Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de motoclicismo 2013

Marc Márquez: “Me empano mirando a Rossi”

Marc Márquez, debutante en Moto GP, saldrá con el sexto mejor tiempo.

Marc Márquez, en Catar. Ampliar foto
Marc Márquez, en Catar. AFP

Con 15 años se coló en el hospitality de Yamaha. Tenía un regalo para Valentino Rossi. “Fue en Montmeló. Scalextric, que era mi patrocinador, sacó una réplica de un coche con el que él corrió un rally; y me pidieron que se lo diera yo. ¿Quién no quiere darle algo a Valentino?”, se pregunta él, siempre alegre, que es hoy el receptor de los elogios de su ídolo. Marc Márquez (Cervera, Lleida; 20 años), campeón de 125cc en 2010 y de Moto2 el año pasado, es la sonrisa del Mundial, el de la muñeca suelta y la vuelta rápida, el debutante más talentoso de MotoGP. Llegó a Catar y pidió calma: es un novato, recuerda. Pero deslumbró en los libres. Y, preguntado por si sería capaz de llevarse el mejor tiempo en la clasificación, apuntó alto: “Un podio el domingo satisface más que la pole. Pero el objetivo nos lo marcaremos, como siempre, el día de la carrera”. Hoy (21.00, Telecinco) saldrá desde la segunda fila, con el sexto mejor tiempo, a nueve décimas de Lorenzo. Y promete espectáculo.

Pregunta. ¿Recuerda su estreno en el campeonato de España?

Respuesta. Sé que fui quinto porque a veces veo el vídeo. Y recuerdo que llevaba el depósito recortado y el sillín hacia delante, cambiaron las estriberas, los puños eran de bicicleta porque tenía las manos muy pequeñas, y la maneta del freno me la pusieron más cerca: inventos para ayudarme un poco. Me costó dar el estirón...

P. Llevaba un tope en el culo porque al dar gas se iba para atrás.

R. Era un tope en el colín casi tan grande como mi puño. Con 13 años no sé si pesaba 40 kilos o quizás un poco menos.

P. ¿Qué queda de aquel piloto?

R. Poco. Aunque la persona es la misma. Mis mecánicos me decían que era muy tímido. En eso he cambiado, pero soy el mismo. Como piloto conservo la atención, pero mi estilo ha variado mucho a medida que he ido ganando cuerpo y fuerza: ahora puedo ser más agresivo.

P. Se entrena con su hermano Àlex, también piloto. ¿Quién da caña a quién?

“Mi estilo ha variado al ganar cuerpo y fuerza: ahora puedo ser más agresivo”

R. De momento, yo. Físicamente estoy más fuerte, soy tres años mayor que él... Además, este invierno me he entrenado un poco más. Pero el tío va cogiendo fondo y musculatura poco a poco. Me dará trabajo: está más fuerte de lo que lo estaba yo a su edad.

P. Estos brazos no los tenía hace un año.

R. No, no los tenía... (Ríe).

P. ¿Ha hecho muchas pesas?

R. Solo durante un mes, luego me concentré en ganar fuerza, pero, sin quererlo, ha aumentado la musculatura. En el primer test de Malasia vi que me faltaba fuerza para llevar esta moto.

P. ¿Sabe Rossi que en su habitación guarda una colección de sus motos en miniatura?

R. Yo no se lo he dicho... No sé cuándo terminará la colección. Todavía la estoy haciendo. Cada dos semanas sale una moto.

P. ¿Cuántas tiene ya?

R. No lo sé. Pero... valen pasta, ¿eh?

P. ¿Qué ocurre cuando los ídolos se convierten en rivales?

R. Todavía no lo siento como un rival. Si Rossi puede convertirse en mi rival será buena señal, porque seguro que él está delante. Aunque es especial: cuando le seguí en la pista en Malasia me empanaba mirándole y, de repente: ¡que tengo que abrir gas!

