un nuevo récord de velocidad en el Atlántico.
El ‘Volvo 70 Mapfre’, que estableció un nuevo récord de velocidad en el Atlántico.

La Volvo Ocean Race está considerada la competición más dura, difícil y extrema entre todos los deportes. Solo participar en ella supone un gran reto para cualquier país y representa todo un desafío humano, logístico y tecnológico. Es la prueba oceánica por excelencia, un calificativo que se ha ganado a pulso gracias a una excelente trayectoria en la que figuran muchos de los nombres más conocidos del deporte de la vela, como Eric Tabarly, Sir Peter Blake, Grant Dalton, Paul Cayard, Dennis Conner, John Kostecki o más recientemente Mike Sanderson, Torben Grael y Franck Cammas. España ha estado presente con el Licor 43 de Joaquín Coello, que supuso la primera vez que nuestro país participaba en la regata, y continuó con las del Fortuna, y la del Galicia 93. En los últimos años ha continuado la presencia de España con las cuatro participaciones de Telefónica lideradas por nuestros campeones olímpicos Iker Martínez y Fernando Echávarri.

En su 40º cumpleaños, la Volvo Ocean Race es, sin lugar a dudas, la regata oceánica más importante del mundo y junto a la Copa del América son las dos únicas regatas que están entre los 10 eventos deportivos de más audiencia a nivel mundial.

Hemos sido un ejemplo de trabajo en equipo, el valor que nos puede llevar al éxito

Uno de los primeros retos a los que se enfrenta un equipo en la Vuelta al Mundo es conseguir el apoyo suficiente de los patrocinadores para financiarlo, de manera que se pueda suministrar a barco y tripulación los medios necesarios para competir con posibilidades de victoria. Afortunadamente todos los que participan en la Volvo Ocean Race, empezando por la organización de la regata, los organizadores de las etapas y los equipos, se vuelcan en intentar dar el máximo retorno a los patrocinadores.

En los últimos años la utilización de más cámaras a bordo, la inclusión del tripulante de comunicación, los gabinetes de prensa, las ayudas fiscales, la visibilidad de las marcas, los programas de hospitality, las audiencias millonarias, los visitantes en directo en las distintas etapas, los invitados VIP y un largo etcétera están contribuyendo a que los patrocinadores rentabilicen al máximo su inversión.

El gran reto de España

Además de todo esto, y según todas las encuestas, los valores que transmite la Volvo Ocean Race de esfuerzo, trabajo en equipo, ecología, alta tecnología, aventura, solidaridad, etc. también contribuyen decisivamente a la buena imagen de los patrocinadores y, por tanto, a rentabilizar su inversión.

El esfuerzo colectivo, la coordinación, la confianza mutua, el reparto de responsabilidades… en definitiva, el trabajo en equipo, es además imprescindible para el éxito. En medio del océano no hay posibilidades de sentar a nadie en el banquillo, de parar en boxes o de cambiar algún tripulante para el día siguiente. Los que están a bordo tienen que seguir hasta el final, no solo luchando por ganar sino también, en determinados momentos, poniendo literalmente su vida en manos de un compañero. Aquí nunca sabes dónde termina la competición y comienza la aventura, porque a veces más que por ganar se lucha por sobrevivir.

En 2014 nos gustaría volver a participar representando a España con un equipo que se sitúe como uno de los favoritos para ganar y una tripulación española experta y competitiva. En anteriores ediciones los miembros del equipo español, formado por un grupo de especialistas en áreas como tripulación, equipo de tierra, meteorología, preparación física, nutrición, logística, financiación, administración, comunicación, márketing y relaciones públicas ya demostraron su capacidad de luchar por ganar la Vuelta al Mundo. Concretamente en la pasada edición, en 38.000 de las 40.000 millas del recorrido los españoles fuimos los líderes de la general por puntos, además de ser los más rápidos sacándole al ganador seis días, seis horas, 21 minutos y 14 segundos.

En medio del océano no hay posibilidades de sentar a nadie en el banquillo, de parar en boxes o de cambiar algún tripulante para el día siguiente

Creo que en todos nuestros proyectos de Vuelta al Mundo hemos sido un excelente ejemplo de trabajo en equipo, mejorando y aprendiendo con cada etapa, trabajando juntos por el objetivo común, y en estos momentos es quizás el valor más importante que tenemos, y lo que más nos puede ayudar a alcanzar el éxito en el futuro.

Hasta la línea de salida nos queda todavía un largo camino lleno de dificultades pero cada milla recorrida, cada dificultad superada y cada problema resuelto supone una gran victoria para todos nosotros. Eso es lo que más nos anima a continuar esforzándonos al máximo para intentar estar el 4 de octubre de 2014 en la línea de salida de la Volvo Ocean Race y luchar así para traer un nuevo gran éxito al deporte español.

Pedro Campos ha sido 14 veces campeón mundial en diferentes clases y ha dirigido cuatro barcos españoles en la Volvo Ocean Race.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información