Pedrosa, como pez en el agua

El atrevimiento da la victoria al piloto de Honda en un día lluvioso en el que Márquez remonta para subirse al podio Lorenzo, con problemas con el neumático trasero, termina séptimo

Pedrosa (26) compite por la primera posición con Bradl (6), Rossi (46) y Hayden (69), en el inicio del GP de Francia.
Pedrosa (26) compite por la primera posición con Bradl (6), Rossi (46) y Hayden (69), en el inicio del GP de Francia. d. vincent (AP)

El día estaba gris, encapotado, imposible. Pero Pedrosa dejó de ser un gato el año pasado. Victorias como la Valencia, donde empezó desde el pit lane y fue rebasando rivales como si jugara a los videojuegos, hablan por sí solas. Ya no teme al agua. Y este domingo volvió a demostrarlo. Un domingo lluvioso, en el que las primeras gotas llegaron pasado el mediodía, para complicar la faena a los artistas con más caché del circuito de Le Mans. Fina, casi imperceptible, empezó a cubrir el asfalto. Y aunque cesaría con los pilotos ya en la pista, para dejar con el paso de los minutos un carril prácticamente seco en las vueltas finales, tanto la lluvia como la ausencia de esta —las motos estaban preparadas para el agua— complicaron la vida a más de uno. No a Dani Pedrosa, que, otra vez, volvió a firmar una salida extraordinaria: desde la séptima posición se coló, en solo un par de curvas, el tercero, a rueda de Lorenzo, a quien adelantaría en la segunda vuelta, pues tenía mucho mejor ritmo que aquel. Mejor dicho, en esta ocasión todos tenían mejor ritmo que Lorenzo.

Hasta cubrir más de la mitad de la prueba el de Honda se midió cuerpo a cuerpo con Dovizioso, invitado a la fiesta del podio aunque al final se le negara la entrada. Cosas de Márquez. Se batieron el italiano y el español por la primera plaza desde la primera vuelta. Dejaron para el recuerdo interiores tan arriesgados como limpios, atrevidos, sobre todo viendo las gotas que escupían los neumáticos a su paso. Pudo escaparse Pedrosa tras media docena de giros, pero entonces, cuando le sacaba más de un segundo a su rival, se marchó largo, cometió un error, y el susto le obligó a retomar la paciencia, además de hacerle perder la primera plaza en favor del de Ducati. Tras un par de intentos frustrados, pues Dovi siempre devuelve el envite, volvería a adelantarle más adelante (vuelta 14), en ese momento en que quiso empezar a dictar sentencia, pues tenía mejor ritmo que nadie.

El ganador, líder del Mundial, demostró que ya no teme correr sobre mojado

“Ha sido una lucha muy chula”, diría el vencedor al bajarse de la moto, feliz por ganar al fin en territorio galo, donde se le resistía el éxito: “Me costaba mucho; siempre sufrí con la temperatura y los neumáticos, lloviera o no”. Tras esa lucha empezó a abrir distancias y el resto fue un paseo hacia el cajón más alto del podio. Y así fue como se deslizó hacia su primera victoria en MotoGP en Le Mans, donde se había subido al podio por última vez en 2009. Iba como pez en el agua.

Todo lo contrario de lo que le ocurrió a su contrincante, ese con quien pelea por el título mundial. Lorenzo sufrió como nunca en tierras francesas. Si hace un año brindó toda una lección de pilotaje en una carrera también pasada por agua, esta vez se perdió entre el pelotón como el más anodino del lugar. Resistió el de Yamaha hasta pasadas ocho vueltas, y entonces, inexplicablemente empezó a perder ritmo. “Me faltaba todo. Se me bloqueaba de delante, patinaba de atrás, perdía medio segundo hasta en las rectas. La goma trasera estaba defectuosa: entraba a las curvas y el asfalto parecía hielo, cada curva era una pesadilla”, lamentaría después, aunque Bridgestone negó que el neumático tuviera ningún fallo. Lorenzo fue adelantado por Rossi y también por Crutchlow y por Hayden. En una sola vuelta cayó a la sexta plaza. Pero aún le pasarían Bradl, tres vueltas más tarde, y Márquez, pasado el ecuador de la carrera.

“Al final la carrera se me ha hecho hasta corta”, bromeó Marc, que llegó a ir noveno

Llegó a rodar hasta dos segundos más lento que Pedrosa. “En las mismas condiciones y en el mismo circuito el año pasado le saqué 29 segundos”, recordaba. Ayer era al revés, y fue el de Honda el que le sacó 27. Así que se concentró en mantenerse en carrera y evitar sumar un cero. Los errores no se perdonan en MotoGP. Terminó en séptimo lugar. Claro que la competencia está como para ir haciendo regalos.

Eso debió de pensar Márquez, que tras una salida desastrosa y unas primeras vueltas en las que acusó una total falta de confianza en los neumáticos —llegó a rodar en novena posición—, terminó subiéndose al podio, en tercer lugar, por detrás de Crutchlow, al firmar una espectacular remontada. “En la salida me ha patinado mucho la moto, y luego, no me encontraba en la pista; solo cuando las gomas han ido cogiendo temperatura me he encontrado cómodo. Al final, la carrera se me ha hecho hasta corta”, bromeaba. Se armó de paciencia el novato, fue recobrando la confianza perdida vuelta a vuelta y marcando un ritmo excelente para ir cazando, uno a uno, a Lorenzo, Hayden y, finalmente, Dovizioso, que había perdido la segunda posición en favor de Crutchlow —logró su mejor resultado en MotoGP con una fractura en la tibia tras un accidente sufrido la mañana del sábado—, pues con Bradl y Rossi, que se cayeron solos, no necesitó esforzarse lo más mínimo.

Cuatro carreras y el Mundial sigue siendo por ahora cosa de tres. Aunque las Honda toman ventaja. En Le Mans hubo premio para los atrevidos. Y Pedrosa, que es el nuevo líder (firma el mejor arranque de temporada de su trayectoria en MotoGP, con dos puntos más de los que tenía a estas alturas en 2008) y Marc Márquez (el único de los aspirantes al título que todavía no se ha bajado del podio) sacaron tajada.

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Redactora jefa de la sección de Deportes y experta en motociclismo. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS