Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La primera gran prueba de Isco

Pellegrini ha mimado al internacional, cascado tras haber jugado ya 44 encuentros

Isco, en el entrenamiento de ayer. Ampliar foto
Isco, en el entrenamiento de ayer. AFP

A Manuel Pellegrini le preguntaron por Isco en la rueda de prensa oficial previa al duelo ante el Oporto. “No es el momento de hablar de un jugador o de otro de manera individual. Necesitamos once futbolistas a un gran rendimiento tanto en ataque como en defensa”. Así se escapó el chileno cuando se le tocó una de las mayores preocupaciones que tiene en la cabeza: el rendimiento de Isco. Justo en el momento culminante de la temporada, con el equipo jugándose un pase histórico a los cuartos de final de la Liga de Campeones, el internacional ha perdido la chispa. Isco alcanzó la plenitud de su juego a finales del año pasado, cuando, por ejemplo, arrasó con su juego en el triunfo ante el Real Madrid (3-2) o fue parte principal de las victorias en Liga de Campeones ante Zenit, Anderlecht y Milan.

Las primeras señales de alarma llegaron justo después de que Isco debutara con la absoluta en Doha, ante Uruguay. Pellegrini, que lo había reservado en la Copa, donde no participó, por ejemplo, en el duelo de cuartos ante el Barcelona, decidió dosificarlo. “No me han dejado respirar y no he podido hacer mi fútbol”, manifestó el propio Isco después de caer 1-0 en Oporto. Desde ese encuentro, el malagueño, de 20 años, no ha completado un partido con el Málaga. Fue sustituido al descanso del choque contra el Betis, con un 3-0 en contra. Solo jugó 70 minutos en el trascendental duelo con el Atlético de Madrid y fue suplente en Valladolid, donde salió en el tramo final para jugar apenas 20 minutos.

A espaldas de Isco pesan 44 partidos en la actual temporada, justo los mismos que hasta esta campaña había disputado desde su debú en Primera con el Valencia en la temporada 2010-2011. Además, el futbolista inició el curso con la selección olímpica, con la que disputó los Juegos de Londres entre el 26 de julio y el 1 de agosto. “A Isco le ha pasado un poco como al Barcelona, que ha llegado al mes de febrero y marzo sin esa chispa de principios de temporada. Le ocurre a los futbolistas que están jugando desde el verano”, aclara Luis Milla, el entrenador de la selección olímpica en la que jugó Isco. “Pellegrini es consciente de la acumulación de partidos que lleva encima, así que hace bien en dosificarlo. Isco es un chaval muy sensato, muy tranquilo, que se deja aconsejar cuando sabe que se toman determinadas medidas para beneficiarle”, añade Milla, actual entrenador del Al-Jazira Sporting Club, equipo de los Emiratos Árabes.

“Esperamos lo mejor de Isco. Siempre ha ofrecido grandes actuaciones en los duelos importantes que hemos tenido esta temporada”, aclaran desde el club, conscientes del potencial de un futbolista al que el club le mejoró el contrato el pasado mes de enero, subiéndole también la cláusula de rescisión de 20 a 35 millones de euros. En el Málaga, donde se vive con inquietud el futuro, saben que Isco en un auténtico filón. “Será el próximo en ser vendido”, destacó su compañero Demichelis la semana pasada. El escaparate de la Liga de Campeones es gigantesco para Isco, al que han seguido en directo en el último tramo de competición equipos del potencial del Manchester City. Un ojeador del equipo inglés lo espió en Oporto y en el duelo contra el Atlético, donde el futbolista mostró su perfil más bajo. “Todos esos rumores sobre tu futuro te acaban afectando, aunque es cierto que Isco es un chico con personalidad”, aclara Milla.

Tras perder en Portugal, no ha completado los tres partidos siguientes de Liga

El jugador, mientras tanto, no ha cambiado un ápice su rutina. Del entrenamiento en Málaga a Benalmádena, donde es mimado por su familia y sus amigos de toda la vida. En el camino, no hay día en el que los aficionados dejen de pedirle que no se marche al finalizar esta temporada. Su futuro no depende de él y sí mucho más de un proyecto en ascuas por el castigo de la UEFA de no participar en competición europea la próxima temporada debido a los impagos de la entidad.

Con 44 partidos a sus espaldas y ocho goles en Liga y dos en la Liga de Campeones, todo el mundo espera la mejor versión de Isco frente al Oporto. El mejor futbolista joven del fútbol continental en 2012 tiene ahora la palabra.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.