Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Especial Fórmula 1

“Alonso aún puede hacerlo mejor”

Domenicali charla con Alonso en el box de Ferrari. Ampliar foto
Domenicali charla con Alonso en el box de Ferrari. reuters

Stefano Domenicali (Imola, Italia; 1965) atiende a EL PAÍS en la diminuta oficina habilitada en la trastienda del garaje que Ferrari ocupa en el circuito de Albert Park, en Melbourne, un par de horas después de bajar del avión que le ha traído desde Italia. Los capilares de sus ojos denotan el cansancio acumulado. Normal, porque cuando la entrevista da comienzo para él son las cuatro y media de la mañana, y porque tiene por delante el primer gran premio de una temporada en la que su scuderia, con Fernando Alonso como punta de lanza, intentará encasquetarse una corona que en dos de los últimos tres años se le ha escurrido de entre los dedos en el último suspiro. El Mundial arranca con una carrera que ayer vio aplazada la pole por culpa de la lluvia.

Pregunta. ¿En qué se diferencia un buen invierno de uno malo para Ferrari?

Respuesta. La principal diferencia es si la información que te aporta el coche corresponde con lo que esperabas recibir de él. Esta vez ha ocurrido y nos confirma que el método de trabajo que pusimos en marcha al final del año pasado comienza a dar sus frutos. Eso da confianza, sobre todo a los pilotos. Después habrá que ver dónde estamos respecto a los demás, pero el punto de partida es bueno. Dicho esto, es verdad que el rendimiento del F2012 fue muy malo de entrada, pero a pesar de ello conseguimos sumar muchos puntos y no será fácil igualarlo.

P. En la pretemporada es difícil saber el rendimiento real de cada coche porque todos los equipos juegan al despiste. ¿Ferrari ha escondido muchas cosas?

R. Lo que puedo decir es que nosotros hemos llevado a cabo nuestro programa sin tener la necesidad de impresionar a nadie con los tiempos. Los registros nos han acompañado y estoy contento por ello, y lo único que puedo añadir es que creo que la pretemporada nos indica que Mercedes se ha metido en la lucha por la corona.

“La fuerza de Fernando es que nunca está satisfecho. Eso le mantiene joven”

P. ¿Cree que esos problemas de Red Bull que Vettel anunció en Montmeló son reales?

R. Creo que no, aunque espero equivocarme. Su último bólido era muy competitivo, y no hay ningún elemento que me lleve a pensar que el nuevo ha ido a peor.

P. Ferrari lleva años reconociendo que no es capaz de ofrecerle a Fernando Alonso un monoplaza a su altura. ¿Cuánto crédito cree que le queda antes de que eso afecte directamente a la imagen de la marca?

R. Yo analizo las cosas desde una lógica de equipo, y por eso no tiene sentido aislar el mérito del piloto. Si ganamos lo hacemos todos y si perdemos, lo mismo. Ferrari tiene el privilegio de contar con Fernando porque lo ha elegido, y tenerle a bordo es un gran valor añadido. Él también está orgulloso de su escudería porque la temporada pasada, a pesar de no contar con el prototipo más rápido, fuimos los mejores en términos de estrategia y en los cambios de gomas.

P. Alonso asegura estar en el mejor momento de su carrera profesional. ¿Le incomoda la posibilidad de que pueda pasársele el arroz sin disponer de un Ferrari ganador?

“De Red Bull, McLaren y Mercedes no interesa nada. Solo interesa Ferrari”

R. No tengo miedo por un motivo: Fernando siempre se supera. Desde que corre con nosotros, cada año hemos concluido que su rendimiento ha sido fantástico, y al siguiente aún lo ha hecho mejor. No hay límites físicos o psicológicos para que esto deje de ocurrir. Parte de su fuerza radica en no estar nunca satisfecho y eso le mantiene joven. Ferrari y Alonso deben vencer juntos, y en dos de los últimos tres campeonatos hemos llegado al final con opciones de ganar aunque no lo hemos logrado. Es hora de cambiar esa tendencia, y yo estoy convencido de que a nivel individual aún puede hacerlo mejor.

