Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CSD defiende que continúe la investigación del ‘caso Carballo’

La denuncia por abusos sexuales contra el exseleccionador de gimnasia, pendiente del recurso

Jesús Carballo en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004
Jesús Carballo en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 cordon press

Que la investigación continúe. Esa fue la intención del Consejo Superior de Deportes (CSD) cuando decidió recurrir el sobreseimiento provisional de la causa dictada por un juzgado madrileño sobre la denuncia por abusos sexuales continuados presentada por una antigua gimnasta contra Jesús Carballo, seleccionador nacional de gimnasia femenina durante más de 30 años. Con el resultado de la investigación policial en la mano, los asesores del CSD consideran que hay motivos para seguir adelante con las pesquisas, incluso aunque los supuestos abusos, que se habrían producido sobre una menor de edad y que la policía considera “completamente veraces”, se habrían producido hace más de 20 años, lo que significa que el delito ha prescrito, y aunque la investigación no ha encontrado “indicios suficientes” de que se hayan producido casos similares más recientes, como han relatado algunos testigos. Los abogados de Jesús Carballo, que el domingo negaron todas las acusaciones en nombre de su cliente, quisieron precisar ayer a través de un comunicado que iniciarán acciones para “preservar y defender” a su representado ya que consideran que la denuncia es falsa.

La Federación Española, que preside el hijo del entrenador, no se pronuncia

Los abogados de Jesús Carballo, que niega todas las acusaciones, “Tenemos la obligación de llegar hasta el final del asunto”, explican fuentes del CSD la decisión de recurrir el auto, un paso que también ha dado la denunciante. Las mismas fuentes subrayan que el organismo se ha querido comportar en todos estos meses con toda la prudencia que requiere un asunto tan delicado como este. La denuncia se presentó ante la policía el 17 de diciembre y a Carballo se le notificó la prohibición de acceder al Centro de Alto Rendimiento de Madrid, donde se entrena el equipo nacional, el 28 de enero. La noticia se conoció a principios de febrero, pero sin que trascendiera que la acusación era de índole sexual.

El informe policial constata que “muchos de los testigos” citados por la policía se han negado a prestar declaración y otros no han querido involucrarse “por temor a represalias” laborales, al seguir ligados al mundo de la gimnasia, un ámbito que, según ellos, monopoliza el exseleccionador Jesús Carballo.

El documento pone como ejemplo a dos mujeres, de 26 y 17 años, respectivamente, que se negaron a colaborar y añade, más adelante, que se han recabado “otros 14 testimonios” que señalan episodios de tratos vejatorios, humillaciones e insultos por parte de Carballo a sus pupilas.

Estos argumentos no han convencido, sin embargo, al titular del juzgado de instrucción número 11 de Madrid, que decidió dar carpetazo a la causa, con el informe favorable del fiscal.

Carballo demandó después a la federación por despido improcedente

Al margen de la decisión que pueda tomar en su día la Audiencia Provincial sobre los recursos presentados, que puede tardar meses en sustanciarse, en el ámbito deportivo las reacciones ayer fueron casi nulas. Al menos públicamente. El presidente de la Federación Española de Gimnasia, Jesús Carballo hijo, mantuvo varias reuniones con sus asesores para valorar la situación, explicaron desde la Federación, pero no hizo declaraciones a este periódico.

El exseleccionador tenía contrato con la Federación Española de Gimnasia y cuando el Consejo Superior de Deportes decidió prohibirle el acceso a sus instalaciones pidió su baja voluntaria del cargo por no poder llevar a cabo su labor, según argumentó en el escrito en el que pedía que se levantaran las medidas y que el Consejo rechazó. Carballo demandó después a la federación por despido improcedente, confirmaron sus abogados.

El pequeño mundo de la gimnasia española está también dividido en bandos aparentemente irreconciliables. Un grupo de 40 gimnastas de diferentes épocas quiso demostrar ayer su apoyo incondicional a su antiguo entrenador con una carta similar a la que se hizo pública cuando se conoció el caso. En el texto, que consta de tres folios, aseguran que nunca sufrieron tratos vejatorios ni ningún tipo de abuso sexual por parte de Jesús Carballo.

Entre las firmantes están algunas de las mejores gimnastas españolas de la historia, más de una decena olímpicas. Solo Laura Muñoz, que fue una de las mejores en los años ochenta, campeona de los Juegos del Mediterráneo de Casablanca 1983 y líder del equipo en Seúl 1988 y Los Ángeles 1984, y Sole del Hierro, reserva en esta última cita, coincidieron en el tiempo con la denunciante o alguna de las compañeras de equipo que han corroborado su versión y que aseguraron ante la policía que los hechos se prolongaron con otras víctimas al menos hasta mediados los años ochenta.

Más información