Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Este teléfono está intervenido”

Las grabaciones revelan que Eufemiano trató al expistard Escuredo, actual seleccionador de ciclismo en pista: "Lo que me habías encargado ha llegado ya"

Eufemiano, a la entrada al juzgado madrileño. Ampliar foto
Eufemiano, a la entrada al juzgado madrileño. AS

Continúa el juicio por la Operación Puerto y prosiguen las revelaciones sobre los métodos empleados por el doctor Eufemiano Fuentes para articular su complejo entramado de dopaje. En la sesión de este miércoles, las grabaciones intervenidas por la Guardia Civil atestiguan las sospechas del médico ante la posibilidad de que su teléfono estuviese intervenido por la policía, detallan su vínculo con el ciclista colombiano Santiago Botero e implican al expistard José Antonio Escuredo, actual seleccionador español de ciclismo en pista.

"Lo que tú me habías encargado ha llegado ya", dijo el médico Eufemiano Fuentes por teléfono a un corredor llamado Jose que el 16 de mayo de 2006 le telefoneó desde un número con prefijo de Girona (972) y le contó que unas semanas antes había conseguido una medalla de plata en unos Mundiales. La conversación, que fue intervenida por la Guardia Civil, se ha escuchado hoy en el juicio de la Operación Puerto, y aunque el nombre del interlocutor no figura en ella, todos los datos coinciden con el excorredor y actual seleccionador español de ciclismo en pista José Antonio Escuredo. Así, el corredor, identificado solo por su nombre de pila -Jose- llama desde un teléfono con prefijo de Girona (972), donde Escuredo nació el 19 de enero de 1970; y da detalles de la presea obtenida que se corresponden con la medalla de plata lograda por el citado ciclista el 14 de abril de 2006 en la prueba de keirin en los Mundiales de Ciclismo en Pista disputados en Burdeos (Francia).

De hecho, los comentarios que hace durante la conversación -"Hice segundo otra vez (...) Soy el único tío que ha estado en las cuatro pruebas, pero no he ganado ninguna"- coinciden con las declaraciones que realizó a la prensa tras conseguir la medalla: "He sido el único corredor que he estado en las cuatro últimas finales de acontecimientos del más alto nivel", dijo entonces. Además de la medalla de Burdeos, Escuredo se había hecho con la plata en la prueba de keirin tanto en los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004 como en los Mundiales de Melbourne (Australia) de ese mismo año, donde también fue segundo en velocidad por equipos.

"Lo que me vas a decir lo va a oír alguien más"

En la sesión celebrada este miércoles, también se pudo comprobar la sospecha de Eufemiano sobre la intervención policial de su teléfono. Así se lo dijo a su hermana Yolanda el 19 de mayo de 2006, solo cuatro días antes de que la Guardia Civil le detuviera en Madrid. "Este teléfono está intervenido, lo que me vas a decir lo va a oír alguien más. Piensa si lo que me vas a decir me lo puedes decir por aquí o te doy otro número".

Te lo cuento por el fijo. Este teléfono no me gusta mucho porque igual  me lo tienen pillado”

Eufemiano

Las audiciones están revelando las precauciones que Fuentes tomaba al hacer o recibir llamadas de teléfono, ya que en sus conversaciones siempre habla en clave y, aun así, advertía a sus interlocutores de que ciertos asuntos no quería tratarlos por el móvil. Así sucede cuando una persona identificada como Nelson le dice que quiere hablar con él "del material". "Todo eso tendrá que ser por el fijo", dice Fuentes, que en otro momento comenta "desde este teléfono no me hace gracia decirte cuándo celebramos los cumpleaños" y que, ante una pregunta en principio inocente -"¿Cómo te fue con Manolo"?- insiste: "Te lo cuento por el fijo". "Este teléfono no me gusta mucho porque igual hasta me lo tienen pillado", se oye decir a Fuentes en otra de las conversaciones que mantuvo el 19 de mayo de 2006.

"Esto no es para andar más, sino para después"

Además, las escuchas revelan que Fuentes planeó entregar al director deportivo Manolo Saiz los productos que este le pedía en una cantidad menor a la solicitada porque le debía dinero. "Le estoy cobrando bien caro el interés", comentó Eufemiano al también acusado José Ignacio Labarta. En la conversación, el médico dice que ha concertado un encuentro con el director deportivo -"Hemos quedado un día que me paga"- y que este, al que se refiere como "el gordo", le ha hecho un encargo aprovechando la cita. "No tengo mucho de lo que necesita, igual tengo que ir a buscarlo", comenta el médico a Labarta, que le dice: "Si le quieres dar, solo dime mándame un paquete".

Todo lo que mañana sufras te viene bien para la comidita esa”

Las intervenciones telefónicas destapan además que Eufemiano recomendó al ciclista colombiano Santiago Botero que esperara a terminar una etapa de la Volta a Cataluña 2006 para seguir con su tratamiento. "Prefiero que lo hagas mañana después de una etapa muy dura porque sienta mejor. Esto no es para andar más, sino para poner la base para después, pero poniendo la base uno se queda mal. Cuanto más cansado estés, mejor, mañana tu cuerpo está más receptivo. Todo lo que mañana sufras te viene bien para la comidita esa", le explicó Fuentes al corredor, entonces en el Phonak. Botero, campeón del mundo en la contrarreloj de 2002 y ganador de etapas en el Tour de Francia, fue exonerado por la Comisión Disciplinaria de la federación colombiana de ciclismo al entender que las pruebas aportadas contra él por la Guardia Civil sobre su implicación en la Operación Puerto no estaban "validadas ni autentificadas" por "autoridad judicial competente".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información