Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Chacho rescata al Madrid

Un triple del base a dos segundos del final permite a los de Laso superar (75-74) la firme oposición del Zalgiris de Plaza

Rudy Fernández trata de escaparse con la pelota de Kaunas Popovic. Ampliar foto
Rudy Fernández trata de escaparse con la pelota de Kaunas Popovic. EFE

Cuarenta minutos encerrado en un laberinto. Destemplado, hipotenso y desatinado a partes iguales, el Madrid sufrió como nunca en lo que va de temporada para mantener su condición de invicto como local. Un triple de Sergio Rodríguez a falta de 2,5s resolvió el crucigrama ante el competitivo Zalgiris de Joan Plaza tras una noche de escalofríos.

Sobre el parquet, dos históricos con un presente de notable alto. Los blancos sumaban 26 victorias en 30 encuentros oficiales. Los verdes, cuarto mejor ataque y segunda mejor defensa de la primera fase europea, tan solo acumulaban tres derrotas. No defraudó el cartel.

REAL MADRID, 75; ZALGIRIS, 74

Real Madrid: Llull (10), Rudy (10), Suárez (5), Mirotic (17) y Begic (2); Rodríguez (8), Slaughter (2), Reyes (6), Carroll (4), Pocius (6), Draper (3) y Hettsheimeir (2).

Zalgiris Kaunas: Darden (6), Jaaber (3), Popovic (21), Jankunas y Foote (8); Lipkevicius, Jankunas, Delas (4), Kuzminskas, Lafayette (13), Kaukenas (11) y K. Lavrinovic (8).

Cuartos: 18-23, 22-17, 14-12 y 21-22.

Árbitros: C. Christodoulou (Gre), M. Boltauzer (Esl) y R. Vyklicky (Rch).

9. 187 en el Palacio de Deportes.

El encuentro era, entre otras cosas, un intercambio de nostalgias y la emotividad ejerció de hilo conductor de la bravura a la tángana final. Begic y Pocius se reencontraban con su antiguo equipo y Kaukenas regresaba a Madrid –no pudo acompañarle Darjus Lavrinovic, lastrado por sus problemas de espalda (ambos, cromos de la era Messina)-. Pero sobre todo era una nueva oportunidad para dar la bienvenida al hombre que convirtió Vistalegre en la Plaza Mágica. Al último entrenador en conquistar una Liga y una competición europea (ULEB) con el conjunto blanco hace ya más de un lustro, en el verano de 2007. Al último técnico, hasta la llegada de Laso, en descifrar desde el librillo de la normalidad la peculiar idiosincrasia del club con un baloncesto de quilates. Joan Plaza, que también fue el último de los protagonistas en saltar a la pista, recogió, entre la mesura y el orgullo, la unánime ovación del Palacio antes de que arrancara el pulso.

Llegaba al frente del Zalgiris; un equipo de autor que se desempeña con tanto esmero como desfachatez al son que marcan sus bajitos. Lastrado por las lesiones en la pintura (con las bajas de Javtokas y Klimavicius y los achaques de los Lavrinovic), el conjunto lituano agita los partidos agarrado al dinamismo de Darden, Popovic, Jaaber y Lafayette. Una eléctrica rotación que cortocircuitó desde el inicio a un Madrid desconocido. El parcial de 9-19 que reflejaba el marcador a los siete minutos de partido retrató el arranque fallón de los blancos, que erraron 13 de sus 20 lanzamientos de campo en el primer cuarto.

Laso dio una vuelta de tuerca recurriendo al perfil más abnegado de su lujoso repertorio

La noche pintaba fea para los locales y Laso dio una vuelta de tuerca recurriendo al perfil más abnegado de su lujoso repertorio. El trabajo de Reyes, Slaughter y Pocius ajustó las clavijas en defensa y el brío de Llull acabó por enchufar al conjunto madridista (29-28, m. 15). Pero enfrente, Popovic se resistía a que la efervescencia de los verdes se quedara en un mero espejismo y con su acierto desde el 6,75 sostuvo a los suyos en la pelea (40-40, al descanso). El Madrid no encontraba el interruptor en el perímetro (tan solo dos aciertos en 13 lanzamientos triples en el primer tiempo) y además sufría en la batalla por el rebote bajo su aro.

No cambiaron las constantes del partido a la vuelta de los vestuarios. Solo Mirotic encontraba el camino para desatascar el ataque blanco. Argumento insuficiente ante un Popovic iluminado. El escolta croata anotó ocho de los 10 primeros puntos de su equipo en el tercer acto y repartió la asistencia de los dos restantes mientras los de Laso penaban en busca del antídoto. Una actuación sobresaliente empañada por el fallo definitivo.

La espesura invadió el ecosistema según el plan trazado por Plaza, que aspiraba a discutirle el triunfo al Madrid atosigándole hasta el final. El tercer período concluyó con un famélico 14-12 de parcial y se llegó a la frontera del miedo con el partido en el alambre (59-59, m. 34). Se buscaban funambulistas para desenredar la madeja y aparecieron consecutivamente Kaukenas, Carroll y Jaaber, también presentó su habitual candidatura Llull. Pero fue Sergio Rodríguez el que ganó la oposición a héroe de la noche con un triple decisivo que sacó al Madrid del atolladero.

Resultados y clasificaciones

Grupo E: Real Madrid, 75; Zalgiris Kaunas, 74. CSKA Moscú, 90; Brose, 83. Panathinaikos, 78; Unicaja, 73. Efes, 71; Alba Berlín, 62. Clasificación: CSKA Moscú (3 victorias y 0 derrotas); Real Madrid (3/0); Anadolu Efes (2/1); Panathinaikos (2/1); Zalgiris (1/2); Unicaja (1/2); Brose (0/3) y Alba Berlín (0/3).

Grupo F: Maccabi, 91; Fenerbahçe, 73. Caja Laboral, 77; Besiktas, 51. Montepaschi, 75; Khimki, 74. Barcelona Regal, 76; Olympiacos, 68. Clasificación: Caja Laboral (3 victorias, 0 derrotas); Montepaschi Siena (3/0); Barcelona Regal (2-1); Khimki (2/1); Maccabi (1/2); Olympiacos (1/2); Besiktas (0/3) y Fenerbahçe (0/3).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información