Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Phelps a Lochte y Franklin

“No puedo pensar en él sino en mí”, dice su verdugo en Londres.

"Su legado es insuperable; queremos el nuestro”, afirma la joven estrella.

Missy Franklin y Ryan Lochte, en rueda de prensa Ampliar foto
Missy Franklin y Ryan Lochte, en rueda de prensa Getty Images

Inauguración y siete días después del inicio del Mundial, los focos proyectaron su máxima potencia en el Palau Sant Jordi. No fue en su maravillosa piscina, sino en la sala de conferencias anexa, donde lucieron tras los micrófonos las grandes estrellas del equipo de Estados Unidos, de la natación mundial. Sin embargo, en el ambiente pesaba una ausencia. Por primera vez en más de una década falta a la cita de una gran competición internacional el rey, Michael Phelps (22 medallas olímpicas, 18 de oro, y 26 títulos mundiales). Ryan Lochte, el hombre que osó derrotar a su rival y amigo en los 400 estilos en los Juegos de Londres, ejerce ahora de líder sin haber escapado aún de la sombra del Tiburón de Baltimore. “No hay duda de que es el mejor nadador de la historia. Yo estoy feliz por haber formado parte de ello”, explicó Lochte, que en Barcelona tiene previsto nadar en siete pruebas. “Es el competidor más fuerte contra el que he nadado. Lo pasé bien y creció una gran amistad entre nosotros. Nuestra competencia nos hizo mejores. Lo echaré de menos. Pero no puedo pensar solo en él. Hay otros rivales que están encontrando diferentes maneras de nadar mucho más rápido. Ahora tengo que preocuparme por mí mismo”. A sus 28 años, Lochte (12 títulos mundiales), se mostró un tanto escéptico sobre su rendimiento tras un año olímpico en el que, durante varios meses, interrumpió su preparación y se centró en otras actividades, como su propio reality show.

Missy Franklin, la chica que asombró con cuatro títulos olímpicos en Londres cuando tenía 17 años, se refirió igualmente a Phelps. “No creo que nadie pueda nunca superarlo. Nos ha iluminado de tal forma a todos que continuará brillando durante muchos años. Su legado habla por sí mismo, pero pienso que todos deseamos tener nuestro propio legado”. El misil Myssi parece intocable en los 100 y 200 espalda y será candidata al título en los 100 y 200 libre. En Barcelona tiene previsto nadar ocho pruebas.

El equipo estadounidense se ha renovado y, además de Franklin, aporta nuevas caras como las de Katie Ledecki (16 años) y Kevin Cordes (19 años) junto a veteranas como Nathalie Coughlin (30 años). Estados Unidos, que ultimó su preparación en Mendizorroza (Vitoria), vuelve a ser la referencia a liderar el medallero (ocho oros en hombres y ocho en mujeres en el Mundial de Shanghái). “Contamos con una interesante mezcla de jóvenes y veteranos tanto en hombres como en mujeres y creo que será bastante divertido”, afirma uno de los directores del equipo, el veterano Bob Bowman, que tampoco se escapó de una pregunta sobre Phelps y los rumores sobre su vuelta a la competición. “Mi respuesta a eso es siempre la misma: cuando lo vea, lo creeré”. Donde sí volverá Phelps, este sábado y aunque sea como espectador, es a Barcelona, la ciudad donde explotó hace 10 años, ganó tres oros y derrotó a Ian Thorpe.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.