Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de motoclicismo 2013

“El Mundial no es mi pelea”

Márquez mantiene la calma pese a colocarse líder del campeonato empatado con Lorenzo

Marquez, en Austin. Ampliar foto
Marquez, en Austin. EFE

Trata de mantener la serenidad. Recibe la enhorabuena de su admirado Rossi en medio del asfalto. Su compañero Pedrosa le da un cachete cariñoso en el parque cerrado, donde vuelven a encontrarse. Y el campeón, Lorenzo, ese que alucina viendo cómo se descuelga en las curvas, se deshace en halagos: “Es un piloto brillante, tiene una gran capacidad de aprendizaje”. Marc Márquez agota los adjetivos, concentra las miradas, fuerza los aplausos. Y, aunque admite que el triunfo es toda una motivación para él, debutante, pide calma, esa que no tiene en la pista: “Ganar la primera carrera marca un antes y un después, te ayuda a ganar confianza. Pero no podemos olvidar que ahora iremos a circuitos que serán más difíciles para nosotros, circuitos que mis rivales conocen a la perfección pues han rodado mucho con las MotoGP”, concede.

Está feliz: “Estaba ya contento en Catar, aquí mucho más”. Pero insiste en frenar las expectativas ahora que, además de deslumbrar en la pista es el líder de la clasificación empatado a puntos con Lorenzo (41), que sumó su podio número 100: “Esto es más de lo que esperábamos, pero no podemos olvidar que es mi primer año y mis rivales son muy fuertes. Trataré de hacerlo siempre lo mejor posible y de disfrutar carrera a carrera, el mundial no es mi pelea”. El novato explica que sufrió para conseguir su primer triunfo en MotoGP: “Quizá al principio podría haber ido más rápido, pero no sabía la vida real que tendría el neumático, por eso aguanté hasta mitad de carrera para pasar a Dani. Luego tuve problemas con el neumático delantero, tomé algunos riesgos, estuve un par de veces a punto de caer y me entró un poco de miedo. Pero pude completar una buena carrera”, resumió.

Es un piloto brillante, tiene una gran capacidad de aprendizaje

Jorge Lorenzo, el campeón mundial, sobre Márquez

El piloto de Honda, segundo en Catar, en la primera carrera del año –“Allí aprendí más”, confesó después del recital–, tuvo que aclarar que no le es más fácil pilotar una MotoGP que una Moto2, aunque vistos los resultados no era una mala observación: “Es cierto, cuando empecé en Moto2 me caí tres veces en las tres primeras carreras, pero mientras en Moto2 puedes empezar al 100% y acabar también al 100%, si lo haces en MotoGP acabas agotado, especialmente en un circuito como este”. “Marc lo hizo súper hoy. Ha hecho cada vuelta perfecta, con un ritmo fantástico y sin errores”, le alabó Pedrosa, que confesó haber terminado con el brazo dolorido de tanta frenada al límite para aguantar las embestidas del niño.

La jornada fue histórica no solo por la victoria de Márquez, sino por el rendimiento de la plantilla española: el podio de MotoGP lo coparon dos pilotos catalanes y uno mallorquín; al de Moto2 subieron un valenciano, Nico Terol, y otro catalán, Tito Rabat; y solo quedó sitio en todo el fin de semana para el finlandés Mika Kallio, pues en Moto3 fueron Rins, Viñales (otros dos catalanes) y Salom (otro mallorquín) los que dieron comienzo a la fiesta. España es el país sin lugar a duda con mejor cantera de todo el globo, gracias a la ingente cantidad de circuitos y el empeño de las federaciones regionales, organizadores como Dorna, la empresa que gestiona el Mundial, y patrocinadores que han hecho posible crear una red de copas de promoción desde las categorías inferiores hasta hacer del campeonato de España la referencia, el paso previo obligado para cualquiera que quiera triunfar en el universo de MotoGP. Y allí compiten australianos e ingleses, italianos... Pero siguen ganando los españoles.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.