Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El problema son los jugadores”

Francesco Baranca, director legal y portavoz de la casa de apuestas SKS365, señala a los futbolistas y a las mafias

René Schnitzler, exjugador del St. Pauli
René Schnitzler, exjugador del St. Pauli

“El problema no son los equipos sino los jugadores, que caen en manos de mafias con las que se endeudan”, dice Francesco Baranca, director legal y portavoz de la casa de apuestas SKS365, muy involucrada en la lucha contra el amaño de partidos. Las investigaciones policiales han llegado a la misma conclusión: las redes están formadas por futbolistas de Primera y Segunda División que actúan por medio de testaferros.

El delantero alemán René Schnitzler, que admitió haber haberse dejado sobornar en cinco partidos con el St. Pauli en 2008, resumió la fiebre por las apuestas que sufren muchos jugadores con una anécdota ante los magistrados: “En 2005, en el Bayer Leverkusen nos jugamos 500 euros a ver qué maleta saldría la primera del avión”, relató. Y añadió: “El 80% de los jugadores apuesta. Es una enfermedad”.

España no es en este terreno un país diferente. “Por nuestra experiencia en Italia, intuimos que el sistema funciona igual en España: algunos futbolistas apuestan cada vez más hasta que empiezan a perder regularmente y caen en manos de prestamistas. Cuando no pueden devolver los préstamos, les dicen que no se preocupen, que en vez de darles el dinero se organicen para amañar algunos resultados de los partidos que juegan”, añade Baranca.

A este experto le sobran ejemplos de una mal que se extiende en el fútbol europeo al ritmo que lo hace la fiebre por las apuestas. Y también de cómo las casas de apuestas pueden ayudar en la lucha contra esta lacra. “Un caso muy claro es el del Novara, en Italia. Avisamos a su directiva de las anomalías, reunió a sus jugadores y les advirtió de que si perdían les denunciaría a la policía. Ganaron”.

Los expertos como Baranca saben que también es un negocio peligroso. Yordan Dinov, representante de SKS365 en Bulgaria, fue asesinado con seis balazos en el centro de Sofía el 4 de abril de 2012 tras denunciar partidos amañados.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información