Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bale precipita la renovación de Cristiano

El incierto rendimiento del galés convence a Florentino Pérez de apostar por retener al valor seguro

El Madrid le ofrece 18 millones netos por curso hasta 2018, el mayor sueldo mundial

Cristiano bromea con Modri y Bale.

La renovación del contrato de Cristiano Ronaldo con el Madrid, la tarea más trascendental que ha acometido el club en los últimos meses, está lista para la firma. Así lo aseguran los altos cargos en las oficinas del Bernabéu desde la semana pasada, cuando trasladaron al agente del jugador, Jorge Mendes, una oferta de 18 millones de euros netos en concepto de sueldo básico para las próximas cinco temporadas. Sobre esa cifra, el salario más elevado del fútbol mundial, comenzaron Cristiano y el Madrid a sentar las bases de un acuerdo después de meses de desencuentros.

El actor principal de la negociación por parte del club es el director general corporativo, José Ángel Sánchez, que también fue quien negoció con el United el fichaje del portugués en 2009. El presidente, Florentino Pérez, prefirió delegar después de llegar a una conclusión irreversible hace 20 días, cuando confesó a sus directivos algo que para todos parecía evidente menos para él: “No nos podemos permitir no renovar a Cristiano”. A partir de ahí, Sánchez comenzó a subir las ofertas. De 15 millones hasta 18, sin contar con los incentivos por objetivos. La suma no es casual. Zlatan Ibrahimovic (PSG) es, por ahora, el futbolista con mejor sueldo del mundo: cobra 17 millones de euros netos. Mendes siempre dijo que quería convertir a su representado en el jugador mejor pagado.

Mendes siempre dijo que quería convertirlo en el jugador mejor pagado, por delante de Ibrahimovic

El Madrid cuenta con un excelente cuadro de técnicos analistas. No toman decisiones estratégicas pero viven haciendo predicciones para generar soluciones y anticiparse a los problemas. Hace unos días, uno de estos consejeros próximos a Florentino Pérez le avanzó un análisis de la situación de Gareth Bale, considerando las implicaciones políticas que podría tener sobre su presidencia el rendimiento deportivo de un fichaje que oscila entre 91 y 101 millones de euros según las distintas versiones. Si Bale se adaptaba y respondía a las expectativas generadas por su precio, el presidente, como impulsor solitario del fichaje, acapararía el éxito. Pero, ¿qué pasaría si Bale no conseguía estar a la altura de su precio?

Recreando el peor escenario posible, este técnico previno a Pérez de que esta temporada será importante para medir la evolución de Bale pero el dictamen definitivo no se podrá efectuar hasta que acabe la temporada 2014-15. En el caso de que para entonces se certifique que Bale no ha cumplido con las expectativas, este asesor recordó al presidente que la eventual conclusión coincidiría con el final del contrato de Cristiano, en junio de 2015. Si, como nadie duda, Cristiano sigue en su apogeo para entonces y se marcha a lo grande, los socios podrían volverse contra Pérez, responsabilizándole de contratar a un jugador que era una incógnita y liberar al mejor goleador madridista desde Puskas. En el peor de los escenarios, su mandato presidencial estaría en peligro. Ante estas consideraciones, la decisión de Pérez resultó irrevocable: renovar a Cristiano a cualquier precio.

Cristiano ha recibido ofertas del PSG y del United invitándole a concluir su contrato para quedarse libre y cobrar el traspaso en 2015

La gran inversión realizada por Bale ha convertido al galés en motivo de preocupación para los directivos porque se trata de un fichaje más proselitista que técnico. En el palco hay ansiedad por ver al jugador triunfar y justificar su precio. Es un futbolista excepcionalmente bueno, pero el dinero que costó no deja margen de maniobra a los gestores de su fichaje, y en la gestión del fichaje no hay entrenadores sino directivos. Los dirigentes observan que en una actividad de desarrollo azaroso como el fútbol hasta los mejores pueden fracasar. Haga lo que haga en estos primeros meses, Bale será un enigma. Para los directivos, el mejor colchón para frenar un hipotético tropiezo con Bale es la renovación de un valor seguro como Cristiano, que a pesar de haber marcado un gol por partido durante sus primeros cuatro años en el club nadie le ofreció una mejora del contrato que firmó en 2009.

El goleador portugués asegura que quiere renovar por el Madrid porque le encanta el club, aunque su relación con Florentino Pérez le resulte amarga. Cristiano dice a sus amigos que el desprecio que le hizo Pérez el año pasado, invitándole a marcharse a cambio de suficiente dinero para fichar a Messi, mereció una disculpa que nunca le ofreció. El jugador reconoció que el presidente estuvo muy cariñoso con él durante la gira por Estados Unidos, pero lamentó que solo se dirigiera a él en público y nunca le invitara a hablar a solas. Según el entorno de Mendes, el agente le dijo a Cristiano que si quería seguir en el Madrid debería hacer sacrificios morales y económicos porque perdería dinero, porque el Madrid era un club muy “político”, y porque Pérez era demasiado orgulloso como para reconocerle su error.

Cristiano, de 28 años, ha recibido varias ofertas invitándole a concluir su contrato con el Madrid para quedarse libre y cobrar el traspaso él mismo en 2015. El PSG le ofreció 20 millones de euros de sueldo neto más 80 millones de prima de traspaso. El Manchester United le puso sobre la mesa 17 millones de sueldo más 50 millones de prima. En ambos casos le extendieron los documentos para que firmara cuando quisiera, garantizándose su cumplimiento. En Gestifute alertaron a Cristiano para que ponderase la situación, y él se ha mostrado proclive a renovar. Florentino Pérez también parece más impaciente que nunca por cerrar el acuerdo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información