Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

No hay paz para Contador

El millonario ruso Oleg Tinkov dejará de financiar al equipo Saxo en 2014

El banquero criticó a Alberto Contador tras el Tour, por ser “demasiado rico y sin hambre”

Oleg Tinkov, junto a Alberto Contador en las oficinas de su banco en el centro de negocios Olimpia Park, Moscú. Ampliar foto
Oleg Tinkov, junto a Alberto Contador en las oficinas de su banco en el centro de negocios Olimpia Park, Moscú. Cordon Press

Después de criticar caprichosamente mediante sangrantes tuits la marcha del equipo en el Tour pasado, Oleg Tinkov, cervecero, prestamista y millonario de San Petersburgo, ha dado un paso más en su distanciamiento con el equipo de Alberto Contador y ha decidido dejar de financiarlo a medias con el banco Saxo, como había hecho desde hace menos de un año, en vísperas de la Vuelta.

Así lo anunció ayer el dueño del equipo, Bjarne Riis, quien debe buscar un nuevo copatrocinador para poder equilibrar el elevado presupuesto del mejor equipo del pasado Tour.

La noticia supone otro motivo de preocupación para el líder del conjunto, Contador, quien no puede encontrar la paz y la tranquilidad de espíritu que tanto dijo que necesitaba al terminar el Tour fuera del podio pese a su pelea, y herido en una rodilla y en la moral.

Cualquier decisión que toma Contador, quien parece que cada vez debe luchar más para mantener su poder de libertad dentro del equipo, termina en conflicto. Así, después del Tour dijo que no correría la Vuelta, que solo necesitaba reposo para poder preparar la próxima temporada mejor que la decepcionante actual. Poco después, sin embargo, Riis, ausente la mayor parte del Tour por miedo a las preguntas sobre dopaje y esquivo con los medios, declaró que él no estaba de acuerdo con la ausencia del chico de Pinto en la ronda española, donde defiende título y donde podría salvar los muebles de una temporada en la que solo ha logrado una victoria, una etapa de la Vuelta a san Luis, en Argentina.

Las fricciones con Riis, a quien Contador no perdona la distancia televisiva con la que dirige al equipo en los momentos más importantes (el volante lo llevan en carrera el francés Mauduit y el italiano Guidi, quienes no cuentan con la autoridad suficiente), provienen también de la imposición de su novia como dietista del equipo, de un amigo como entrenador, y del consejo, casi orden, a Contador de que debería irse a vivir a Lugano, junto a él, un lugar que tampoco vuelve loco a la familia y a los amigos de Contador, que emigraron con él.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.