Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El enemigo más íntimo

Madrid y Maccabi reeditan en los cuartos de final de la Euroliga un enfrentamiento histórico que en los últimos años ha sido un tormento para los blancos

Llull cabizbajo ante la alegria del del Maccabi, en 2010. Ampliar foto
Llull cabizbajo ante la alegria del del Maccabi, en 2010. AFP

No hay rival europeo con el que el Madrid se haya retado en más ocasiones. Con el salto inicial de esta noche en el Palacio de los Deportes (20.45, Teledeporte, RMTV) dará comienzo el 45º enfrentamiento entre los blancos y el Maccabi de Tel Aviv, en esta ocasión como última escala rumbo a la final four de mayo en Londres.

Desde la creación de la Copa de Europa en la temporada 1957-58 y hasta el curso pasado, donde ambos equipos se enfrentaron en la fase regular, madridistas e israelíes se han cruzado en 44 ocasiones con un balance de 24 victorias del Madrid por 20 del conjunto hebreo. Una rivalidad con solera que remite a capítulos emblemáticos de la enciclopedia del baloncesto europeo. Allá por la década de los 70 y 80, en Italia, Milán, Varese, Bolonia y Pésaro se alternaban la supremacía en su campeonato y el consiguiente billete continental. Lo mismo ocurría en la antigua Yugoslavia con Cibona, Partizán o Jugoplastika y en la extinta Unión Soviética con CSKA o Zalgiris. Pero Madrid y Maccabi hicieron de la constancia leyenda hasta perpetuar su rivalidad. Brabender, Luyk o Corbalán se medían con metódica periodicidad frente a los Aroesti, Berkowitz, Lou Silver, Perry o Williams.

El primer enfrentamiento tuvo lugar en la campaña 67-68, en la liguilla de cuartos de final con la victoria del Madrid de Ferrándiz en los dos encuentros (64-54 y 88-96). Ahí arrancó una secuencia legendaria repartida equitativamente sobre el parquet: 21 encuentros en cancha madridista, 21 en la israelí y dos en pabellón neutral. En 1980, se enfrentaron en la final continental disputada en Berlín, con el triunfo blanco por 89-85 que supuso la séptima de sus ocho Copas de Europa. Además, en tres de las ocasiones que el Madrid ha eliminado al Maccabi se proclamó campeón (67-68, 77-78 y 94-95). Un dominio que fue languideciendo con los años hasta variar la tendencia. El Madrid ha vencido en 17 de las 21 ocasiones que ha ejercido como anfitrión, pero dos de sus cuatro derrotas marcan puntos de inflexión en su enciclopedia reciente.

Final Copa de Europa 1980. Real Madrid 89 – Maccabi 85

Desde el regreso de los blancos a la élite europea en 2007, el Maccabi se ha cruzado siempre en su camino en las últimas seis temporadas. Y, como una pesadilla, el equipo israelí ha truncado las expectativas del Madrid de forma impenitente en cada reedición de un clásico que ha reverdecido su vigor en los últimos cursos.

El Madrid de Joan Plaza regresaba a la Euroliga con la ilusión por bandera y las vitrinas redecoradas tras ganar en 2006 la Liga ACB y la Copa ULEB. Era una temporada emblemática para los blancos porque la máxima competición continental iba a coronar al campeón precisamente en la capital de España, donde se iba a disputar la final four. Se jugaba la penúltima jornada del top 16 y el Madrid recibía al Maccabi en busca de la primera plaza del Grupo F para allanar su camino en los cuartos de final con el factor cancha a favor. Vistalegre era una fiesta con 13.300 espectadores y mediado el tercer cuarto, el conjunto blanco desató su artillería liderada por Bullock y Reyes. Un triple del escolta estadounidense situó a los de Plaza con 13 puntos de ventaja (58-45) a 15 minutos para el final, pero el último cuarto fue un drama en el alambre. Un triple de Morris situó el empate (86-86) en el marcador a falta de 1m 14s para el final. Pero un minuto después, Hervelle opositó a héroe de la noche y devolvió el golpe con otro triple, en un lanzamiento destinado a sentenciar el duelo. Sin embargo, a cinco segundos para el final un escalofrío recorrió Vistalegre. Plaza decidió defender sin falta el ataque israelí y en un tiro malabarístico desde siete metros, Halperin forzó la prórroga y rompió el sueño blanco de jugar la final four en casa. El tiempo añadido fue un trámite para el Maccabi que ganó el partido 100-103 y abocó al Madrid a jugarse el pase en la última jornada en Grecia ante el Olympiacos. El conjunto madridista salió escaldado del infierno griego y se quedó fuera de los cuartos de final.

2007. Real Madrid 100 – Maccabi 103

La temporada siguiente dio una tregua a los blancos que se tomaron su particular revancha venciendo al Maccabi en sus dos duelos en el Grupo F del top 16, 98-79 en Madrid y 69-73 en Israel, en el único triunfo madridista en cancha macabea en los últimos 16 años.

Pero en la temporada 2009-2010, en el estreno europeo del lujoso proyecto de Messina, la pesadilla de 2007 volvió a repetirse. Durante 30 minutos los blancos fueron un rodillo con una ventaja que llegó a alcanzar los 12 puntos, pero en un último cuarto brillante, el Maccabi, que tan solo había sumado 36 puntos en los tres actos anteriores, se apuntó el parcial por 19-30, se llevó el partido (64-66) y condenó a los locales a disputar los cuartos ante el Barcelona con el factor cancha en contra. Los azulgrana se llevaron la serie 3-1 rumbo a su segunda corona europea.

2010. Real Madrid 64 – Maccabi 66

Rompió el muro de cuartos el Madrid en 2011 alcanzando su primera final four en 15 años. Pero en Barcelona se toparon de nuevo con el coco amarillo. Eidson, Schortsianitis, Pargo y compañía impusieron sus galones y su cuajo en las grandes citas ante un Madrid novel y convulso tras el portazo de Messina dos meses antes. El 82-63 final retrató la superioridad del conjunto de David Blatt. El técnico estadounidense, exseleccionador ruso, llega hoy a Madrid con un plantel corto pero competitivo liderado por el trío que forman Shawn James, Ricky Hickman y Devin Smith. El primero es el segundo jugador más valorado y el máximo reboteador en lo que va de Euroliga. A ellos se suman un repertorio de notables exacb como Eliyahu, Caner-Medley o el base David Logan. Ellos protagonizarán la enésima reedición de un duelo histórico entre enemigos íntimos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.