Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Especial Fórmula 1

Hamilton pega primero

El británico, Raikkonen y Alonso copan los tres primeros puestos en la clasificación de Shanghái ● Por "falta de presión de combustible", Webber se queda parado en la pista y, sancionado, saldrá el último ● Los comisarios penalizan al australiano por no cumplir con la norma de cargar al menos con un litro sobrante de combustible ● Vettel pierde el control y comenzará noveno

Lewis Hamilton lo logró. Es un novato en la escudería Mercedes, pero su compañero Nico Rosberg ya no puede con él. El piloto británico, de 28 años, adquirió en McLaren la experiencia suficiente para ser rápido en cualquier coche. Y en China consiguió su primera pole de la temporada ofreciendo a Mercedes la segunda mejor clasificación de su historia más reciente, tras la única pole que había logrado Rosberg en este mismo gran premio hace solo un año. Hamilton logró el mejor tiempo con 1m 34,4s, sorprendiendo a todo el mundo y especialmente a Kimi Raikkonen, segundo, a tres décimas, y a Fernando Alonso, tercero a dos centésimas del finlandés.

Para Ferrari la clasificación resultó un poco decepcionante. Tanto Alonso como Felipe Massa habían demostrado por la mañana, en la tercera tanda de entrenamientos libres, que las mejoras del monoplaza italiano eran incuestionables. Habían marcado los dos mejores tiempos de la matinal y se habían constituido en la mayor amenaza tanto para Mercedes como para un Red Bull que no se mostraba en su mejor momento. Sin embargo, en la clasificación Hamilton fue el más rápido en las dos primeras tandas y realizó una vuelta espectacular en la tercera y definitiva, para lograr la  27ª pole de su carrera. La última la había conseguido el año pasado con McLaren en el GP de Brasil.

“Tras hacer algunos cambios al coche las cosas funcionaron bien. Todo ha ido perfecto”, señaló un esperanzado Alonso. “El coche respondió bien a los cambios y creo que el domingo podemos aspirar al podio, tal vez con los dos coches. Y eso sería muy importante”.

Vettel, con problemas en los frenos, saldrá noveno; y Webber, sin presión en el sistema de gasolina, último

Todos los grandes equipos aplicaron una táctica similar. Todos se lo jugaron a un solo intento, para preservar algunos juegos de neumáticos blandos nuevos para la carrera. Por tanto, apenas hubo coches circulando hasta los últimos minutos de la tanda definitiva. Y en la vuelta decisiva, Hamilton fue el más rápido. “Gran vuelta”, le dijo Ross Brawn, director de la escudería Mercedes, por la radio. “Una pole muy importante para nuestro equipo”. El crecimiento de la marca alemana es evidente. Y la lucha por la victoria en China parece centrarse ahora entre ellos y Ferrari. Sin embargo, no hay que descartar a Red Bull, que podrá modificar su estrategia.

Tanto Vettel como Webber tuvieron problemas mecánicos. El alemán se quejó de un fallo en los frenos. “Debía apretar mucho más de lo habitual el pedal del freno para conseguir que reaccionara”, señaló. Vettel ni siquiera marcó tiempo en la última tanda de la clasificación y, por tanto saldrá desde la novena posición –Hulkenberg hizo lo mismo y será el décimo-, renunciando a luchar por la pole tras haberse pasado de frenada en una curva y haber destrozado su único intento.

Sin embargo la peor parte se la llevó Mark Webber, que se vio forzado a aparcar su coche en la curva 14. El problema era una caída en la presión de la gasolina, lo que impedía la normal llegada de combustible al motor, es decir un problema eléctrico, según explicó su equipo. Era la manera de evitar interpretaciones malévolas contra el equipo Red Bull, al que se está acusando de favorecer a Sebastian Vettel en todo lo posible. La cuestión es que Webber, clasificado 14º, saldrá el último: los comisarios investigaron su coche y solo encontraron 150 mililtros de gasolina, frente al litro sobrante que como mínimo debe cargar cada bólido, según el reglamento. Eso le vuelve a perjudicar en su duelo personal contra el alemán, que se saltó las órdenes de equipo en Malasia para arrebatarle la victoria al australiano en las vueltas finales. La batalla interna sigue abierta.

Lo que si dejaron claro tanto los entrenamientos libres como la clasificación es que los neumáticos blandos se deterioran a una velocidad de vértigo. Pueden durar un máximo de nueve vueltas. Después sus prestaciones caen en picado. Por tanto, aquellos coches que puedan salir con duros tal vez tengan una cierta ventaja.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información