Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hemos devuelto al Madrid al lugar que le corresponde”

Florentino Pérez renueva su mandato presidencial después de que ningún rival se presentara a la convocatoria electoral

Florentino Pérez, rodeado de los miembros de su junta directiva.
Florentino Pérez, rodeado de los miembros de su junta directiva.

A las 00.00 del sábado se cerró el plazo para presentar candidaturas a las elecciones del Real Madrid y sólo hubo una, la de Florentino Pérez, que será proclamado de nuevo presidente el próximo martes. La Junta Electoral proclamó válida la candidatura presentada por Pérez al reunir todos los requisitos exigidos en las normas electorales.

Florentino Pérez presentó este viernes, en el hotel Palace, su candidatura a la presidencia del Madrid sin vislumbrar ningún adversario a la vista. Desde el verano de 2000, cuando batió a Lorenzo Sanz y emprendió la gran remodelación administrativa que convirtió al club en el más rico del mundo en 2005, Pérez ha organizado cuatro candidaturas. Hasta ahora, ha ganado dos en las urnas y una por incomparecencia de oposición, circunstancia que se repetirá en esta ocasión. Resultan disuasorios los más de 70 millones de euros que la Ley del Deporte obliga a avalar a los directivos. Tan desalentador como que los estatutos del club hayan limitado a los candidatos que puedan hacer frente al aval con su “patrimonio personal”, además de tener más de 20 años de antigüedad como socios. Si antes de la medianoche del sábado al domingo no se presenta otro aspirante, Pérez asumirá el cargo automáticamente.

Por primera vez en años, el candidato no mencionó a Mourinho en su discurso. El todavía mánager madridista tampoco apareció en ninguna de las fotos del folleto de la campaña. Hay que mirar al futuro, o al pasado más remoto, por ejemplo, a la primavera de 2009. Eso hizo Florentino Pérez cuando explicó el sentido de misión restauradora que le inspira rememorando, sin mencionar el episodio, la crisis institucional que se abrió con la infiltración de intrusos en la asamblea general de socios compromisarios de 2008, y que obligó a dimitir al anterior presidente, Ramón Calderón.

Aquel hecho alcanza dimensiones catastróficas en la escala sísmica de Pérez, a tenor de sus palabras. “Me presenté a las últimas elecciones”, dijo, “después de asistir a una serie de comportamientos irresponsables que para nada respondían a lo que debe ser este club. No podíamos permanecer impasibles ante lo ocurrido. Se acabaron por tanto los comportamientos alejados de la ética, sobre todo en un club que tiene como bandera el juego limpio”.

El candidato pasó por alto a Mourinho, autor de diversas vulneraciones del código de conducta del club

El candidato pasó por alto a Mourinho, autor de agresiones a entrenadores rivales, descalificaciones a empleados del club, denuncias sin fundamentar contra instituciones y personas, y maltrato público a sus propios futbolistas, entre otras vulneraciones del código de conducta. En el plano deportivo, destacó, en cambio, la obtención de la Copa del Rey después de 18 años, la Liga de los récords, las tres semifinales de Champions después de ocho años de eliminaciones en octavos, y la recuperación de la condición de cabeza de serie, a la que el madridismo nunca dio importancia hasta ahora. “Hemos devuelto al Madrid al lugar que le corresponde”, advirtió Pérez. “Pero estas victorias no nos bastan. La palabra rendirse no entra en el vocabulario madridista”.

“Llevamos ocho años consecutivos siendo el club con más ingresos el mundo”, recalcó el empresario, “y por primera vez somos el club más valioso del mundo para la revista Forbes”.

La inmensa riqueza que ha sido capaz de generar su modelo de gestión, y las inversiones récord que ha propiciado, contrastan, sin embargo, con la pobreza de la colección de títulos obtenidos. La Copa y la Liga son los únicos trofeos importantes que ha logrado Pérez en las últimas siete temporadas que ha gobernado el club.

Resultó casi una parodia que, precisándose 70 millones de euros para aspirar al poder, Pérez hablara de la democracia como de un principio sagrado. “Esta es una de nuestras señas sagradas de identidad”, dijo. “Los socios del Madrid eligen su rumbo, su destino, y lo hacen democráticamente eligiendo a aquellos que deben asumir la responsabilidad de la gestión y que sienten de verdad este club. Os puedo asegurar que mientras yo sea presidente el Madrid será de sus socios y nada pondrá en peligro ese rasgo fundamental de nuestra personalidad, por muy dura que sea la crisis económica”.

De despedida, Adán titular

EFE

En la última convocatoria de Mourinho en el Real Madrid, para jugar con Osasuna en el Bernabéu (sábado a las 17.00, C+ Liga y GolT), no están ni Iker Casillas, que no ocupa la portería desde enero, ni Diego López, el elegido por el portugués para sustituirle. La portería la ocupará Adán, que abandonará en breve el club. La de los dos porteros no son las únicas ausencias destacables de la lista de un partido que no interesa a ninguno de los dos clubes: Sergio Ramos, Pepe, Coentrão, Varane (lesionado), Marcelo (ya con la selección brasileña), Xabi Alonso, Khedira, Kaká y Cristiano Ronaldo tampoco jugarán en la despedida de Mourinho.

Sólo 13 jugadores del primer equipo, entre ellos Nacho y Morata, han sido convocados. La lista es: Adán, Jesús; Fabinho, Arbeloa, Raúl Albiol, Carvalho, Nacho, Llorente; Essien, Modric, Özil, Callejón, Di María, Omar; Benzema, Higuaín y Morata.

Pérez aseguró que la reforma del Bernabéu, que promete convertir en un edificio simbólico “de la era digital”, es imprescindible para asegurar los ingresos necesarios para sostener el ritmo de gastos del proyecto deportivo. El martes tomará posesión rodeado por una junta integrada por Fernando Fernández Tapias, Eduardo Fernández de Blas y Pedro López Jiménez como vicepresidentes, Enrique Sánchez González como secretario y 12 vocales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información