Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España encuentra el punto

Los de Rivera vencen sin complicaciones a Brasil (31-22) en la última prueba antes de la cita del viernes

Antonio García felicia a Ariño en un lance del partido. Ampliar foto
Antonio García felicia a Ariño en un lance del partido. EFE

Después de dos intrascendentes encuentros sin apenas chicha, España pudo este domingo entonarse ante un rival, Brasil, mucho más serio que lo que demostraron sobre el 40x20 de la Caja Mágica Chile o Japón. Pocas conclusiones se pueden sacar, sin embargo, de este Memorial Domingo Bárcenas, más allá de las ya constatadas: la poderosa defensa será el principal arma del combinado de Rivera. A partir de ese sello, los hispanos construyen un equipo muy compensado y completo en todas las posiciones, ganando poder incluso en el antaño añorado lanzamiento exterior con gente como Antonio García o Jorque Maqueda.

ESPAÑA, 31 - BRASIL, 22

España: Sterbik; Víctor Tomás (4, 1p), Maqueda (6), Cañellas (2), Alberto Entrerríos (1), Ariño (2) y Aginagalde (5) -equipo inicial- Morros (1), Sarmiento (1), Gedeón Guardiola (-), Rocas (5, 2p), Antonio García (4), Ruesga (-), Montoro (-),

Brasil: Nascimento; Pacheco (3), Hubner (2), Patrianova (2), Candido (-), Ribeiro (5, 4p) y Teixeira (3) -equipo inicial-, Almeida (ps), Santos (1), Cardoso (-), Pires (2), T. Santos (1), Guimaraes (-), Pozzer (1), Gama (1) y Chiuffa (1).

Marcador cada cinco minutos: 2-2, 7-3, 10-4, 14-6, 16-9 y 20-11 (Descanso) 22-13, 24-15, 28-18, 30-20, 31-21 y 31-22 (Final).

Árbitros: Bamutref y Al Suwaidi (QAT). Excluyeron por dos minutos a Rocas por España; y a Ribeiro, Gama y Santos en dos ocasiones por Brasil.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera y última jornada del Torneo Internacional de España. Esapña se hace con el XII Memorial Domingo Bárcenas, disputado en la Caja Mágica de Madrid ante unos 1.500 espectadores.

El primero en demostrar que el encuentro de este domingo se trataba de la prueba más seria, y la última, fue el propio seleccionador, que no cesó en todo el partido de machacar a sus pupilos con observaciones en un partido que solventaron sin mayores complicaciones ante la Brasil que dirige el español Jordi Ribera.

El encuentro sirvió también para que entrase en sintonía con el grupo la última incorporación, Aitor Ariño, que disputó prácticamente todo el encuentro. Arropado por todo el equipo, que le aplaudía y le alentaba en cada participación en el juego, el joven extremo del Barça, que sustituye al lesionado Cristian Ugalde, cuajó una digna actuación.

Solo faltó que se entonara el poco público que se acercó a la fría Caja Mágica. Apenas 2.000 personas, a pesar de que la entrada era gratuita, acudieron al pabellón. Los Reyes Magos ganaron esta vez el partido a la selección. La única derrota que los jugadores de Valero Rivera quieren dejarse por el camino hasta el final de su Mundial, el próximo 27 de enero, en el Palau de Barcelona. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información