Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça exprime a Piqué

El equipo se encomienda al central y viaja a Zaragoza sin Jordi Alba, Busquets, Iniesta y Messi

Piqué, junto a Cesc, se entrena antes de viajar a Zaragoza. Ampliar foto
Piqué, junto a Cesc, se entrena antes de viajar a Zaragoza. EFE

No titubea Jordi Roura, que asume con naturalidad, como debe asumirlo el técnico Tito Vilanova, que el equipo está en cuadros llegados a los meses en los que se decide el campeonato: “Llegamos un pelín justitos a este tramo de la temporada; esperemos poder recuperar gente y el tono en lo que nos queda”, concedía el segundo entrenador en conferencia de prensa. Basta con echar un vistazo a la lista de convocados. No viajará Leo Messi a Zaragoza para enfrentarse al equipo dirigido por Manolo Jiménez (19.00, Canal + Liga), renqueante como jugó contra el PSG el pasado miércoles en la vuelta de los cuartos de la Champions; no ha empeorado de su lesión muscular, pero necesita reposo si quiere llegar a la ida de las semifinales, el próximo día 23 contra el Bayern.

Además del argentino, tampoco estarán en La Romareda Busquets, con molestias en el pubis; Jordi Alba, el tercer jugador con más minutos en la Liga —tras Messi y Valdés—, o Iniesta, a quienes el cuerpo técnico ha decidido dar un respiro. En cambio, ha entrado en la lista Adriano, que se entrenó ayer con sus compañeros después de haber pedido el cambio contra el PSG por unas molestias. El que no para es Piqué, el cuarto jugador más utilizado en la competición doméstica, el único central sano del primer equipo, que, en ausencia de Mascherano y Puyol —sus parejas más habituales—, tendrá que sustentar al equipo.

Se ha quedado solo el defensa catalán. Situación, por otro lado, que no le es extraña. Ya le ocurrió en el 2011. “Llegamos a rezar para que no cayera Piqué, porque si se llega a lesionar se nos desmonta el invento. Ha sido terrible el desgaste al que le sometimos”, concedía a los pocos meses Vilanova. Dos años después, el Barça vuelve a encomendarse al central. Pero quiere hacerlo con el tacto suficiente para que, esta vez tampoco, se les desmonte el invento. Entonces resistió el cierre del curso, pero no en el inicio del siguiente: “Lo que hizo fue increíble, tenía que petar”, reconocían los servicios médicos, que tratan de dosificar los esfuerzos de sus jugadores, como hacen este fin de semana con Alba e Iniesta, como llevan haciendo todo el año con Xavi, que sí estará en Zaragoza. “Debido a las circunstancias ha tenido que jugar mucho más, pero está en un estado de forma excepcional. Aunque llegará un momento en que tenga que descansar, si no corremos el riesgo de que se lesione”, reconocía ayer Roura.

Piqué está excepcional, pero en algún momento tendrá que descansar”

Jordi Roura, técnico del Barcelona

De momento, Piqué, que sabe hoy que fue espiado por Método3, a petición de la directiva de Laporta durante los años 2009 y 2010; que sigue defendiendo que algún día aspirará a la presidencia del club del que es socio desde que nació, como lo es ahora su hijo Milan, cuyas fotos enseñan él y su madre, Shakira, orgullosos; que como Messi, prefiere antes estar en el campo que en el banquillo, aspira a dirigir al equipo desde atrás en La Romareda, un estadio que le es familiar, pues fue el Zaragoza el equipo con el que debutó en la Liga en el 2006. A su lado podría jugar un lateral, Adriano, como el miércoles; un mediocentro, Song; o los canteranos Bartra, que sustituyó a Adriano contra el PSG, o incluso Sergio Roberto, que ha entrado en la lista, como Oier, pues Pinto, con una pubalgia, tampoco viaja.

Y ese será el plan del Barça, de momento, mientras no recupere a Puyol y a Mascherano, que ayer hicieron trabajo de recuperación al margen del equipo. El primero está descartado para la ida de la Champions y se verá cómo se encuentra para el partido de vuelta en el Camp Nou: “Ya sabéis que Puyol hace lo imposible por recuperarse cuanto antes”, decía Roura. “Tenemos muchas bajas. Los jugadores están desgastados físicamente. Habrá que reestructurar el equipo, pero tenemos una plantilla amplia. Estamos relativamente tranquilos”, añadía el técnico. No en vano son 13 los puntos de ventaja que le sacan al Madrid en la Liga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información