Rosas para Abidal

El francés del Barça regresa a la titularidad y lidera una zaga compuesta por laterales

Abidal juega la pelota ante Acquafresca.
Abidal juega la pelota ante Acquafresca.Toni Albir (EFE)

El presidente del Barcelona, Sandro Rosell, recibió ayer con rosas a las socias y simpatizantes que acudieron al Camp Nou. Al ya precandidato hubo quien le vio “más agobiado que el año pasado”, según confesó una aficionada antes del partido contra el Levante. Será que este año regaló cinco mil más que el curso pasado. La directiva tuvo a bien festejar ayer la Diada de Sant Jordi, que se conmemora el martes, y aprovechó el día para sumarse al los actos de homenaje a Salvador Espriu, en el centenario de su nacimiento. Por eso, invitó a familiares del poeta, llevó a varios literatos al palco, donde también estaba Cayetano Martínez de Irujo, y encargó al actor Sergi López que leyera las primeras estrofas del Càntic del Temple, antes de que asomaran por el césped los futbolistas. Eric Abidal iba a la cabeza en su regreso a la titularidad. Visto lo de ayer, va como un tiro; Abidal está listo.

“Estamos especialmente contentos; es un día feliz para la gente y para el vestuario, porque ha completado un partido entero. Es fantástico y él se ha encontrado perfecto. Futbolísticamente se ha dosificado, ha estado bien colocado, solventó muy bien el uno contra uno y ha dado salida al balón”, explicó Jordi Roura, que dejó claro que el del francés “es un caso excepcional” cuando le preguntaron si estaba para jugar el próximo martes en Múnich. “Lo valoraremos”.

Roura: “Estamos especialmente contentos; es un día feliz para la gente”

El francés lideró una zaga lateral, compuesta, además por Alves, Adriano y Montoya. Todos defensores de banda, todos muy rápidos, y todos ayer atentos al cruce de manera encomiable, con Alves volcado por su banda.

La actuación de los cuatro protegió bien a Víctor Valdés, que no pasó apuros. Pero por encima de todos, brilló el jugador de Lyon, inmenso en su regreso a la titularidad después de 420 días. Era el sexto partido de Adriano como central y la sexta pareja distinta en el eje de la zaga diseñada por Tito Vilanova este curso. Y, por las circunstancias, es el lugar por donde antes habían pasado ya Mascherano, Piqué, Puyol, Busquets y ahora Bartra, que parece llamado a defender con Piqué la suerte de los centrales del Barcelona en Múnich. “Es un Puyi en pequeño”, según le definió Alexis Sánchez.

"A veces, las circunstancias mandan como hoy \[por ayer\] y hay que intentar buscar soluciones. Abidal conoce la posición y Adriano ha jugado con garantías en el puesto. Son laterales que juegan de centrales, pero sabemos que pueden hacerlo”, explicó Roura.

El internacional francés, que aspira a renovar su contrato completó un gran partido

“Han buscado la variante de Alves casi como extremo o interior. Había que contrarrestar la superioridad en las banda y hemos estado bien pero al final hemos perdido”, contestó Juan Ignacio Martínez, el entrenador del Levante, que cayó por octava vez consecutiva.

La presencia de Abidal en el campo representa un regalo, no sólo para el barcelonismo, sino para la esperanza de mucha gente y especialmente para el equipo, al que falta le hacía un hombre de sus características a estas alturas de temporada. El lateral internacional francés se reivindicó anoche como futbolista frente a quienes de forma pública han pensado ya en él como embajador del club antes que en renovarle el contrato que vence el próximo mes de junio.

Abidal respondió en el Campo marcando un tono competitivo alto, de principio a fin. Jugó todo el partido y siempre dio respuesta a los granotas, por mucho que le apretara Acquafresca. Abidal, esprintó, recuperó y pasó, cerrando ataques y abriendo la jugada de construcción, tratando de saltarse la primera línea de presión del Levante. Jugó un buen partido: participó en 104 ataques, recuperó el balón 17 veces , lo perdió en tres, no cometió falta alguna y combinó 74 de 76 pases con acierto. Un retorno a la titularidad, que no cataba desde el 26 de febrero del 2012, contra el Atlético de Madrid y que no pudo ser mejor. "No nos sorprende, estamos viéndole entrenarse”, acabó Roura. “Nos hace muy felices a todos verle”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS