La verdad de Tyler Hamilton brillará en la sala

El exciclista declarará como testigo estrella de última hora de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) en su acusación particular

Tyler Hamilton, en la rueda de prensa que dió tras su positivo en 2004
Tyler Hamilton, en la rueda de prensa que dió tras su positivo en 2004SIGGI BUCHER (REUTERS)

Sobre sus experiencias dopantes, Tyler Hamilton ha escrito un libro —The Secret Race, La carrera secreta— que podrá promocionar los próximos días en Madrid de la manera más espectacular, como testigo estrella de última hora de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) en su acusación particular. En el libro, la figura de Fuentes, a quien Hamilton licenció en exclusiva sus transfusiones desde 2002 hasta su positivo en 2004, ocupa unos buenos capítulos, y en el juicio también tendrá su hueco. Ayer, la juez admitió que testifique en persona el exciclista norteamericano, el hombre que quiso ser Armstrong, y que acabó como él pero sin haber ganado ni un Tour —solo un oro olímpico en Atenas—, después de leer una declaración jurada de dos páginas prestada el 24 de enero.

En ella, de manera resumida, como en un guión de lo expuesto con más detalle en el libro, relata Hamilton las varias veces en que se sometió a transfusiones con la gente de Ufe, cómo le trata, y cómo, en contradicción con lo expuesto por el médico canario en su declaración de ayer, no solo recibía las transfusiones a mitad de las carreras y en los hoteles de su equipo, sino que a veces ni siquiera estaba presente Fuentes en el momento delicado del retorno de la sangre a sus venas. Será un momento interesante del juicio, verdad contra verdad, que aún no tiene fecha por razones logísticas.

La juez, Julia Patricia Santamaría Matesanz, no pareció, sin embargo, tan abierta a la petición de la AMA, apoyada por la abogada del Estado, aunque no por la fiscal, de que las bolsas de sangre le sean remitidas a la Agencia Estatal Antidopaje española (AEA) para que a la justicia criminal que deparará el proceso penal le pueda acompañar finalmente una pizca de justicia poética en forma de sanciones administrativas para los deportistas que puedan ser identificados, como Alejandro Valverde lo fue en Italia, y confirmados como clientes dopados de Fuentes contrastando su ADN con el de las bolsas.

La juez dio un plazo de tres días a la AMA para que argumentara su petición: ¿para qué? ¿para sancionar a quién? ¿qué significado tendrá para el proceso penal?

Sobre la firma

CARLOS ARRIBAS

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción