Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Xerez, de Primera a Segunda B en tres años

El club consuma el descenso arrastrado por una situación económica que le aboca a la desaparición

Jerez de la Frontera

Decía Javier Tebas, el nuevo presidente de la Liga de Fútbol Profesional, hace una semana en una entrevista que el Xerez era un cóctel explosivo, una mezcla garrafal de malos resultados deportivos y gestión económica nefasta. Ayer consumó su inexorable caída a los infiernos deportivos al sellar su descenso a Segunda B tras perder en Chapín (1-3) con el Córdoba a cinco jornadas para el final del campeonato. El Xerez Deportivo ha  pasado en tres años de Primera División a Segunda B.

Con este descenso, el Xerez pone fin a 12 años consecutivos en el fútbol profesional, al haber militado en Segunda División A desde la temporada 2001-02 a la presente, con la salvedad de la campaña 2009-10, cuando jugó por única vez en su historia en la máxima categoría.

La sociedad está en un concurso de acreedores y  también está en causa de disolución según la Ley de Sociedades de Capital

El Xerez ascendió a Primera División de la mano de Esteban Vigo, entrenador que volvió al club azulino al inicio de esta temporada y fue destituido tras la jornada 26 después de llevar el equipo catorce jornadas consecutivas sin vencer. Su sustituto, Carlos Ríos, no ha sido capaz de detener esa mala racha y el Xerez acumula ya 25 jornadas seguidas sin ganar. La última victoria corresponde la jornada duodécima, cuando ganó en el campo del Hércules de Alicante por 1-5.

Al descenso del Xerez a Segunda B se une una mala gestión del club, cuyo máximo accionista es el empresario sevillano Joaquín Morales, quien tiene metida a la sociedad en un concurso de acreedores y que también está en causa de disolución según la Ley de Sociedades de Capital. El Xerez ha incumplido desde el pasado diciembre el convenio de acreedores al no abonar uno de los plazos de pago de cerca de quinientos euros a la Agencia Tributaria, principal acreedor del club. Todas las obligaciones de pago pendientes a instituciones públicas y privadas, incluidos jugadores y empleados del club, se ha unido a la pésima marcha deportiva del equipo jerezano, lo que presume una más que posible desaparición de una entidad que se fundó en 1947.

Más información