Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid escapa del diván

Los de Laso superan 77-72 en el tramo final a un correoso Alba en un partido trabado

Rudy defiende a Foster. Ampliar foto
Rudy defiende a Foster. AFP

Del espejismo de un plácido recreo a la sofoquina de un partido engorroso. El Madrid sufrió más de lo que tenía presupuestado para superar a un correoso Alba Berlín en un duelo que desencriptó la lucidez de Sergio Rodríguez y la metralleta episódica de Carroll. Solo al final, los de Laso tumbaron la resistencia del conjunto alemán, que llegó al Palacio como una de las cenicientas (con el segundo peor ataque de la competición: 65,4 puntos de media por partido) y a punto estuvo de llevarse la fiesta.

En un inicio de gatillo fácil y defensas distendidas, los blancos tantearon pronto la teórica endeblez del rival con un parcial de 10-2 en el que el Alba se cargó de faltas intentando sujetar la primera embestida rival. Pero resultó mera pirotecnia. Recurrieron los entrenadores a Slaughter y Miralles para poner tensión en la pintura y la búsqueda del rigor acabó con el ritmo.

A pesar de ello, Mirotic se bastaba para lanzar a los suyos. Con 10 puntos sin fallo, tres rebotes y dos faltas recibidas, acaparó la producción anotadora en el primer cuarto. Sin embargo, solo anotó dos puntos más el montenegrino en el resto del partido, metáfora de la desconexión que sufrió su equipo cuando el escenario parecía propicio para lucir autoridad.

Real Madrid, 77 - Alba, 72

Real Madrid (20+14+14+29): Llull (2), Suárez (6), Rudy (14), Mirotic (12) y Begic (4), -quinteto inicial-, Hettsheimeir (7), Rodríguez (2), Slaughter (1), Pocius (2), Reyes (11) y Carroll (16).

Alba Berlín (14+19+17+22): Thompson (14), Wood (11), Foster (7), Idbihi (11) y Morley -quinteto inicial-, Schultze (3), Schaffartzik (8), Byars (5), Djedovic (4), Miralles (9).

Árbitros: Sreten Radovic (CRO), Paolo Taurino (ITA) y Boris Shulga (UKR). Sin eliminados.

Partido correspondiente a la octava jornada del Top 16 de la Euroliga disputado en el Palacio de los Deportes de Madrid ante 7.849 espectadores

Pero, entre la saturación y la dispersión, el Madrid no está ahora para juergas entre semana. Mientras en la primera fase de la competición los blancos superaron con holgura los 80 puntos en seis de los 10 partidos, en lo que va de Top 16 solo han superado esa frontera ante el débil Brose y ante el CSKA tras una excelsa prórroga en la que anotaron 20 puntos tras concluir el encuentro con empate a 66. A contra natura ante el conjunto de Messina, el Panathinaikos o el Zalgiris, los de Laso han mutado su estilo en el escenario europeo desarrollando un perfil más abnegado que lúdico. Si en Liga siguen lanzados con 89,9 puntos de media por encuentro y 230 puntos más que el Barça tras 21 jornadas, en esta fase de la Euroliga los blancos han bajado el listón hasta los 74,6. Siempre sostenidos con un repertorio notable, con carácter y recursos, que le permiten lucir un notable expediente con 36 victorias en 42 partidos oficiales.

Nada hacía presagiar el sofocón ante el Alba. Thompson era incapaz de descifrar el camino del aro y Djedovic confundía la velocidad con la prisa mientras Sergio Rodríguez se ponía el esmoquin de prestidigitador. Las geniales asistencias del base canario y los triples de Carroll permitieron el primer estirón en el marcador (34-23, m. 18). Pero un parcial de 0-10 liderado por la brega de Miralles y la constancia de Idbihi devolvió el partido a la casilla de salida justo antes del descanso (34-33, m. 20).

El Madrid, máximo reboteador de la competición con 39,9 de media por encuentro, perdió la batalla bajo los aros (6-13 en el segundo cuarto; 31-40 al final) y el Alba aprovechó para recomponer la figura justo cuando los de Laso parecían desmelenarse. La precipitación de Llull destartaló a los suyos, que perdieron el oremus en ataque (seis de 22 en triples) y estuvieron casi seis minutos sin anotar. Inmersos en un mal sueño cuando parecía que iba a comenzar el recreo, los blancos se vieron obligados a repasar la lección. Pero, para entonces, el Alba había barnizado su autoestima coincidiendo con la afinación de Thompson.

Si el pasado domingo ante el Manresa los de Laso firmaron 63 puntos al descanso, ante el Alba sumaban 48 en el minuto 30 y sufrían ante el imprevisto panorama. Rudy reclamó galones, Hettsheimeir enseñó músculo y Reyes acudió a su cita habitual para intentar reconducir la noche (53-53, m. 32). Pero tuvo que ser de nuevo Carroll el que desatascara el ataque del Madrid con ocho puntos consecutivos en forma de bocanada que cortaron en seco el ímpetu del conjunto alemán. Una vuelta de tuerca en defensa y la batuta del Chacho bastaron para cerrar, no sin apuros, un partido de sobresaltos y sudores fríos en el que el Madrid escapó del diván que hubiera supuesto una derrota inesperada.

Resultados y clasificaciones

Grupo E: Brose Bamberg, 65; Unicaja, 68. Zalgiris Kaunas, 73; Panathinaikos, 78. Anadolu, 63;CSKA, 60. Real Madrid, 77; Alba Berlín, 72.

Clasificación: 1. Real Madrid (siete victorias y una derrota). 2. Anadolu (7-1). 3. CSKA (5-3). 4. Panathianikos (5-3). 5. Unicaja (4-4). 6. Zalgiris (3-5). 7. Alba Berlín (1-7). 8. Brose Bamberg (0-8).

Grupo F: Fenerbahçe, 60; Barcelona, 99. Maccabi, 92; Montepaschi, 61. Khimki 87; Besiktas, 56. Olympiacos, 82; Caja Laboral, 74.

Clasificación: 1. Barcelona (siete victorias y una derrota). 2. Montepaschi (6-2). 3. Khimki (5-3). 4. Caja Laboral (4-4). 5. Olympiacos (5-3). 6. Maccabi (3-5). 7. Fenerbahçe (2-6). 8. Besiktas (0-8).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información