Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Murray reescribe la historia

77 años después del triunfo de Fred Perry, el número dos se convierte en el primer hombre británico en ganar el título

“Me faltó paciencia”, reconoce Djokovic tras firmar 40 errores

Murray muestra el trofeo en la pista central. Ampliar foto
Murray muestra el trofeo en la pista central. Getty

Para convertirse en el primer hombre británico que gana Wimbledon desde 1936 (6-4, 7-5 y 6-4 ante Novak Djokovic), Andy Murray combate un buen puñado de demonios, regatea a unos cuantos fantasmas y le enseña al número uno lo que es vivir en el infierno.

Nole empieza con tres bolas de break en contra, que supera. Los dos contrarios tardan 20 minutos en llegar al 2-1, media hora en alcanzar al 3-2 y 1h en negociar el primer set. Hay intercambios de 25 golpes, el sol castiga con 33 grados y la grada aprieta como una orquesta de lobos hambrientos. Djokovic, cocido ya por las 4h 43m que consumió para tumbar a Juan Martín del Potro en semifinales, en comparación a las 2h 52m que empleó su contrario, acaba frito. Disparado en los errores no forzados (40, por 21 de su contrario). Precipitado en las decisiones. Derrotado entre los rugidos de la grada ("Let's go Andy!"), que impulsó con fanfarrias de guerra la llegada de un nuevo rey británico de Wimbledon. Al cuarto punto de partido y tras superar tres bolas de break en un último juego agónico, Murray hizo buena la cábala: 77 años después del último título británico masculino (1936, Fred Perry), y sabiendo que el último llegó en 1977 (Virginia Wade, en el cuadro femenino), el escocés celebró el suyo el 7 del 7.

Se compitió sobre hierba, pero a veces se jugó como si la pista fuera de tierra. Estos dos tenistas, que son el número uno y el dos, intercambiaron 31 juegos sin break en la final del Abierto de Australia 2013. Estos dos jugadores se sirvieron entonces de sus saques para hacer de sus parciales una fortaleza inaccesible. En Wimbledon, no. En Londres, teórico reino de los sacadores, allí donde la hierba premia a los atrevidos, el resto se impuso abrumadoramente al servicio y fueron cayendo los breaks (once en total), que dinamitaron cualquier ventaja, obligaron al cuerpo a cuerpo y pusieron a la final el precio de lo prohibido.

Murray y Djokovic con sus trofeos. ampliar foto
Murray y Djokovic con sus trofeos. AFP

La tensión maniató a los dos rivales. Murray, ciclotímico como pocos, protestó de una zapatilla que no parecía encajarle bien en el pie, se quejó del abanico de un espectador, y caminó a veces entre resoplidos, como un muerto viviente, agotado, roto, parecía. Djokovic, tantas veces graduado como competidor implacable, un caníbal, no aprovechó esas señales.

A Nole le pudo el cansancio (“No tuve suficiente gasolina”) y le carcomió la moral la grada. Acabó superado por la caldera de Wimbledon. El serbio se enredó en la trampa. Gritó. Chilló. Miró al cielo mientras soltaba demonios por la boca, y en una ocasión dirigió su ira contra el juez de silla. Finalmente, tomó una decisión.

"Andy! Andy!", tronaba el gentío, ensordecedor, y Djokovic que decidió que el mejor antídoto para que el público no jugara el partido era impedirle entrar en los peloteos. Él, que es el rey del ritmo, el patrón de la cadencia y el juego de fondo, enlazó varios minutos de juego relampagueante. Intentó algún saque volea. Tiró muchas dejadas, intentando que Murray abandonara su zona segura. Quiso acabar con el debate de tiro en tiro. Desenfocado (“No fui lo suficientemente paciente”, reconoció luego), empezó a contar ocasiones perdidas: 4-1 en la segunda manga; 4-2 y saque en la tercera, tras remontar un 0-2….

En el último juego, el campeón perdió tres bolas de partido y afrontó tres opciones de break

Murray, también presa de los nervios, como demostró la indigestión que le causó verse 6-4, 7-5 y 2-0, consiguió eso con inteligencia. En la medida de lo posible, el escocés intentó negarle los ángulos a Djokovic, porque sabe que ahí Nole es un asesino. Murray, que vive cómodamente anclado en la línea de fondo, donde defiende todo lo defendible, buscó pelotazos profundos y centrados; bolas difícilmente atacables que obligaron a su contrario a arriesgar muchísimo para abrirse la pista por los laterales. Negada una de las claves de su juego, Djokovic rebuscó en sus otras señales vitales. Una es la defensa, y bien que defendió, pero se resbaló y besó la hierba más veces que en el resto del torneo junto. Otra es la derecha, y bien que la utilizó, pero en varios momentos fundamentales la tiró a la red y el pasillo, esposado por la grandeza del momento. La mejor, finalmente, es el resto, pero en eso dependió mucho de Murray, que encontró sus mejores saques cuando de verdad importaba: 9 aces, 72% de puntos ganados con el primer saque, por un famélico 59% de Nole, y 26% de servicios sin volver a su lado de la pista. Un escudo contra los ataques del serbio.

“Murray! Murray! Murray!”, gritó la grada. “Murray!, Murray!, Murray!”, rugió el gentío, cuando, finalmente, el escocés se alzó con su segundo grande y cerró una sequía histórica para su país en Wimbledon. Ocurrió en 3h 09m: una tarde de sol para enterrar 77 años de fantasmas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información