Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TITO VILANOVA | Segundo entrenador del Barcelona | FÚTBOL

"Sin Piqué, se nos caía el invento"

No lo hará, pero el día que se cruce con Carles Rexach podrá recordarle que es el ayudante más laureado del Barcelona, que ya tiene una Copa de Europa más que él. Charly es uno de los referentes de Tito Vilanova (Bellcaire de L'Empordà, Girona; 1968), que ha vivido un curso especialmente complicado porque, más allá del contencioso con el Madrid, sufrió durante tres meses una extraña enfermedad estomacal que coincidió con la hernia discal de su jefe, Pep Guardiola.

Pregunta. En su primera comparecencia de la temporada, Guardiola dijo que la llegada de José Mourinho al Madrid le haría ser mejor entrenador. ¿Lo ha sido?

Respuesta. ¿Eso dijo? Supongo que la competencia hace que te superes. Si hay más nivel y exigencia, estás obligado a mejorar. Pep ha mantenido el nivel de trabajo de siempre. Y no es fácil, pues lo normal es relajarse. Al primero que exige es a él mismo. Lo ha hecho como siempre en cuanto a dedicación, pero con el objetivo de lograr un equipo más competitivo dentro de lo posible.

"Nos han hecho cosas que nosotros no haríamos nunca a nadie"

"Variamos el juego varias veces en un partido. Los jugadores son competitivos"

P. Reinventarlo, según usted.

R. Lo que quise decir es que los equipos cada vez nos conocen más, que los entrenadores rivales son muy buenos y nos estudian mucho. Todo eso nos exigió dar un pasito adelante. Pero no es reinventarse, sino buscar cosas nuevas, alternativas en la mecánica de juego. No podíamos pretender seguir jugando como el primer año. Seguramente no habríamos ganado si nos llegamos a creer que nos bastaba con eso.

P. ¿Jugó el equipo mejor que nunca?

R. Hemos conseguido jugar de tres y cuatro maneras distintas en un mismo partido, cambiar según estaba saliendo. Si vemos problemas, Pep avisa, ordena otra forma de jugar y todos saben cómo hacerlo. Por ejemplo, no es lo mismo jugar con Alves en largo o que no suba. A veces, empezábamos el partido con él atrás y nos dábamos cuenta de que no funcionaba. Bastaba con dar la orden para que todos supieran los mecanismos a activar. Hemos variado el modo de jugar, insisto, varias veces en un partido. Eso solo se logra con tiempo. Y no ha ocurrido una vez, sino muchas. No es solo mérito del cuerpo técnico.

P. ¿Entonces?

R. Al final, todo depende de los jugadores, de su talento, su competitividad, sus ganas de hacer las cosas... Estos futbolistas son tremendamente competitivos.

P. ¿Ha sido el año más difícil?

R. Ha sido el más duro por el tema de Abidal. Pero, deportivamente, el primero también lo fue. Nos teníamos que ganar al equipo. Debíamos demostrar que estábamos capacitados para manejar un grupo de élite. Pero este año ha sido difícil porque veníamos de un Mundial y eso era complicado de manejar, no teníamos referencias. Ha sido complicado también porque se lesionó Puyol, Xavi empezó con problemas, los tuvo Pedro... Hubo un momento en que rezábamos para que no cayera Piqué. Si se lesionaba, se nos desmontaba el invento, se nos caía. Ha sido terrible el desgaste al que le sometimos. Su vida ha atravesado un momento complicado. Lo ha llevado de maravilla. La temporada de Piqué es perfecta, de un mérito enorme. Además, claro, ha sido muy complicada porque nos han atacado mucho.

P. ¿Se sintieron menospreciados?

R. Es posible. Nos han hecho cosas que nosotros no haríamos nunca a nadie. Entendemos que interese menospreciar lo que hacemos y que por eso nos hayan acusado hasta de doparnos. Pero el mundo nos valora. La final contra el Manchester United no deja dudas.

P. ¿El momento más crítico?

R. La enfermedad de Abidal. Eso traspasa cualquier cosa. Es muy querido en el vestuario. Eso fue lo más duro, ya que contra lo demás puedes luchar, pero contra una enfermedad como la de Abi...

P. Las acusaciones de dopaje, la cantinela arbitral, lo del teatro... ¿Cómo lo manejaron?

R. Te enfadas, pero piensas: "A ver cuál será la próxima tontería". Sabes que es una campaña orquestada, sabes de donde viene, quien la dirige, por qué. Lo que me preocupan son las lesiones.

P. ¿Quién la dirige?

R. No hace falta que lo diga, es muy evidente. Cada tres meses salían con una excusa nueva. Ha sido continua la voluntad de menospreciar lo que hacemos. Lo peor, lo del dopaje. Somos un equipo que no necesita el físico, que tiene el 80% de la posesión de la pelota... La acusación va dirigida antes a la institución que al equipo.

P. ¿Qué piensa de Mourinho?

R. Que es un entrenador que ha ganado muchos títulos.

P. ¿Cree que el club ha protegido lo suficiente al equipo?

R. Si no ha hecho más es porque no se lo pedimos. Nos hemos sentido arropados tanto como lo hemos necesitado. Siempre han estado a nuestro lado.

P. ¿Intuye que el año que viene puede ser parecido?

R. No sé qué más se puede decir para desprestigiarnos. Debemos preocuparnos de lo que está en nuestras manos, buscar nuevos recursos para ser más competitivos. Tenemos la suerte de que gran parte de la plantilla es joven. Siguen teniendo ganas de seguir ganando y ellos mismos se imponen los nuevos retos. El último entrenamiento, después de ganar el título, se despedían diciéndose: "¡Eh, el año que viene, a por la cuarta Liga. Tenemos el Mundial de clubes, la Champions...". Solo hacía tres días que habían ganado en Wembley y ya querían más.

P. ¿Este equipo es mejorable?

R.Hay que pensar que sí. Después del triplete, parecía imposible y, aunque estamos a un nivel muy alto, tenemos que buscar detalles para seguir mejorando. No necesitamos más jugadores, eso no; necesitamos futbolistas complementarios que nos ayuden a ser mejores. Hay que buscar cosas diferentes a lo que tenemos.

P. Guardiola dijo que el club debía activar recursos para que Messi no se aburriera y se ha interpretado que ficha Leo.

R. ¡No, hombre; no! Lo que pensamos es que Leo es especial, un futbolista con condiciones especiales. No hay otro como él ni lo habrá. Necesitamos rodearle de jugadores con unas características concretas que le permitan transmitir su calidad.

P. Dice Xavi que Messi ha aprendido a interpretar el juego. ¿Cómo se lo han explicado?

R. Es una esponja. Muy listo. Con Leo hay que hablar poco porque lo pilla rápidamente. En el momento de máxima tensión y dificultad, es capaz de dar algo aún mejor.

P. Usted también lo hizo. En Valencia estaba casi peor que él...

R. No estaba fino. ¡Este año nos pasó de todo! Tiene mérito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 2011