Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Especial Fórmula 1

Alonso levanta el puño en casa

El asturiano regresa a lo más alto del podio en Montmeló, superando a Raikkonen y a Massa en una carrera brillante

Fernando Alonso celebra la victoria en Montmeló
Fernando Alonso celebra la victoria en Montmeló AFP

El sueño se hizo realidad. Fernando Alonso no había ganado en Montmeló desde 2006, cuando logró su segundo título mundial. Pero el Gran Premio de España volvió a ponérsele a tiro esta vez y el asturiano no falló. Realizó una carrera brutal, de una intensidad impresionante y sacó todo el rendimiento de la planificación estratégica de Ferrari para lograr su 32ª victoria, la segunda de la temporada, frente a un público entregado que le rindió el homenaje más gratificante cuando pasó por la línea de meta con el brazo levantado y el puño cerrado. Alonso fue el mejor y ganó por delante del finlandés Kimi Raikkonen y del brasileño Felipe Massa. Vettel acabó cuarto.

“Estamos muy contentos”, comentó Stefano Domenicalli de camino hacia el podio para felicitar a Alonso y a Massa. “Los dos han hecho una carrera impresionante. Nuestras opciones son grandes esta temporada”. Mientras tanto, Alonso lo celebraba por radio dando las gracias al equipo y entrando en el parque cerrado, donde salió del coche y enarbolando una bandera española se subió al capó para celebrar su triunfo. Después llegaron los abrazos, con Massa, con Domenicalli, con su ingeniero, Andrea Stela. Y la felicitación de Raikkonen ya concentrados para salir al podio. “Te paso a Fernando”, le decía el director de la escudería a Alonso, cuando recibió la llamada de Luca Cordero de Montezemolo. “Un gran equipo”, le respondió el español. Aquello era una fiesta. Y no había para menos. Alonso volvió a demostrar que si tiene el coche adecuado es el mejor piloto del mundo.

“Gracias a todos por haber hecho el esfuerzo económico de venir al circuito”, les dijo Alonso a los aficionados concentrados bajo el podio. “Teníamos ritmo para ir a cuatro paradas, aún sabiendo que algunos rivales irían a tres. Todo salió bien y ojalá pueda daros muchas más alegrías a lo largo de la temporada”.

CLASIFICACIÓN

1. Fernando Alonso (FER): 1h. 39min. 16.596s.

2. Kimi Raikkonen (LOT): +09.338s.

3. Felipe Massa (FER): +26.049s.

4. Sebastian Vettel (RED): + 38.273s.

5. Mark Webber (RED): 47. 963s.

6. Nico Rosberg (MER): + 1m. 08.020s.

7. Paul di Resta (FOR): + 1m. 08.988s.

8. Jenson Button (MCL): + 1m. 19.506s.

9. Sergio Pérez (MCL): +1m. 21. 738s.

10. Daniel Ricciardo (TOR): +1 vuelta.

CLASIFICACIÓN GENERAL

1. Sebastian Vettel (ALE): 89 puntos.

2. Kimi Raikkonen (FIN): 85 puntos.

3. Fernando Alonso (ESP): 72 puntos.

4. Lewis Hamilton (GBR): 50 puntos.

5. Felipe Massa (BRA): 45 puntos.

6. Mark Webber (AUS): 42 puntos.

7. Romain Grosjean (FRA): 26 puntos.

8. Paul di Resta (GBR): 26 puntos.

9. Nico Rosberg (ALE): 22 puntos.

10. Jenson Button (GBR): 17 puntos.

El español, de 31 años, marcó las pautas de lo que iba a ser la carrera desde la misma salida. Tanto Vettel como Raikkonen le cerraron en la primera curva, pero Alonso se abrió hacia el exterior en la tercera, el Curvone, y salvando las fuerte presión de la gravedad y aprovechando la excelente tracción de su Ferrari adelantó de una tacada a Raikkonen y a Hamilton, que había caído ya a la tercera posición. Le quedaban por delante Rosberg y Vettel. Pero su coche le ofrecía garantías. Entonces, Ferrari jugó sus bazas con una estrategia acertada: hizo entrar a Alonso en el taller para colocarle las gomas duras, en la novena vuelta.

Tanto Rosberg como Vettel, al igual que Raikkonen, tardaron una vuelta más. Y fue el tramo necesario para que el asturiano, con gomas duras ya usadas, consiguiera una vuelta excelente que le permitió superar al piloto de Red Bull y colocarse en segunda posición. Tardó dos vueltas en lanzar su ataque a un Rosberg que empezaba a acusar el rápido deterioro de sus neumáticos. Le adelantó en la 12ª vuelta y se colocó líder cuando Gutiérrez hizo su primera parada. El primer repostaje, por tanto, les salió de película a los Ferrari: Alonso salió líder y Massa, cuarto.

La carrera se estaba definiendo. Pero Ferrari le había dado un golpe casi definitivo. El segundo cambio de gomas apenas cambió el panorama. Raikkonen aguantó más sus neumáticos y ello le permitió recuperar el liderato de forma pírrica. La realidad era que Alonso y Massa se habían situado en la cabeza y estaban en disposición de lograr el primer doblete de la temporada para la escudería Ferrari. Los dos Mercedes habían ya sido condenados por el rápido desgaste de sus neumáticos, lo que les impide mantener un buen ritmo de carrera. Vettel había fallado la estrategia al apurar en exceso sus neumáticos, llegando a perder hasta alrededor de un segundo por vuelta en relación a Alonso. Quedaba Raikkonen.

La estrategia del finlandés parecía la de ir a tres paradas. Por eso había estado apurando sus neumáticos. Y la táctica le dio resultado en relación a Felipe Massa, porque el brasileño tuvo que realizar su cuarta parada y salió por detrás de Raikkonen. Pero no le valió con Alonso, que mantenía ya una distancia enorme de ventaja. Incluso tras el cuarto cambio de gomas del asturiano, la diferencia era de 13 segundos. No había ninguna opción de arrebatarle la victoria a Alonso. Y el finlandés se centró en su lucha particular con Massa, que le arrebataba entre uno y dos segundos por vuelta y se le acercaba peligrosamente, a medida que la carrera entraba en su último tramo.

Ferrari no renunciaba a nada. Y contaba con la ventaja de tener unos neumáticos con seis vueltas menos que los del finlandés. Lo demás estaba todo decidido. Alonso tenía la carrera ganada, Raikkonen y Massa se jugaban la segunda y tercera posiciones. Vettel tenía asegurada la cuarta y Webber, la quinta. El primer Mercedes, el de Rosberg, había caído hasta la sexta posición. Y el primer McLaren, el de Button, era noveno. Hamilton había sufrido y rodaba decimosegundo.

El doblete no fue posible. Pero la carrera resultó pletórica para Alonso y Massa. Y su labor y la estrategia excelente marcada por la marca italiana permite al asturiano (72 puntos) acercarse hasta 17 puntos de Vettel, que mantiene el liderato del Mundial, con 89 puntos, seguido de Raikkonen, con 85. El campeonato se pone al rojo vivo, especialmente porque Ferrari ha demostrado que tiene un coche capaz de darle el título a Alonso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información