_
_
_
_
_

El Atlético no deja soñar al Getafe

El equipo de Simeone, con uno más durante una hora, firma un empate que le vale para pasar ronda gracias al resultado de la ida (3-0)

Falcao pelea por el balón con Xavi Torres.
Falcao pelea por el balón con Xavi Torres.JAVIER SORIANO (AFP)

Parte del éxito de este Atlético tiene que ver con su estado anímico. Hasta la llegada de Simeone, sobre el vestuario pesaba su facilidad para resquebrajarse al mínimo soplo de aire en contra. En el año que lleva al frente, Simeone nunca ha perdido de vista ese defecto que aplastaba al plantel. Con la Copa como un objetivo prioritario y conquistable por un cuadro favorable, la alineación que ayer dispuso el técnico argentino tuvo mucho que ver con el temor a un descalabro. La eliminación hubiera sido un duro golpe de digerir. Traía el Atlético una renta de tres goles y salió con Courtois, Juanfran, Miranda, Mario Suárez, Arda y Falcao, medio equipo titular más Cata Díaz, Raúl García y Cebolla Rodríguez, tres primeras opciones en las rotaciones de su entrenador.

GETAFE, 0 – ATLÉTICO, 0

Getafe: Moyá; Valera (Hugo Fraile, m. 47), Rafa, Abraham, Miguel Torres; Lafita (Gavilán, m. 17), Juan Rodríguez, Xavi Torres, Diego Castro (Sarabia, m. 65); Alcácer y Álvaro. No utilizados: Codina, Alexis, Borja y Colunga.

Atlético: Courtois; Juanfran (Manquillo, m. 81), Miranda, Cata Díaz, Cisma; Emre, Mario Suárez; Arda (Gabi, m. 61), Raúl García, Cebolla Rodríguez; y Falcao (Diego Costa, m. 59). No utilizados: Asenjo, Pulido, Saúl y Koke.

Árbitro: Iglesias Villanueva. Expulsó a Rafa (m. 32) por roja directa. Mostro tarjeta amarilla a Juan Rodríguez, Cisma y Emre.

Unos 5.000 espectadores en el Coliseo Alfonso Pérez de Getafe. El Atlético se clasifica para cuartos de final de la Copa.

Ese once le dio al Atlético para ser el dueño del partido y no verse apurado en ningún momento por el Getafe, sobre todo porque se quedó con 10 a la media hora del encuentro. Pero la necesidad de goles inclinó a Luis García a disponer de dos cazagoles arriba, Álvaro Vázquez y Alcácer. Dos futbolistas que necesitan de juego a sus espaldas que alimente su instinto. Nunca lo tuvieron porque los del Atlético se emplearon con la seriedad que les demandó su técnico. Ejercieron esa presión tan incómoda para los rivales que tantos réditos le ha dado en la Liga y se adueñaron de la pelota. La posesión no desembocó en gol, pero no por falta de ocasiones. Falcao tuvo un par, Cebolla también y Diego Costa la más clara en la segunda parte.

En ese compromiso generalizado, Falcao fue uno más. Parece no concebir la economía de esfuerzos ni partidos como el de anoche como méritos trámites. Saltó como siempre, con las rodillas de los centrales en su espalda en los balones largos, y no paró de buscar desmarques. En uno de ellos arrancó la expulsión de Rafa y acabó con cualquier esperanza del Getafe.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

L. J. MOÑINO
Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_