P. Todos alucinan con cómo se descuelga en las curvas, ¿cómo lo hace?

R. En Moto2 ya iba muy así, pero con la MotoGP se ha exagerado. Enseguida me encontré muy cómodo con la Honda, adquirí este pilotaje desde el primer entreno. Y ha ido a más. En el segundo test de Malasia, después de ver todas aquellas fotos, pensé que quizá iba demasiado descolgado: intenté modificarlo un poco, para ir como los demás, pero no iba a gusto. Si ruedo cómodo y no pienso en nada me sale descolgarme así.

P. ¿En qué le ayuda?

R. El ir tan inclinado me ayuda a hacer los giros. Además, si juegas con el cuerpo encima de la moto puedes solucionar mejor algún imprevisto; aunque todavía no puedo jugar del todo con la Honda como yo querría.

P. ¿Cuántas coderas destroza al día?

R. Depende de los circuitos: en algunos toco más con el codo que en otros y, habitualmente, toco más en las curvas a la derecha que en las que van a la izquierda. En Austin, durante los tests, llevaba coderas de plástico y me duraban cinco vueltas; ahora me las han reforzado con una pieza de magnesio, porque con el titanio saltan chispas. Esperemos que me aguanten una carrera entera.

P. ¿Ya se divierte con la MotoGP o es la moto la que le lleva a usted?

“Si Valentino llega a ser mi rival, será buena señal. Seguro que él estará delante”

R. En circuitos como Austin o Malasia, que son más anchos, me he encontrado más cómodo. Pero en Jerez, que es más estrecho y pequeño para una MotoGP, vi que todavía no la dominaba por completo: se me acumulaba el trabajo.

P. En Moto2 le gustaba aprovechar mucho el paso por curva y ahora no puede hacerlo.

R. He mejorado bastante en frenada. He trabajado mucho en pretemporada. Es un aspecto del pilotaje muy diferente respecto a Moto2, porque hay que frenar más. La diferencia la marca el neumático delantero: en Moto2 casi no descargas peso sobre la goma, aquí debes hacerlo para que tome temperatura y trabaje bien. Tengo que corregir los vicios de Moto2: no hacer tanto paso por curva, ni dar gas demasiado pronto.

P. ¿Qué ha cambiado en su estilo?

R. Al llevar una MotoGP sacrificas un poco de agresividad porque la moto pesa más: la fuerza de uno llega hasta un punto y si eres demasiado agresivo te cansas mucho.

P. ¿Qué es lo que más le ha impresionado de la Honda?

R. El trabajo que hay fuera de la pista, toda la estructura del equipo y la cantidad de ingenieros que tiene HRC. Hasta el tercer test cada día veía caras nuevas.

P. ¿Qué es lo que más admira de sus rivales?

R. De Valentino, la experiencia y lo hábil que es tanto dentro como fuera de la pista; de Lorenzo, su constancia, es muy regular y eso es muy importante en carrera; y a Dani lo admiro bastante: ahora que he pilotado esta moto y viendo cómo es físicamente me doy cuenta del talento que hay que tener para hacer lo que hace: su salida de curva es buenísima.

P. Su pretemporada genera mucha expectación, pero, ¿qué se cree Márquez capaz de hacer?

R. Lo que venga bienvenido será. Intentaré estar lo más adelante posible, pero también hay que tener paciencia, ir paso a paso. Durante la segunda parte de la temporada lo tendremos todo más controlado, pero en la primera nos costará todo algo más. Poco a poco iremos haciéndonos un hueco en esta categoría.

P. ¿Seguirá utilizando los calzoncillos azules para los entrenamientos y los rojos para las carreras?

R. Sí, sí. Están allí preparados ya. Es la única manía que tengo, el resto son hábitos: como ponerme siempre el guante derecho primero o subir siempre a la moto por la izquierda. Si me haces subir por la derecha casi no sé hacerlo. Son costumbres.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información