Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dinamarca siempre juega bien

Los nórdicos, en su mejor momento, tienen una gran defensa y corren “como gacelas”

Hansen lanza, en la semifinal contra Croacia. Ampliar foto
Hansen lanza, en la semifinal contra Croacia. REUTERS

Entre Francia, Croacia y Dinamarca, probablemente el peor rival que le podía tocar a España en la final del Mundial eran los daneses. Ahora es fácil decirlo, cuando ya se conoce que es el último escollo que le queda al equipo de Valero Rivera para alcanzar la segunda medalla de oro del balonmano español. Pero la historia avala esta afirmación. Dinamarca es un gran equipo, el que está atravesando el mejor momento de juego, y fue el que apeó a España en las semifinales del Mundial de Suecia en 2011 y en el Europeo de Serbia en 2012. Los de Valero cayeron también contra ellos en la fase de grupos de los Juegos de Londres. Un balance que habrá que olvidar para afrontar el decisivo partido de este domingo. “Por lo menos en estos últimos años les hemos ganado una vez”, reclama Manel Montoya, segundo entrenador de Rivera. “Les superamos en la Supercopa de Naciones, en Alemania en marzo de 2011. Y eso nos certifica que podemos volver a hacerlo”.

Les superamos en la Supercopa de Naciones, en Alemania en 2011. Y eso nos certifica que podemos volver a hacerlo

Montoya, segundo de Rivera

Montoya se ha pasado horas frente al vídeo hasta descubrir los mínimos detalles técnicos y tácticos de Dinamarca. Sabe que se enfrentan a un gran equipo. “Lo son. Y encima han mejorado con algunas de las incorporaciones que han realizado para este Mundial. Tienen un portero, Landin, que fue una pieza clave en la victoria contra Croacia. Cuentan con el mejor lanzador del mundo, Mikkel Hansen, bien secundado por Henrik Mollgaard y por Markussen, aunque ahora juega menos. Dos grandes extremos, Eggert y Svan o Lindberg, que corren como gacelas al contraataque. Y tienen una defensa en 6-0 muy fuerte”. Lo que más distingue a Dinamarca, sin embargo, es su solidez. El mismo Claude Onesta, entrenador de Francia, confesó antes de perder contra Croacia: “El único equipo que ha jugado bien todos los partidos en este Mundial es Dinamarca”. Y la tónica prosiguió en las semifinales contra Croacia, mostrando una superioridad notable desde los primeros compases del partido que se fue consolidando hasta el final de los sesenta minutos.

La defensa en 6-0 resultó inexpugnable para jugadores de la calidad y la agresividad de Vori, Kupic, Gojun, Sprem o Dyuvnjak. Y Niklas Landin se convirtió en un muro infranqueable realizando 16 paradas. “Sabemos a qué equipo nos enfrentamos”, dijo Valero Rivera tras el encuentro.

Dinamarca se ha instalado en las medallas en los últimos años, pero nunca ha conseguido un oro mundialista. Lo logró, eso sí, en el Europeo de Noruega en 2008 y en el de Serbia en 2012. Pero en el Mundial, sus mejores medallas son la plata lograda en 1967 y la que consiguió en Suecia en 2011, tras derrotar a España en las semifinales. En la final, forzaron a Francia a una prórroga antes de sucumbir.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información