Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con Sampras a la vista

Nadal gana su decimotercer grande y se encarama al podio del tenis, donde solo lo superan Sampras y Federer, el primero

Nadal celebra este lunes su triunfo en la final del Abierto de EE UU.
Nadal celebra este lunes su triunfo en la final del Abierto de EE UU. AFP

La victoria de Rafael Nadal tiene consecuencias de carácter histórico. Al sumar su decimotercer grande, el mejor tenista español de la historia deshace el empate que le unía a Emerson (12) y se encarama en solitario al podio del tenis, donde ya solo le superan Pete Pistol Sampras (14) y Roger Federer (17). Por detrás del mallorquín quedan ya nombres míticos que parecían inalcanzables, como Rod Laver y Bjorn Borg (11 ambos), Jimmy Connors (8) o John Big Mac McEnroe (7).

Hay más datos que contextualizan el triunfo del único tenista que ha sido capaz de ganar grandes durante nueve cursos seguidos en la historia de este deporte. Al imponerse en Nueva York, Nadal certificó su carácter de tenista multipista y su capacidad de imponerse en la competición por encima del dorsal.

El mallorquín es el tenista que más ha dominado a los números uno con los que se ha enfrentado. Nadie en la historia de la raqueta puede presumir del 19-9 que el número dos suma contra Roger Federer y Novak Djokovic, los dos jugadores que han ocupado el trono a los que se ha enfrentado desde que él es profesional (13-6 al suizo y 6-3 al serbio).

El título 60 de su carrera, décimo de la temporada, redondea un curso impensable, que empezó sin competir el Abierto de Australia y con dudas tras sufrir siete meses de baja con una rotura parcial de ligamento rotuliano y una hoffitis. Ahora, los 77 títulos de Federer, que parecían inalcanzables para cualquiera de sus coetáneos, no parecen tan lejanos para un tenista de 27 años. Una cosa es segura: Nadal siempre rompe barreras, revienta récords y consigue lo que parece imposible.

Más información