P. A diferencia de su etapa en Renault o McLaren, Alonso ha sido muy poco desagradable con Ferrari cuando las cosas no han ido bien. ¿Es un triunfo suyo?

R. ¿Mío? [se ríe]. Hay mucho diálogo y eso es vital en Ferrari, donde vivimos perennemente bajo presión. Somos los únicos que estamos condenados a ganar, y si terminamos segundos como ha ocurrido últimamente, es un desastre. En este ecosistema, añadir aún más presión no sirve de nada, es contraproducente.

P. Uno de los temas de moda del pasado Mundial giró alrededor de los problemas en el túnel de viento de Maranello. Ustedes aseguran que todos los equipos lo sufren aunque nadie habla de ello. Entonces, ¿por qué los subrayan?

R. De Red Bull, a pesar de sus éxitos, de McLaren y de Mercedes no interesa nada. Solo interesa Ferrari. Por un lado eso es bueno, pero por el otro sabemos que todo el mundo quiere saber qué hacemos y cómo. Todo. Hay que tratar de trabajar sin dar demasiada información, básicamente porque no quiero facilitarles las cosas a nuestros adversarios, y es verdad que debemos mejorar un poco en ese aspecto. La expectación que despierta nuestra escudería no es comparable a ninguna.

“Somos los únicos condenados a ganar. Terminar los segundos es un desastre”

P. De todas formas, parece que a los pilotos no les hace demasiada gracia que se anuncie cómo se irá desarrollando el coche.

R. De Ferrari habla todo el mundo. Este año hemos decidido que de las actualizaciones del F138 no diremos nada, se verán en la pista. No queremos crear expectativas de ningún tipo.

P. En 2014 entra en juego una revolución en el reglamento que incluye la introducción de motores turbo V6 de 1,6 litros de cilindrada. ¿Cómo se preparan?

R. Estamos ante el cambio más agresivo de los últimos 20 años. Desde un cierto punto de vista es bueno porque afectará a muchos campos más allá de la aerodinámica, como el KERS, los motores y demás. El problema es que todo ello precisa de una gran inversión y ahora no es el mejor momento. En cuanto al propulsor, la entrada del turbo puede ser interesante para nuestros superdeportivos, y sobre el seis cilindros, la tecnología que empleemos para desarrollarlo nos servirá para el motor del Maserati.

P. ¿Esta decisión fue anterior o posterior al cambio en el reglamento de la F-1?

R. Más o menos se dio a la vez.

P. McLaren y Red Bull equipan motores Mercedes y Renault, respectivamente. ¿Eso les otorgará ventaja?

R. Nosotros siempre hemos trabajado así, con un grupo específico encargado únicamente de los motores dentro de la fábrica. Yo lo veo como un punto de fuerza porque esa proximidad debería facilitar su integración al chasis. Además, los motores siempre han sido una de nuestras mejores bazas.

“¿Fichar a Newey? En un matrimonio las dos partes deben dar el sí”

P. La F-1 ha cambiado su punto de vista y ahora entran en juego elementos como la sostenibilidad y el medio ambiente. ¿Cómo reaccionará Ferrari ante estos nuevos derroteros?

R. Nuestra perspectiva será la misma. Nuestro sector sigue siendo el de los coches con altas prestaciones y con un cierto nivel de potencia. De todas formas, también tenemos que regirnos por los límites de emisiones, y por eso tenemos que trabajar teniendo en cuenta que el mundo está cambiando a una velocidad tremenda. No hay un cambio en nuestra filosofía a corto plazo.

P. Alonso dijo en India que no corría contra Vettel, que lo hacía contra Newey. Si es el factor diferencial, ¿por qué no van a por él?

R. No quiero hablar de Newey por dos motivos: porque no trabaja en Ferrari y porque tengo la obligación de motivar a mi gente y ganar con los ingenieros que tenemos en este momento.

P. Entonces, ¿la decisión de no ficharle es suya?

R. Yo no he dicho eso. Además, en un matrimonio las dos partes deben dar el “sí”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información