Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pausa contra el vértigo

El Málaga tratará de imponer el juego de engaños ante la velocidad punta del Borussia Dortmund

Los jugadores del Málaga durante el entrenamiento del equipo. Ampliar foto
Los jugadores del Málaga durante el entrenamiento del equipo. EFE

Si el Dortmund tiene un punto débil, ese es el central brasileño Felipe Santana, sustituto hoy (20.45, Canal + Liga de Campeones) ante el Málaga en La Rosaleda del lesionado Hummels. Defensa corpulento y poderoso en el juego aéreo (mide 1,93m), pero sin apenas continuidad y vulnerable ante delanteros pequeños y habilidosos, como Saviola. “El partido será muy bonito”, avanzó el entrenador del Málaga, Manuel Pellegrini, “porque los dos buscan la creatividad, la posesión y el ataque”. Aunque de maneras muy distintas. El Málaga apuesta por la elaboración y la pausa hasta que aparezca el espacio a través del engaño. En el Dortmund, la velocidad está por encima de todo: roba y sale con movimientos muy sincronizados.

 Avalado por sus exhibiciones ante el Madrid y el Manchester City en la primera fase, el Dortmund se siente autorizado a llevar esta noche la iniciativa. Tras dos cursos tan brillantes en la Bundesliga como ignorados por el resto de Europa, su entrenador, Jürgen Klopp, ha convencido a sus jugadores de que este es su año en la Champions. “Ni las jerarquías ni el palmarés valen para nada a estas alturas”, replicó en este sentido Pellegrini.

Si bien el historial juega a favor del Dortmund (ocho Ligas, una Recopa, una Copa de Europa y una Intercontinental), la experiencia internacional de sus futbolistas es equiparable a la de los malaguistas. En parte porque su media de edad no llega a los 25 años mientras que la del Málaga pasaría de los 29.

El lujo de ambos equipos reside en la zona de tres cuartos. El trío de Pellegrini (Isco, Baptista y Joaquín) puede competir con el de Klopp (Götze, Gündogan y Reus). Vertiginoso en el caso alemán; más artístico en el español.

Los técnicos del Dortmund creen conocer a Pellegrini porque lo intentaron fichar antes de la llegada de Klopp, disuadidos cuando se cruzó el Madrid. También presumen de controlar las flaquezas de Demichelis y Santa Cruz, por su pasado en la Bundesliga sin pena ni gloria. Pero les preocupa la imprevisibilidad de Isco, el más difícil de desactivar por su juventud e imaginación. A ese le añade Pellegrini una organización defensiva muy pulcra para contener la pasión desenfrenada en ataque del Dortmund. Una revolución en Alemania comparable a la que el chileno ha desarrollado por dos veces en España, primero en el Villarreal y ahora en el Málaga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información