_
_
_
_

Gylmar dos Santos, el portero de Pelé

Compañero de la estrella en el Santos y Brasil, conquistó dos Mundiales

Gylmar, a la derecha, junto a Pelé (llorando), en Suecia 1958.
Gylmar, a la derecha, junto a Pelé (llorando), en Suecia 1958.

Gylmar ya era un veterano portero de 28 años cuando el joven Pelé, de 17, lloró sobre su pecho tras proclamarse campeones del mundo en Suecia 1958. Gylmar dos Santos Neves, conocido como Gylmar, falleció el domingo a los 83 años en su casa de São Paulo. Y ayer lo recordaban dos viejos amigos y compañeros en el Santos y en la selección: Pepe, el extremo zurdo de procedencia gallega, y el mediocampista Zito, que viajaban juntos en coche desde Santos a São Paulo para despedir al “mejor arquero brasileño de todos los tiempos”.

“Ayudó mucho a Pelé. Conversaba mucho con él. Le transmitió su experiencia”, explicó ayer por teléfono Pepe. “Portero alto, seguro, sobrio. Transmitía mucha seguridad”, continuó Pepe sobre Gylmar, el único guardameta campeón del mundo como titular en dos torneos consecutivos, en 1958 y en Chile 1962. “Tenía cinco años más que nosotros y ha sido mejor que Barbosa, Félix, Tafarel...”, añadió el exjugador del Santos.

Gylmar traspasó la maldición que ha perseguido a los porteros brasileños que le precedieron (el más dramático fue el caso de Barbosa, maltratado tras fallar en el Maracanazo por el que Uruguay le arrebató a Brasil la Copa del Mundo de 1950); y que le sucedieron (a Félix, el meta de Brasil 1970, la selección más bella de la historia, nunca se le valoró porque se entendía que aquel conjunto era tan superior a sus rivales que ganaba sin un gran portero).

Procedente del Jabacuara, Gylmar llegó al Corinthians en 1951. Gracias a su carisma, consiguió ser un ídolo de dos rivales enconados como el Corinthians y el Santos. En ambos disputó más de 300 partidos. Y al Santos llegó en 1961 para formar parte, junto a Pelé, Pepe, Zito, Lima, Mengálvio y Coutinho, del brillante bicampeón de la Copa Libertadores (1962 y 1963) y de la Intercontinental (1962 contra el Benfica de Eusebio y en 1963 frente al Milan).

En el libro Futebol: la manera de vivir de los brasileños, el periodista Alex Bellos cuenta cómo los padres de Gylmar le pusieron el nombre uniendo la primera sílaba del padre Gilberto y la primera de la madre, Maria. Siempre titular en los equipos de Pelé, en el Santos como en la selección, durante la década de los sesenta, el título le vino solo: “El portero de Pelé”.

Con Brasil fue 94 veces internacional y disputó tres Copas del Mundo. En la última, Inglaterra 1966, de suplente de Manga. Su retirada se produjo en 1969, a los 39 años, después de 18 bajo palos. “Estamos muy tristes porque hemos perdido en pocos días a De Sordi [exlateral brasileño, campeón también en 1958] y a Gylmar”, se lamentó Pepe. En homenaje a ambos, la selección brasileña portará el brazalete negro en el próximo partido amistoso contra Australia, el 7 de septiembre.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_