Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conflicto de Ancelotti

El técnico del Real Madrid manifiesta su inquietud ante la fractura social que reveló la suplencia de Casillas, pero insiste en que no tomará decisiones definitivas en Granada

Ancelotti observa un rondo de sus jugadores. Ampliar foto
Ancelotti observa un rondo de sus jugadores. EFE

“Yo he jugado muchas veces en el Bernabéu”, dijo Ancelotti, que a pesar de haberse retirado del fútbol en activo hace 20 años sigue pensando como jugador. “No es fácil visitar este campo porque el ambiente es muy caliente. Para nosotros, para todos los jugadores, es muy importante el apoyo de los aficionados porque el Santiago Bernabéu es nuestra casa y allí tenemos que estar confortables. Estoy seguro de que en el próximo partido habrá un ambiente de apoyo al equipo”.

Al entrenador del Real Madrid le ha estallado un conflicto entre las manos y parece preocupado por la fractura social que ha percibido en las gradas. La decisión de prescindir de Casillas y alinear a Diego López en el primer partido de Liga, contra el Betis hace una semana, desató una tormenta en las tribunas y en la opinión pública. El revuelo alcanzó su máxima expresión momentos antes del descanso del amistoso contra el Al-Sadd, durante el Trofeo Santiago Bernabéu, el pasado jueves. Precisamente en el momento en que Ancelotti mandó a calentar a Diego López a la banda, provocando la reacción airada del público. El meta gallego salió a solo a calentar y aún no había concluido el primer tiempo. El resto de los suplentes no lo hizo hasta que llegó el descanso. La gente pitó a López y entonó cánticos de exaltación a Casillas en una exhibición de malestar que, de persistir, no augura nada bueno para el ciclo que se inicia.

“Mandé a calentar a Diego López a la banda porque los porteros necesitan más calentamiento que los jugadores de campo”, explicó Ancelotti, apelando a la ciencia. “Lo mandé a calentar cinco minutos antes del final de la primera parte para que estuviera listo cuando empezara la segunda parte. Esta fue la razón. No fue una falta de respeto. Todo el mundo del fútbol sabe que el portero necesita más calentamiento que otros jugadores”.

Tata Martino aún no sabe cómo es el fútbol en Europa y cómo funciona su club”

El técnico italiano quiere poner fin a una crisis de consecuencias impredecibles. Desde el club sospechan que devolverá a Casillas a la titularidad, sin que queden completamente claras las motivaciones que le llevaron a quitarlo. El vestuario permanece en vilo ante una medida que desconcertó a todos los futbolistas. Ancelotti se negó a revelar nada ayer al mediodía pero, curiosamente, admitió que tanteará a los guardametas antes de resolver el dilema que, asegura, tiene carácter provisional: “No voy a decir públicamente quién va a ser el portero titular porque sobre este tema se está hablando mucho. Prefiero hablar antes con los dos y después tomaré una decisión. Pero no será una decisión definitiva”.

“Para mí la reacción del Bernabéu fue un poquito desagradable porque la afición del Madrid es una muy buena afición”, prosiguió el técnico italiano, en relación con los pitos a Kaká, López, Benzema, e incluso a Casillas en el Trofeo Bernabéu. “Es importante comprender que yo intento tomar la decisión por el bien del equipo, para ganar, para el club. Sobre todo es importante comprender que no va a jugar Diego, o Iker. No va a jugar Kaká o Benzema. Va a jugar un jugador del Madrid. Puede ser que el entrenador se equivoque, pero intento tomar todas las decisiones pensando en el equipo y en el club. Si el equipo juega mal el público tiene que silbar. Eso es normal en todo el mundo. No pido nada en este sentido. Lo que pido es que, a priori, haya un apoyo importante”. “Lo que ha ocurrido no tiene nada de particular”, concluyó, contradiciéndose. “Es normal. Casillas es… Tengo suerte de tener dos porteros fantásticos. Tengo que tomar una decisión y lo normal es que se produzcan estas reacciones”.

Ancelotti debió hacer uso de todos sus recursos de oratoria política para salir airoso del asunto de los porteros. Que le preguntaran por las palabras de Martino juzgando la moralidad del oneroso fichaje de Bale por el Madrid debió resultarle un alivio. “Pienso”, replicó el técnico, por fin suelto, “que el Tata Martino no hace mucho tiempo que está aquí y todavía no comprende cómo funciona el fútbol europeo, ni tampoco comprende cómo funciona su propio club porque el Barcelona ha comprado jugadores muy importantes pagando dinero. Las palabras de Martino fueron un poco extrañas”.

Mourinho frustra al Tottenham el fichaje de un sucesor de Bale

Bale, en una piscina de la Costa del Sol.
Bale, en una piscina de la Costa del Sol.

El técnico del Chelsea, José Mourinho, le arrebató a última hora al Tottenham el fichaje de Willian. El volante brasileño era uno de los elegidos por los Spurs para cubrir la marcha de Gareth Bale al Real Madrid. El jugador llegó a pasar el reconocimiento con médico con los Spurs. La intromisión del Chelsea, que pagará al Anzhi ruso unos 35 millones por Willian, puede retrasar algo el traspaso del extremo galés al Bernabéu. Willian, de 25 años, solo ha sido dos veces internacional con Brasil. Nacido en São Paolo y procedente del Corinthians, llegó al Shakhtar Donetsk en 2007. De allí fue traspasado al Anzhi por 35 millones en enero pasado.

Mientras, Bale ha pasado el fin de semana en Marbella a la espera del desenlace final de su traspaso al Real Madrid. El extremo galés, que aterrizó el sábado en la Costa del Sol, fue fotografiado en la piscina del complejo en el que se aloja.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información