Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Especial Fórmula 1

Alonso vuela y triunfa

Trece carreras después, el español vuelve a ganar un Gran Premio, el 31º de su currículo ● Kimi Raikkonen termina segundo y Lewis Hamilton tercero ● Sebastian Vettel acaba cuarto y sigue líder del Mundial ● Mark Webber abandonó tras entrar en boxes, donde le apretaron mal un neumático que perdió en mitad de la carrera ● El australiano, penalizado con la pérdida de tres puestos en la parrilla de la próxima carrera (Bahréin) por provocar un accidente

Fernando Alonso disipó todas las dudas y se impuso de forma contundente en el Gran Premio de China. Si alguien aún tenía dudas sobre las prestaciones de su Ferrari, el asturiano se las resolvió. Después de su victoria en China, queda muy claro que la escudería tiene coche para luchar por el título y que cuenta con el mejor piloto del momento para llevarlo hasta lo más alto del podio al final del campeonato. A sus 31 años, el doble campeón mundial español tiene los medios para conseguir su tercera corona en la fórmula 1. El español ganó su primera carrera del año, la 31ª en la F-1, y la décima con Ferrari. Y Raikkonen y Hamilton le acompañaron en el podio. Vettel, cuarto, mantiene el liderato del Mundial, seguido del finlandés y el asturiano.

La de China fue una carrera muy estratégica. Unos, como Jenson Button, optaron por salir con los neumáticos duros y agotarlos hasta la extenuación. No les fue mal arriesgar tanto, porque el británico de McLaren logró incluso liderar la prueba cuando todavía no había cambiado neumáticos y otros habían realizado ya dos cambios. 23 vueltas le duraron los primeros neumáticos, mientras que las mismas gomas duras a Vettel le duraron solo 14 vueltas. Tanto Alonso como Hamilton, que salieron con gomas blandas, tuvieron que entrar en el taller rápido, en seis y cinco vueltas, porque el deterioro con el depósito lleno era insoportable.

El problema para el actual campeón volvió a ser que su coche castiga demasiado los neumáticos

Así que las estrategias marcaron de forma absoluta toda la carrera. Los equipos tuvieron que esmerarse para no errar en el taller. Eso le ocurrió a Webber que, cuando había logrado una remontada espectacular hasta el 11º lugar, perdió una rueda trasera tras su primera entrada en el taller. Se la habían fijado mal. Fue una nueva decepción para el australiano que ya se vio perjudicado por su equipo el sábado en la clasificación, porque se quedó sin gasolina en la segunda tanda y fue sancionado con salir desde la última posición. A Vettel, en cambio, todo le rodó de cara, a pesar de que Red Bull no encontró su mejor puesta a punto para esta carrera y no fue tan competitivo como se esperaba. Su único problema fue el maltrato que su coche sigue dando a los neumáticos, lo que le obligó a entrar en boxes por tercera vez cuando faltaban cinco vueltas para la conclusión, perdiendo así la segunda posición y concluyendo cuarto.

Una excelente salida colocó a los dos Ferrari detrás de Hamilton. Pero fue mediada la carrera, cuando pudo comprobarse que las prestaciones de Ferrari eran excelentes. Alonso tomó el mando  y rodó con solvencia y garantías, adquiriendo la ventaja suficiente como para asegurarse la victoria. Su última entrada en boxes, la tercera, se produjo en la vuelta 41ª, cuando faltaban 15 para el final. Regresó a la pista por detrás de Vettel, pero con las gomas nuevas no tuvo problemas para adelantarle como un rayo y recuperar un liderato que ya no perdió hasta la conclusión. Fue una victoria reivindicativa para el asturiano, que debió abandonar en Malasia cuando el alerón delantero se le quedó empotrado debajo del coche. Fue también la demostración más evidente de que Alonso y Ferrari van a luchar a fondo por el título esta temporada. La cuarta del asturiano con la escudería de Maranello… una menos de las que necesitó Michael Schumacher para iniciar su ciclo triunfal con los monoplazas rojos.

Webber y Gutiérrez, sancionados para Bahréin

El piloto australiano Mark Webber (Red Bull) y el mexicano Esteban Gutiérrez (Sauber) han sido sancionados con tres y cinco puestos de penalización, respectivamente, en la parrilla del Gran Premio de Bahréin, próxima carrera del mundial de Fórmula 1, por los incidentes provocados en el Gran Premio de China.

Webber, que había salido último, perderá tres posiciones en la próxima carrera por su colisión con el francés Jean-Eric Vergne (Toro Rosso) en la decimoquinta vuelta en el circuito internacional de Shanghái este domingo.

Por su parte, el mexicano de Sauber también ha sido sancionado con cinco puestos tras arrollar al alemán Adrian Sutil (Force India) en la quinta vuelta, provocando el abandono de ambos.

Además, los comisarios Gary Conelly, Steven Chopping y Mark Blundellhan han sancionado a la escudería Red Bull con 5.000 euros por no ajustar correctamente uno de los neumáticos traseros de Webber. Por este motivo la rueda salió despedida en mitad de la pista, aunque no causó incidentes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información