Los problemas ‘laterales’ de España

La selección se ha complicado la clasificación mundialista tras dos errores defensivos en la banda derecha La lesión de Jordi Alba, que no jugará en París, agrava las carencias

Arbeloa, ante Finlandia
Arbeloa, ante FinlandiaRAFA RIVAS (AFP)

En el minuto 90 del España-Francia, Juanfran corría la maltrecha banda derecha del Calderón y buscó un autopase. España ganaba a Francia por 1-0; de eso no hace mucho, en octubre del pasado año. El lateral colchonero, que había sustituido a Arbeloa, lesionado, apenas unos minutos antes, se aventuró a atacar tratando de activar la carrera. Le robaron la pelota y los galos montaron una contra que les dio el empate (1-1). Desde aquel día, la selección empezó a pergeñar que debería ir a ganar a París para ser primera de grupo, necesidad que el empate contra Finlandia (1-1) ha incrementado.

El gol de Pukki volvió a generarse desde una mala defensa del pasillo derecho, que en este caso señala a Arbeloa. Se ha encontrado la selección en sus dos tropiezos, el de Francia en Madrid y el del viernes, con un problema que no solía aparecerle. Aunque no marcara muchos goles, cerraba bien atrás y eso le permitió, por ejemplo, conquistar el Mundial ganando varios partidos por la mínima. El problema contra Finlandia no fue solo que España no marcara más goles, sino que encajó uno contra la selección 87ª del mundo por no cerrar bien un contragolpe.

Claro que no fue el madridista el único culpable del empate en Gijón, donde si algo faltó fue acierto al rematar y un punto de suerte, pero La Roja evidencia un problema en los laterales desde que Capdevila se jubiló y Ramos pasó a ejercer de central. Ahora, con estas dudas, llega a París con una incertidumbre en las alas. O dos.

Jordi Alba, asentado en la izquierda, ha regresado a Barcelona lesionado del bíceps femoral de la pierna derecha y Del Bosque necesita improvisar una defensa que se rompe por las bandas. A la espera de que Azpilicueta se asiente en la Premier, pese a probar a Ramos, Albiol, Iraola, Juanfran y Puyol en un momento puntual, Arbeloa se ganó su espacio. Defensivamente solvente, sus limitaciones en el juego ofensivo le señalaron contra Finlandia. Algo que ya sucedió en el debut de España en la última Eurocopa, contra Italia. Arbeloa tiene mucha menos presencia en ataque que Alba. Su discusión con Piqué tras el gol de Pukki en Gijón no es sino una evidencia más de un problema colectivo en defensa y en ataque que el cuerpo técnico no acaba de solucionar.

Arbeloa era un lateral funcional que Rafa Benítez conocía en las divisiones inferiores del Madrid y al que un día fue a buscar a A Coruña para llevárselo al Liverpool. Suplente de Ramos en el Mundial, el tránsito del de Camas al eje de la defensa en la última Eurocopa le llevó a la titularidad. Antes ya había debutado con Luis Aragonés, con el que jugó tres partidos; con Del Bosque lleva 42. La carencia de laterales derechos en la Liga es un problema para Del Bosque. No aparecen grandes nombres que generen una competencia que ayude a mejorar el puesto. Algo parecido a lo que sucede en el eje de la zaga. Si pudiera, el seleccionador no olvidaría a Ramos como lateral.

Mirando lo que sucede en el campo, su contribución al juego ofensivo no está al nivel de Alba. Desde la final de la Eurocopa, los dos han sido titulares en partidos oficiales, pero el catalán aporta más en ataque. El madridista ha sido menos incisivo en tareas ofensivas. En Gijón, España se volcó por la izquierda, y fueron más abundantes las combinaciones de Alba con el resto de sus compañeros que las de Arbeloa. Alba lleva 15 centros al área en los cuatro partidos oficiales que ha disputado España desde que ganó la Eurocopa del 2012 en Kiev. No ha cometido una sola falta, ha marcado un gol (el primero contra Bielorrusia en Minsk), recuperó la pelota tantas veces como la perdió (29), y cuando le buscaron en el campo, los compañeros le encontraron con más facilidad para el ataque.

La aportación de Arbeloa es mucho menor pasado el medio campo: seis centros, ningún gol, ocho faltas realizadas, y una cuenta de pases que habla de su menor trascendencia en la elaboración del juego: 191, de los que 24 fueron equivocados. Arbeloa volverá a ser titular en París, donde seguramente se medirá a Ribèry, contra quien jugó un gran partido durante los cuartos de final de la Eurocopa, pero también uno de los jugadores que más le inquieta, como se vio en las semifinales de la pasada Liga de Campeones, frente al Bayern Múnich .

El problema lateral de La Roja está sobre la mesa: Alba está lesionado -"elongación en el bíceps femoral de la pierna derecha que le tendrá de entre siete a 10 días de baja", rezó un comunicado del Barça, que le declaró duda para jugar contra Celta y PSG- y Arbeloa no aporta tanto en ataque. Los laterales no son los únicos culpables del problema en el que se ha metido España, pero son el síntoma de que no todo va bien.

Monreal: “La baja de Jordi Alba me abre una puerta”

AGENCIAS, Madrid

“No considero el partido de Francia una final, pero sí será muy importante para mí porque la baja de Jordi Alba me abre una puerta”, explicó Nacho Monreal ante la cita del próximo martes en Saint Denis. “Si tengo la oportunidad intentaré hacerlo lo mejor posible porque para eso entrenamos, para cuando nos llegan este tipo de ocasiones”, contó en rueda de prensa.

Además, el ex jugador del Málaga aseguró que aún quedan partidos para lograr el pase al Mundial, aunque los tres puntos en Francia son clave. “Es demasiado pronto para hablar de finales, pero sí somos conscientes de que no hay margen de error. Nos colocaríamos a cinco puntos y eso nos complicaría el primer puesto. Lo bueno es que dependemos de nosotros”, dijo. “La idea del grupo es que tenemos que ganar sí o sí. Antes de este último empate ya éramos conscientes. Somos los campeones del mundo y por eso siempre salimos a ganar. Y ahora encima, es una obligación, también la de hacer buen fútbol”, explicó el jugador de la selección española.

Por otro lado, el lateral navarro habló sobre el debate que existe en el ataque francés entre Karim Benzema y su compañero de equipo en el Arsenal Olivier Giroud. “Son dos jugadores muy importantes para Francia. Conozco mejor a Giroud del Arsenal, es un delantero muy fuerte que tiene mucho gol”, dijo. “A Benzema todos le conocemos. Es un grandísimo jugador y, es verdad que lleva una mala racha, y ojalá que siga un partido más. Independientemente de quien juegue, hay que estar muy pendiente porque a la mínima te pueden hacer un gol. Los dos son muy buenos”, aseguró el del Arsenal.

Por último, Monreal explicó lo que significa para la selección haberlo ganado todo. “Al final todos los éxitos te crean responsabilidad porque la gente se acostumbra a ganar, y que además lo vamos a hacer fácil y no es así. Todo lo que se ha conseguido ha llevado mucho trabajo y esfuerzo”, aseguró. “Que la gente se haya acostumbrado a lo bueno nos crea el compromiso de no decepcionar a toda la afición. Por eso seguimos en la misma dinámica, para que esto no termine todavía. Seguimos queriendo ilusionar a la gente”, concluyó el lateral español.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS